Có­mo pro­te­ger­se del ata­que de los hac­kers

En la épo­ca del ho­me­ban­king y las com­pras online, la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te.

La Nueva - - LA CIUDAD - Fmo­reno@la­nue­va.com

RE­CIEN­TES CA­SOS EN LA ZO­NA Y EL PAÍS Fe­de­ri­co Mo­reno

Lue­go de dos ata­ques ci­ber­né­ti­cos que to­ma­ron es­ta­do pú­bli­co es­ta se­ma­na, un es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca ex­pli­có cuá­les son los ma­yo­res pe­li­gros a la ho­ra de ma­ne­jar di­ne­ro por In­ter­net y dio con­se­jos fun­da­men­ta­les pa­ra ha­cer­lo con tran­qui­li­dad.

El úl­ti­mo mar­tes fue de­te­ni­do el es­po­so de la can­tan­te Lau­ra Mi­ller, Ni­co­lás Traut, acu­sa­do de hac­kear la cuen­ta del mu­ni­ci­pio de 25 de Ma­yo por 3.600.000 pe­sos. El miér­co­les, la te­so­re­ra de la so­cie­dad de fo­men­to Los Ro­sa­les, de Pun­ta Al­ta, de­nun­ció ha­ber si­do víc­ti­ma de es­te ti­po de ata­que en su cuen­ta ban­ca­ria, su­frien­do la ex­trac­ción de 35.000 pe­sos.

“En el ca­so de Ni­co­lás Traut no es ne­ce­sa­rio que sea un gran hac­ker pa­ra lo­grar lo que hi­zo, bas­ta con te­ner lle­ga­da a una per­so­na con ac­ce­so a una compu­tado­ra del mu­ni­ci­pio y así ha­cer­se de las con­tra­se­ñas. Una vez que ac­ce­dió a la cuen­ta ban­ca­ria, hi­zo las trans­fe­ren­cias y lis­to”, ex­pli­có el in­ge­nie­ro en Sis­te­mas y es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca, Pablo Da­vi­cino.

“Sí lla­ma la aten­ción que el ban­co no ha­ya de­tec­ta­do un cam­bio en lo que se de­no­mi­na 'hue­lla di­gi­tal', ya que si bien po­día ser ha­bi­tual que esa cuen­ta rea­li­za­ra trans­fe­ren­cias por esos mon­tos, al ha­ber­se he­cho des­de una compu­tado­ra aje­na, con otro sis­te­ma ope­ra­ti­vo, otro na­ve­ga­dor y otras ca­rac­te­rís­ti­cas que la ha­cen úni­ca, el ban­co de­be­ría ha­ber­se da­do cuen­ta de que al­go anor­mal es­ta­ba pa­san­do y pe­dir una con­fir­ma­ción al ti­tu­lar de la cuen­ta”, ex­pli­có el bahien­se.

En el ca­so de Pun­ta Al­ta, la te­so­re­ra de la so­cie­dad de fo- men­to sos­tu­vo que bus­có el si­tio del ban­co en Goo­gle y que tro­pe­zó con una pá­gi­na me­lli­za, mo­da­li­dad con la cual los pi­ra­tas in­for­má­ti­cos imi­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas de un si­tio re­co­no­ci­do con el fin de que uno in­gre­se sus da­tos.

“Es­te ca­so es más ra­ro to­da­vía por­que Goo­gle es muy ce­lo­so y el na­ve­ga­dor tie­ne con­tro­les muy sen­si­bles pa­ra de­tec­tar si­tios clo­na­dos en po­cas ho­ras. Es más co­mún que las cuen­tas ban­ca­rias sean vul­ne­ra­das me­dian­te co­rreos elec­tró­ni­cos en los que el su­pues­to ban­co pi­de cam­biar de con­tra­se­ña. Hay que acla­rar que un ban­co nun­ca va a pe­dir ni la con­tra­se­ña ni la tar­je­ta de coor­de- na­das por esa vía, hay que evi­tar caer en esa trampa”, agre­gó Da­vi­cino.

“Al­gu­nas re­glas bá­si­cas que to­da per­so­na de­be cum­plir es no abrir nun­ca co­rreos de re­mi­ten­tes des­co­no­ci­dos ni cli­quear en­la­ces o imá­ge­nes que el pro­pio na­ve­ga­dor nos es­tá blo­quean­do y de cu­yo pe­li­gro nos ad­vier­te. Tam­po­co hay que in­gre­sar a cuen­tas ban­ca­rias en re­des pú­bli­cas, co­mo pue­de ser un cy­ber, ya que son las más vul­ne­ra­bles. Al­go muy im­por­tan­te, tan­to en el uso de ho­me­ban­king co­mo en las com­pras por In­ter­net, es bus­car un can­da­do ver­de en la ba­rra del na­ve­ga­dor que in­di­ca que el si­tio es se­gu­ro”, ex­pli­có. Mo­da­li­dad Vi­rus. Los ata­ques a las cuen­tas ban­ca­rias no son tan co­mu­nes, di­jo Da­vi­cino. Sí hay que cui­dar­se de la nue­va mo­da­li­dad ex­tor­si­va “ran­som­wa­re”, que con­sis­te en un vi­rus que en­crip­ta to­dos los ar­chi­vos de una compu­tado­ra, lue­go de lo cual el hac­ker pi­de “res­ca­te”, que no se ha­ce me­dian­te la trans­fe­ren­cia tra­di­cio­nal, sino con bit­coins, una mo­ne­da di­gi­tal im­po­si­ble de ras­trear.

Es­ta se­ma­na hu­bo dos ca­sos que tu­vie­ron tras­cen­den­cia. La es­ta­fa del ma­ri­do de la can­tan­te Lau­ra Mi­ller a un mu­ni­ci­pio y un ro­bo a una mu­jer en Pun­ta Al­ta.

Re­mi­ten­te. “En Bahía ya tu­ve 8 ca­sos de es­te ti­po. Te blo­quean to­dos los ar­chi­vos de tu compu­tado­ra y no los po­dés abrir. Los hac­kers tra­ba­jan con co­rreos elec­tró­ni­cos, por lo que nun­ca hay que abrir los de re­mi­ten­te des­co­no­ci­do”, con­clu­yó Da­vi­cino.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Un es­pe­cia­lis­ta bahien­se da al­gu­nos con­se­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.