Una cer­ve­za ar­te­sa­nal re­cuer­da el pa­so del doc­tor Fa­va­lo­ro por Aráuz

“Una co­pa de vino por día pa­ra la sa­lud del co­ra­zón”. Tal fue la frase del mé­di­co, que ini­ció su ca­rre­ra en la lo­ca­li­dad pam­pea­na, que ins­pi­ró al mi­cro­em­pren­de­dor Fer­nan­do Hernández.

La Nueva - - LA REGIÓN - Gui­ller­mo D. Rue­da grue­da@la­nue­va.com En­via­do es­pe­cial a J. Aráuz

Si bien la ela­bo­ra­ción de cer­ve­za ar­te­sa­nal es­tá ca­da vez más in­cor­po­ra­da, Fer­nan­do Hernández le da un va­lor agre­ga­do con su con­vic­ción res­pec­to de las pro­duc­cio­nes or­gá­ni­cas y sus­ten­ta­bles.

Así en­ton­ces, los es­ti­los van des­de la miel has­ta el tri­go, pa­san­do por las ca­la­ba­zas es­ta­du­ni­den­ses, en pro­cu­ra de acer­tar con los me­jo­res gus­tos, aro­mas y sa­bo­res con pro­duc­tos de su pro­pia huer­ta y de pro­duc­cio­nes lo­ca­les. Pe­ro aho­ra fue más allá. “Me pa­re­ció una bue­na idea re­cor­dar a la fi­gu­ra de al­guien tan re­co­no­ci­do en Aráuz”, di­jo Hernández, un li­cen­cia­do en Compu­tación (UNS), que des­cu­brió —en 2009— que al­go di­fe­ren­te se es­ta­ba ges­tan­do res­pec­to del con­su­mo de cer­ve­za y de­ci­dió, con un gru­po de ami­gos, ha­cer al­go al res­pec­to.

“El doc­tor Fa­va­lo­ro siem­pre de­cía que ha­bía que to­mar 'una co­pa de vino por día pa­ra la sa­lud del co­ra­zón'. Así crea­mos la Re­né Barley Wi­ne”, agre­gó.

Es­te es­ti­lo po­see el 10% de gra­dua­ción al­cohó­li­ca, bas­tan­te más que una cer­ve­za ar­te­sa­nal con­ven­cio­nal y más pa­re­ci­da a un vino (de ce­ba­da).

“Se lla­ma cer­ve­za de guar­da y se las pu­de de­jar en ba­rri­cas. Cuan­do se añe­ja apa­re­cen sa­bo­res a ci­rue­las y has­ta un aro­ma a dul­ce de le­che”, ex­pli­có.

Hernández, de 34 años, tie­ne plan­tas con lú­pu­lo or­gá­ni­co, una es­pe­cie cla­ve y una vez al año ela­bo­ra cer­ve­za con es­te pro­duc­to fres­co.

Pa­ra la cer­ve­za del ti­po ca­la­ba­za agre­ga, a la ce­ba­da mal­tea­da en la ma­ce­ra­ción o en her­vor, es­pe­cies co­mo ca­ne­la, jen­gi­bre y car­da­mo­mo. Lo­gra así un su­til aro­ma a za­pa­llo. Tam­bién uti­li­za miel de la zo­na, pe­ro se lo­gra con más gra­dua­ción: 8%.

“Las de tri­go las ha­ce­mos con can­deal de acá, de Aráuz. Son plan­ta­cio­nes que se si­guen tra­ba­jan­do co­mo ha­ce 30 o 40 años, sin nin­gún con­ta­mi­nan­te. Son del ti­po American Weed, neu­tras y el per­fil lo dan el ce­real y el lú­pu­lo”, di­jo Hernández, quien tra­ba­ja con su pa­re­ja far­ma- céu­ti­ca Patricia Gia­co­ni.

Con­cien­te de un mer­ca­do ca­da vez más de­man­dan­te, di­jo que lo más com­ple­jo no es co­no­cer los in­gre­dien­tes a uti­li­zar, sino los procesos de ela­bo­ra­ción. En tal sen­ti­do, un pun­to im­por­tan­te es el agua.

“Usa­mos agua de red, del río Co­lo­ra­do, y la pro­ce­sa- mos con fil­tro de par­tí­cu­las y car­bón ac­ti­va­do pa­ra sa­car aro­ma, sa­bor y clo­ro, pe­ro pron­to va­mos a te­ner un equi­po de ós­mo­sis pa­ra eli­mi­nar las sa­les y, lue­go, in­cor­po­rar las que se ne­ce­si­tan. Ex­cep­to Ba­ri­lo­che, la ma­yo­ría de los lu­ga­res don­de se ha­ce cer­ve­za el agua es ma­la”, con­tó.

“¿Por que re­co­men­da­ría con­su­mir cer­ve­za ar­te­sa­nal? Es sim­ple”, di­jo Hernández.

“Pri­me­ro por­que se des­cu­bren nue­vos sa­bo­res y aro­mas, in­clu­so al­gu­nos que ja­más hu­bie­ran pen­sa­do que es­ta­ría en una cer­ve­za. Se­gun­do pa­ra dis­fru­tar de to­mar una be­bi­da. La cer­ve­za es­tá im­pues­ta co­mo de con­su­mo ma­si­vo, co­mo si fue­ra un mate, y no tan­to pa­ra dis­fru­trar­se al pa­la­dar. Y ter­ce­ro por­que es más sa­lu­da­ble”, sos­tu­vo.

Tam­bién co­men­tó que la gen­te es­tá dis­pues­ta a pa­gar un di­fe­ren­cial de pre­cio.

“Ya pa­só con el vino. Ha­bía blanco, tin­to y ro­sa­do, pe­ro sin va­rie­ta­les y la gen­te con­su­mía de da­ma­jua­nas; le da­ba lo mis­mo. Lue­go sur­gie­ron va­rie­da­des. Esa di­ver­si­dad de­ri­vó en una me­jor ca­li­dad”, con­tó.

“Con la cer­ve­za es igual. Se tra­ta de una cul­tu­ra y de apren­der a de­gus­tar y apre­ciar un pro­duc­to. Y acá va cre­cien­do por­que la gen­te lo de­man­da", ma­ni­fes­tó.

"A me­di­da que uno em­pie­za a con­su­mir cer­ve­za ar­te­sa­nal de ca­li­dad —por­que tam­bién hay de las otras— y bien ela­bo­ra­das, ca­da vez se quie­re me­nos a la cer­ve­za in­dus­trial. Por ahí tie­ne que ver con con­su­mir me­nos, pe­ro me­jor. Co­mo cual­quier otro pro­duc­to”, afir­mó Hernández.

La ela­bo­ra­ción de di­fe­ren­tes es­ti­los de cer­ve­za ar­te­sa­nal le ha otor­ga­do va­rias dis­tin­cio­nes a Fer­nan­do Hernández, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo sud­ame­ri­cano.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Una clá­si­ca ca­la­ba­za es­ta­dou­ni­den­se del huer­to de Hernández, con el pro­duc­to ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.