El va­lor de los es­pa­cios pú­bli­cos

La Nueva - - OPINIÓN -

LA MU­NI­CI­PA­LI­DAD ha ini­cia­do un es­tu­dio de los es­pa­cios pú­bli­cos de la ciu­dad, en una bús­que­da de me­jo­rar­los, po­ner­los en va­lor, dar­les una fi­so­no­mía ade­cua­da de acuer­do a su ubi­ca­ción y, so­bre to­do, ge­ne­rar nue­vos pa­seos y pla­zas apro­ve­chan­do áreas hoy sin uso o des­tino. HAY ADE­MÁS una de­ci­sión, im­pres­cin­di­ble, de des­ti­nar fon­dos al man­te­ni­mien­to de pa­seos a los que, lue­go de ge­ne­ra­dos --en al­gu­nos ca­sos ha­ce va­rias dé­ca­das--, nun­ca más se les ha pres­ta­do aten­ción, no so­lo en cuan­to a su mo­der­ni­za­ción sino en el ele­men­tal tra­ba­jo de con­ser­va­ción. EL PA­SEO de las Es­cul­tu­ras, uno de los más con­cu­rri­dos de la ciu­dad, es un cla­ro ejem­plo de esa si­tua­ción. EL LU­GAR es el ele­gi­do por los bahien­ses, que lo ocu­pan y dis­fru­tan de va­rias for­mas. Ha ge­ne­ra­do una co­ne­xión con el par­que de Ma­yo y la re­vi­ta­li­za­ción del bor­de del arro­yo Napostá a cie­lo abier­to. UN USO tan in­ten­so ha de­ri­va­do en la des­truc­ción de la ve­re­da cen­tral que co­se el lu­gar, la ne­ce­si­dad de me­jo­rar su equi­pa­mien­to de ban­cos, ces­tos, lu­mi­na­rias y, so­bre to­do, ve­ri­fi­car el es­ta­do in­te­gral de las diez es­cul­tu­ras me­tá­li­cas que des­de 1994 se ubi­can en el lu­gar. La fuen­te, lu­gar cla­ve del si­tio, ha de­ja­do de fun­cio­nar y ne­ce­si­ta una re­vi­sión in­te­gral. EL CA­TA­LÁN Jordy Bor­ja, es­pe­cia­lis­ta en ur­ba­nis­mo, ha ex­pli­ca­do la tras­cen­den­cia de es­tos si­tios. “El es­pa­cio pú­bli­co de­fi­ne la ca­li­dad de la ciu­dad, por­que in­di­ca la ca­li­dad de vi­da de la gen­te y la cua­li­dad de la ciu­da­da­nía de sus ha­bi­tan­tes. Se lo de­be con­ce­bir con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar un uso so­cial in­ten­so y di­ver­so, pro­mo­vien­do ac­ti­vi­da­des e in­ci­tan­do la pre­sen­cia de nue­vos co­lec­ti­vos humanos.” “TAM­BIÉN TIE­NE una di­men­sión so­cio­cul­tu­ral. Es un lu­gar de re­la­ción y de iden­ti­ca­ción, de con­tac­to, de ani­ma­ción ur­ba­na, a ve­ces de ex­pre­sión co­mu­ni­ta­ria. “LA DI­NÁ­MI­CA pro­pia de la ciu­dad y los com­por­ta­mien­tos de sus gen­tes pue­den crear­los don­de no lo son o no es­ta­ban pre­vis­tos, de pa­so. En to­dos es­tos ca­sos, lo que de­fi­ne la na­tu­ra­le­za del es­pa­cio pú­bli­co es el uso” QUE LA ciu­dad dis­pon­ga de atrac­ti­vas pla­zas, pla­zo­le­tas, pa­seos, ve­re­das, ca­lles y pun­tos de en­cuen­tro en buen es­ta­do y atrac­ti­vos es cla­ve pa­ra su fun­cio­na­mien­to, pa­ra for­ta­le­cer su iden­ti­dad, pa­ra el desaho­go co­lec­ti­vo, pa­ra es­tar me­jor, pa­ra te­ner una ca­li­dad de vi­da su­pe­rior.

El Pa­seo de las Es­cul­tu­ras, uno de los más con­cu­rri­dos de la ciu­dad, es un muy cla­ro ejem­plo de la im­por­tan­cia de es­tos lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.