Suá­rez: el sec­tor del cal­za­do ya per­dió 500 pues­tos la­bo­ra­les

Los gre­mios se en­cuen­tran en es­ta­do de aler­ta. Las prin­ci­pa­les ra­zo­nes, se­ña­lan los re­fe­ren­tes sin­di­ca­les, son la re­trac­ción del con­su­mo y la im­por­ta­ción irres­tric­ta de cal­za­do ter­mi­na­do.

La Nueva - - LA REGIÓN - Jsch­werdt@la­nue­va.com.ar

VA­CAN­TES SIN CU­BRIR Y DES­PI­DOS Juan Ig­na­cio Sch­werdt

Re­fe­ren­tes de los gre­mios de la in­dus­tria del cal­za­do ad­vir­tie­ron que des­de me­dia­dos del año pa­sa­do se per­die­ron más 500 pues­tos de tra­ba­jo só­lo en Co­ro­nel Suá­rez, y re­cla­ma­ron que se to­men me­di­das pa­ra evi­tar una nue­va cri­sis que de­je sin sus­ten­to a mi­les de fa­mi­lias.

La ma­yor caí­da de pues­tos se re­gis­tra en la fá­bri­ca de za­pa­ti­llas del Gru­po Dass Ar­gen­ti­na: des­de prin­ci­pios de año, la due­ña de las fir­mas Fi­la y Um­bro achi­có su plan­tel de per­so­nal en 260 tra­ba­ja­do­res, lo que cons­ti­tu­ye una re­duc­ción del or­den del 12%.

“La vacante que se pro­du­ce, ya sea por de­ci­sión de la em­pre­sa o de al­gún tra­ba­ja­dor, no se cu­bre. Arran­ca­mos el año con 2.200 ope­ra­rios, y hoy so­mos unos 1.940”, pun­tua­li­zó Clau­dio Strei­tem­ber­ger, de­le­ga­do del Sin­di­ca­to de Obre­ros del Cau­cho y Afi­nes (So­ca­ya).

Pa­ra la Unión Tra­ba­ja­do­res de la In­dus­tria del Cal­za­do de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (Uti­cra), el pa­no­ra­ma es si­mi­lar. Mariela Holz­mann, re­fe­ren­te del gre­mio en Suá­rez, se­ña­ló días atrás que des­de ju­nio de 2016 has­ta hoy “se per­die­ron más de 250 pues­tos de tra­ba­jo re­gu­lar” en los pe­que­ños y me­dia­nos ta­lle­res.

“No hu­bo un es­ta­lli­do so­cial por­que a mu­chos los han re­con­tra­ta­do en ne­gro”, acla­ró la sin­di­ca­lis­ta.

Pa­ra am­bos re­fe­ren­tes gre­mia­les, las ra­zo­nes del pro­ble­ma son las mis­mas: la re­trac­ción del con­su­mo in­terno y el in­gre­so irres­tric­to de cal­za­do ter­mi­na­do des­de paí­ses con me­no­res cos­tos la­bo­ra­les y me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra la in­dus­tria.

“La pro­pia em­pre­sa Dass co­mu­ni­có es­to al mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, lo que fi­gu­ra en ac­tas”, re­fi­rió a Strei­tem­ber­ger.

“La em­pre­sa im­por­ta la sue­la y la ca­pe­lla­da ter­mi­na­da, y aquí ar­ma el cal­za­do. Aho­ra com­pi­te con­tra el cal­za­do ter­mi­na­do que vie­ne de paí­ses co­mo Chi­na, con cos­tos muy ba­jos”, aña­dió.

En el ca­so de los pe­que­ños y me­dia­nos ta­lle­res, la si­tua­ción es aún más dra­má­ti­ca. Es que, co­mo rea­li­zan tra­ba­jos ter­ce­ri­za­dos pa­ra mar­cas na­cio­na­les, son los pri­me­ros que su­fren el im­pac­to por la caí­da de la ac­ti­vi­dad en la in­dus­tria tex­til y del cal­za­do.

La Nue­va. El fan­tas­ma de Ga­tic

Strei­tem­ber­ger acla­ró que Dass si­gue pa­gan­do los suel- dos en tiem­po y for­ma y que, por aho­ra, la úni­ca se­ñal de aler­ta es que no se cu­bren las va­can­tes.

“Ni si­quie­ra reem­pla­zan a los em­plea­dos con buen le­ga­jo que, por al­gún mo­ti­vo, pi­den ser des­pe­di­dos”, se­ña­ló.

El sin­di­ca­lis­ta di­jo que así co­men­zó la caí­da de la em­pre­sa Ga­tic, la due­ña ori­gi­nal de las plan­tas que hoy ocu­pa Dass. La quie­bra fue ha­ce 13 años, y de­jó en la ca­lle a 1.800 per­so­nas.

“Aún es­ta­mos a tiem­po de evi­tar al­go así -acla­ró Strei­tem­ber­ger-, pe­ro pa­ra eso el go­bierno de­be em­pe­zar a tra­ba­jar se­ria­men­te pa­ra cui­dar las in­dus­trias ar­gen­ti­nas. La caí­da de Ga­tic co­men­zó con la aper­tu­ra sin lí­mi­tes de las im­por­ta­cio­nes de cal­za­do".

Los re­fe­ren­tes gre­mia­les exi­gen que el go­bierno na­cio­nal fre­ne o al me­nos mo­de­re la im­por­ta­ción irres­tric­ta de cal­za­do ter­mi­na­do.

FO­TOS: AR­CHI­VO LA NUE­VA Y AGEN­CIA CO­RO­NEL SUÁ­REZ

Los tra­ba­ja­do­res del ru­bro del cal­za­do es­tán preo­cu­pa­dos. Só­lo en la fá­bri­ca del Gru­po Dass Ar­gen­ti­na, en lo que va del año, ca­ye­ron 260 va­can­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.