Fi­nal incierto en las elec­cio­nes fran­ce­sas

La Nueva - - OPINIÓN - Por Emi­lio J. Cár­de­nas

uando so­la­men­te fal­ta un día pa­ra la pri­me­ra vuel­ta de la elec­ción pre­si­den­cial fran­ce­sa que es­tá en cur­so, las en­cues­tas y los son­deos de opi­nión es­tán arro­jan­do re­sul­ta­dos que lu­cen in­creí­ble­men­te pa­re­jos. Y abren un gran aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des dis­tin­tas.

Pa­ra la pri­me­ra vuel­ta, las li­de­ran la na­cio­na­lis­ta y po­pu­lis­ta Ma­ri­ne Le Pen y el can­di­da­to de cen­tro-iz­quier­da, de 39 años, Em­ma­nuel Ma­cron. Ca­da uno de ellos con el 22% de las pre­fe­ren­cias. Se­gui­dos muy de cer­ca, es cier­to, por el can­di­da­to iz­quier­dis­ta, Jean-Luc Mé­le­chon, y por el cen­tris­ta Fran­co­is Fi­llon, con el 20% y el 19% de las in­ten­cio­nes de vo­to, res­pec­ti­va­men­te.

Ese gru­po, por com­pac­to, es cier­ta­men­te iné­di­to. No tie­ne cier­ta­men­te pre­ce­den­tes en el pa­sa­do me­dio si­glo, al me­nos. Ex­cep­ción he­cha de las elec­cio­nes de 2002. Y es­tá lleno de al­ter­na­ti­vas y de po­si­bles hen­di­jas por las que, de pron­to, po­drían has­ta even­tual­men­te co­lar­se re­sul­ta­dos im­pre­de­ci­bles.

Ocu­rre que los cua­tro can­di­da­tos an­tes nom­bra­dos tie­nen -to­dos- po­si­bi­li­da­des rea­les de con­fron­tar en­tre sí en la se­gun­da vuel­ta. La in­de­ci­sión po­lí­ti­ca de los fran­ce­ses es­tá a la vis­ta. Co­mo pa­no­ra­ma es bien pe­li­gro­so. No só­lo pa­ra el fu­tu­ro de Fran­cia, sino tam­bién pa­ra el por­ve­nir de la Vie­ja Eu­ro­pa, cu­ya in­te­gra­ción aca­ba de cum­plir 60 años.

Pa­ra com­pli­car aún más las pre­vi­sio­nes, tan só­lo el 66% de los en­tre­vis­ta­dos y en­cues­ta­dos ase­gu­ra que irá efec­ti­va­men­te a vo­tar. El res­to, en cam­bio, no sabe aún lo que hará. Pue­de que vo­ten, pe­ro tam­bién pue­de que no lo ha­gan.

Por to­do es­to, mu­chos asig­nan a la elec­ción fran­ce­sa una suer­te de ca­rác­ter de re­fe­ren­do so­bre cuál pue­de aho­ra ser el fu­tu­ro de la in­te­gra­ción eu­ro­pea, ya de­bi­li­ta­da por la de­ci­sión bri­tá­ni­ca de mar­char­se de la Unión Eu­ro­pea por el camino que re­cién se co­mien­za a tran­si­tar len­ta­men­te. El del lla­ma­do “Bre­xit”.

Ru­sia, ca­da vez más ac­ti­va en el es­ce­na­rio ex­terno, apo­ya dis­cre­ta­men­te a Ma­ri­ne Le Pen y cas­ti­ga to­do lo que pue­de, con co­men­ta­rios de pren­sa par­ti­cu­lar­men­te áci­dos, a quien apa­re­ce co­mo su ri­val más pro­ba­ble: Em­ma­nuel Ma­cron. En­tre ellos las di­fe­ren­cias in­clu­yen una op­ción: Fran­cia so­la o con y den­tro de Eu­ro­pa.

Los fran­ce­ses de al­gu­na ma­ne­ra ya re­cha­za­ron, en el 2005, a Eu­ro­pa, cuan­do en­ton­ces se les pre­gun­tó si apro­ba­ban, o no, el pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción eu­ro­pea y el 55% de ellos se pro­nun­cia­ron por la ne­ga­ti­va. Pe­ro la sen­sa­ción es que hoy se han “eu­ro­pei­za­do” bas­tan­te más. Pron­to lo sa­bre­mos, se­gu­ra­men­te.

