Hér­cu­les bom­bar­de­ros

La Nueva - - OPINIÓN - Por Juan Luis Gallardo

Se han cum­pli­do es­te mes trein­ta y cin­co años de la Gue­rra de Mal­vi­nas.

Y, fue­re cual fue­ra la opi­nión que me­rez­ca la de­ci­sión de lle­gar a ella en aquel en­ton­ces, se tra­ta al fin de cuen­tas del úni­co con­flic­to ar­ma­do in­ter­na­cio­nal en que par­ti­ci­pó nues­tro país du­ran­te el si­glo XX.

Mo­ti­vo que jus­ti­fi­ca re­cor­dar­lo me­dian­te es­tas lí­neas.

Y, con tal in­ten­ción, re­fe­ri­ré aquí un he­cho ocu­rri­do du­ran­te la con­tien­da, que se man­tu­vo ocul­to por lar­go tiem­po y que re­vis­te sin­gu­lar interés.

Ocu­rrió que, echan­do mano de to­dos los re­cur­sos a su al­can­ce pa­ra equi­li­brar fuer­zas con Gran Bre­ta­ña, la Ar­gen­ti­na re­sol­vió do­tar a sus avio­nes Hér­cu­les C 130 de cier­tos dis­po­si­ti­vos que les per­mi­tie­ran ac­tuar co­mo bom­bar­de­ros.

Y, pron­to, uno de ellos en­tra­ría en ac­ción.

El día 8 de ju­nio de 1982 fue de­tec­ta­do en al­ta­mar un su­per­pe­tro­le­ro nor­te­ame­ri­cano, ca­sual­men­te lla­ma­do tam­bién “Hér­cu­les”, que se di­ri­gía ha­cia el sur pa­ra abas­te­cer a la flo­ta in­gle­sa.

El C 130 re­suel­ve ata­car­lo y so­li­ci­ta el apo­yo de un Can­be­rra, que des­pe­ga de Mar del Pla­ta y se su­ma al ata­que.

El bu­que es al­can­za­do por una bom­ba de 500 li­bras, arro­ja­da por el Hér­cu­les, que no ex­plo­tó, que­dan­do alo­ja­da en su in­te­rior.

Con tan pe­li­gro­so pa­sa­je­ro a bor­do, el su­per­pe­tro­le­ro se di­ri­gió a to­da má­qui­na a Río de Ja­nei­ro, in­gre­san­do allí a puer­to. Pe­ro, da­das las di­fi­cul­ta­des que pre­sen­tó des­ac­ti­var la bom­ba, se op­tó por sa­lir nue­va­men­te a aguas abier­tas y ha­cer de­to­nar el pro­yec­til, a con­se­cuen­cia de lo cual el bar­co se hun­dió.

¿Por qué se man­tu­vo ocul­to es­te he­cho? Por­que la em­pre­sa ar­ma­do­ra del bar­co, la Ame­re­da Hess Ship­ping Co. ini­ció jui­cio con­tra la Ar­gen­ti­na, adu­cien­do que el pe­tro­le­ro fue ata­ca­do en aguas in­ter­na­cio­na­les y ne­gan­do que se pro­pu­sie­ra abas­te­cer a los in­gle­ses.

Du­ran­te el trans­cur­so del plei­to, la tri­pu­la­ción ar­gen­ti­na guar­dó silencio y se vio pri­va­da de re­ci­bir la con­de­co­ra­ción al va­lor en com­ba­te pa­ra evi­tar po­si­bles in­ci­den­cias en el trá­mi­te ju­di­cial.

El tri­bu­nal re­cha­zó el reclamo por no ha­ber ocu­rri­do el ca­so en los Es­ta­dos Uni­dos.

El su­per­pe­tro­le­ro des­pla­za­ba 220.000 to­ne­la­das, te­nía 250 me­tros de es­lo­ra y, se­gún di­cen, es el bu­que más gran­de de la His­to­ria, hun­di­do en ac­ción mi­li­tar.

El 8 de ju­nio de 1982 fue de­tec­ta­do en al­ta­mar un su­per­pe­tro­le­ro nor­te­ame­ri­cano, ca­sual­men­te lla­ma­do tam­bién “Hér­cu­les”, que se di­ri­gía ha­cia el sur pa­ra abas­te­cer a la flo­ta in­gle­sa.

Juan Luis Gallardo es es­cri­tor. Vi­ve en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.