Per­se­cu­ción a cris­tia­nos en Egip­to

Mien­tras tan­to, la Pas­cua que aca­ba­mos de pa­sar tu­vo un sa­bor real­men­te amar­go pa­ra al­gu­nos. Por­que en Egip­to se con­su­ma­ron dos aten­ta­dos con­tra los cris­tia­nos cop­tos que de­ja­ron un ver­da­de­ro ten­dal de víc­ti­mas fa­ta­les. Ellos for­man par­te de una cons­tan­te per­se­cu­ción con­tra ellos, pe­se a que com­po­nen el 10% de la po­bla­ción to­tal del país del Ni­lo. Pe­ro lo cier­to es que los cris­tia­nos son ob­je­to de per­se­cu­ción en mu­chos otros rin­co­nes del mun­do. Con­cre­ta­men­te se los per­si­gue por su fe en. Co­rea del Norte, So­ma­lía (en el Cuerno de Áfri­ca), Aga­nis­tán, Pa­kis­tán, Su­dán, Si­ria, Irak, Ye­men y Eri­trea. Fun­da­men­tal­men­te en Me­dio Orien­te y por par­te de fa­ná­ti­cos mu­sul­ma­nes, se­gún que­da vis­to. Esa es la ver­dad, des­gra­cia­da­men­te.

Egip­to so­lo es­tá 21° en ese feo “ran­king” de co­bar­des per­se­gui­do­res. Las ci­fras su­gie­ren que na­da me­nos que uno de ca­da do­ce cris­tia­nos es per­se­gui­do. Y que, en to­tal, los cris­tia­nos per­se­gui­dos su­man unos 215 mi­llo­nes de al­mas. Lo que es una ver­da­de­ra bar­ba­ri­dad. Ca­da año unos 90.000 cris­tia­nos son ase­si­na­dos por quie­nes no los to­le­ran y los odian.

Otra ci­fra po­co di­fun­di­da, que mar­ca, con mar­ti­rios, la ex­tre­ma du­re­za de la per­se­cu­ción re­li­gio­sa.

En nues­tra re­gión hay dos paí­ses en los que exis­ten per­se­cu­cio­nes con­tra los cris­tia­nos: Mé­xi­co y Venezuela. Una pe­na, por cier­to, pa­ra un con­ti­nen­te que se pro­cla­ma cris­tiano y que, en ri­gor, lo es.

En el úl­ti­mo año se des­tru­ye­ron o in­cen­dia­ron unas 1.329 igle­sias cris­tia­nas, to­do a lo lar­go y an­cho del mun­do. Más de 600 en Pa­kis­tán. Pe­ro tam­bién en Irán, Irak, Si­ria, Ye­men, Libia y en el te­rri­to­rio de los pa­les­ti­nos.

En mu­chos paí­ses es­to es­tá dre­nan­do len­ta­men­te el nú­me­ro de cris­tia­nos que se ani­ma a vi­vir en un cli­ma irra­cio­nal de per­se­cu­ción. El ca­so más no­ta­ble res­pec­to de es­te fe­nó­meno es el de Irak, don­de los cris­tia­nos que en el 2003 eran un mi­llón qui­nien­tas mil al­mas, hoy son ape­nas unos 275.000, diez­ma­dos por las per­se­cu­cio­nes y la emi­gra­ción.

Co­mo bien di­ce el Pa­pa Fran­cis­co los cris­tia­nos del mun­do no pue­den si­len­ciar es­te fe­nó­meno, co­mo si na­da pa­sa­ra. Por eso lo que ocu­rre de­be ser di­fun­di­do.

“Pa­ra la pri­me­ra vuel­ta, las en­cues­tas son li­de­ra­das la na­cio­na­lis­ta y po­pu­lis­ta Ma­ri­ne Le Pen (en la foto) y el can­di­da­to de cen­tro-iz­quier­da, de trein­ta y nue­ve años, Em­ma­nuel Ma­cron.

Emi­lio J. Cár­de­nas fue embajador de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na an­te las Na­cio­nes Uni­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.