Pre­cios, IN­CAA, Mi­cae­la y do­cen­tes

La Nueva - - ECONOMÍA | PANORAMA - Por Hu­go Gri­mal­di in­fo@la­nue­va.com

Es ca­si una mar­ca re- gis­tra­da. Cuan­do las in­se­gu­ri­da­des ter­mi­nan con los procesos que tra­ba­jo­sa­men­te ela­bo­ró, el ma­cris­mo go­ber­nan­te me­te un ele­fan­te en el ba­zar y adiós cris­ta­le­ría: no pre­vé las con­se­cuen­cias, ges­tio­na mal las cri­sis y co­mu­ni­ca peor. La cha­pu­ce­ría en su má­xi­ma ex­pre­sión.

Así, per­dien­do ha­bi­tual­men­te la ini­cia­ti­va del dis­cur­so, ha lo­gra­do que en mu­chas cues­tio­nes los vic­ti­ma­rios se trans­for­men en víc­ti­mas y en otros ca­sos más, ha sa­bi­do de­jar la me­sa con­ve­nien­te­men­te ser­vi­da pa­ra que las inevi­ta­bles crí­ti­cas (y has­ta al­gu­nas ope­ra­cio­nes de pren­sa) di­lu­yan lo tan tra­ba­jo­sa­men­te con­se­gui­do.

La me­jor ima­gen del Pre­si­den­te, el au­ra de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal tras ha­ber do­ble­ga­do la re­sis­ten­cia de los maes­tros a vol­ver a dar cla­ses y el com­pro­mi­so del je­fe del BCRA, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, con la ba­ja de la in­fla­ción, pue­den dar fe en sus des­di­bu­ja­mien­tos del cam­bio de los vien­tos en ape­nas una se­ma­na. Y, lo peor, sin vo­ca­ción de par­te del Go­bierno de tor­cer lue­go lo que le echan a co­rrer.

Pun­tual­men­te, es­to le su­ce­dió a Cam­bie­mos con el apa­leo a los do­cen­tes, con la des­ti­tu­ción del ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ci­ne y Ar­tes Au­dio­vi­sua­les (IN­CAA), Alejandro Ca­cet­ta, con la suba de las ta­sas de interés y has­ta con la ve­ja­ción que su­frió un periodista en las pue­rEl tas del mi­nis­te­rio de Ener­gía, que de­ri­vó en la re­nun­cia de un se­cre­ta­rio del equi­po de Juan Jo­sé Aran­gu­ren.

A la ho­ra de com­pa­rar des­a­gui­sa­dos en una ba­lan­za de dos pla­tos, el Go­bierno ha te­ni­do la suer­te en es­tos días que los ma­no­seos se han re­pli­ca­do tam­bién del la­do opo­si­tor, más es­pe­cí­fi­ca­men­te des­de el cos­ta­do kirch­ne­ris­ta. El ver­gon­zo­so uso po­lí­ti­co y de adoc­tri­na­mien­to de la “es­cue­la iti­ne­ran­te”, la apa­ri­ción re­gi­men­ta­da de opinadores de­di­ca­dos a pro­mo­cio­nar el ad­ve­ni­mien­to de una “gue­rra ci­vil” y la de­lez­na­ble ac­ti­tud de ha­cer un ac­to par­ti­da­rio en me­dio del se­pe­lio de Mi­cae­la Gar­cía le ca­ye­ron co­mo ani­llo al de­do al ofi­cia­lis­mo por­que com­pen­sa­ron sus tor­pe­zas.

Ye­so, sin con­si­de­rar las de­bi­li­da­des pro­pias de los Kirch­ner, con procesos que se acu­mu­lan en la Jus­ti­cia y que van de­jan­do a la vis­ta de to­dos ne­go­cios he­chos a la som­bra del po­der, las lar­gas pa­rra­fa­das de Cris­ti­na en las re­des so­cia­les o la desas­tro­sa ad­mi­nis­tra­ción de la pro­vin­cia de San­ta Cruz.

Lo con­cre­to es que am­bas par­tes de la po­la­ri­za­ción se han com­por­ta­do co­mo si fue­sen los dos úni­cos ha­bi­tan­tes a ca­da la­do de la grie­ta y se en­dil­gan mu­tua­men­te su pro­fun­di­za­ción.

Des­de las ins­crip­cio­nes de las re­me­ras que se ven­den en la de­ni­gran­te fe­ria en que han con­ver­ti­do a la su­ce­so­ra de la Car­pa Blan­ca en el Con­gre­so, has­ta el pe­di­do de mano fé­rrea del Go­bierno con­tra to­do lo que hue­la a kirch­ne­ris­mo.

En es­te as­pec­to, por te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar, an­tes que po­ner al­gún gra­ni­to de arena pa­ra pro­fun­di­zar las di­vi­sio­nes, los hom­bres del Pre­si­den­te de­be­rían avan­zar en diá­lo­gos con la opo­si­ción res­pon­sa­ble ha­cia te­mas de fon­do que ase­gu­ren que es­te año no se­rá per­di­do, so­bre to­do por­que se han sa­ca­do de en­ci­ma a la CGT al me­nos has­ta oc­tu­bre, o se la ve­rán en te­ni­das sec­to­ria­les.

re­sul­ta­do de las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre es to­ma­do en la Ca­sa Ro­sa­da co­mo un test fun­da­men­tal pa­ra sa­ber si Cam­bie­mos po­drá avan­zar en las re­for­mas que aún tie­ne pendientes y, por eso, la cam­pa­ña ya ha­ce bas­tan­te que es­tá en mar­cha. Hay con­sen­so en­tre los ana­lis­tas que una co­sa se­rán los dos úl­ti­mos años de Mau­ri­cio Macri si ga­na la elec­ción, aun­que en can­ti­dad de ban­cas no pa­re­ce que pu­die­re ha­ber cam­bios es­pec­ta­cu­la­res, que si que­da atrás aun­que sea por un vo­to es­pe­cial­men­te en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, más allá de que la ac­ti­tud de los in­ver­so­res ya no se­rá la mis­ma en pre­ven­ción al re­torno de al­gún ti­po de po­pu­lis­mo en 2019.

Lo cier­to es que, atri­bu­la­do por la en­cru­ci­ja­da, el Go­bierno se la pa­sa de enamo­ra­mien­to en enamo­ra­mien­to, des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta en­tre la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía, pa­ra ver si es me­jor en­ca­rar las elec­cio­nes ava­lan­do esa ma­yor du­re­za que le pi­den mu­chos pa­ra con­fron­tar con el kirch­ne­ris­mo o es­pe­ran­do el efec­to be­né­fi­co de los “bro­tes ver­des” que, cier­ta­men­te, tar­dan de­ma­sia­do en apa­re­cer.

Jus­ta­men­te, lo que de­mo­ra en en­cau­zar­se es­ta úl­ti­ma cues­tión ha pues­to al Go­bierno to­do, du­ran­te la se­ma­na que pa­só, al bor­de de un ata­que de ner­vios. La cues­tión no es sen­ci­lla, ya que, más que di­ver­gen­cias in­ter­nas de eje­cu­ción de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que­dó ex­pues­ta una de las de­bi­li­da­des de di­se­ño, co­mo es la fal­ta de un pro­gra­ma que coor­di­ne lo fis­cal, la po­lí­ti­ca de in­gre­sos, las ta­ri­fas y el fi­nan­cia­mien­to con las va­ria­bles que ma­ne­ja el BCRA, es de­cir la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria, lo cam­bia­rio y las ta­sas de interés co­mo re­pre­so­ra de la in­fla­ción.

En es­te úl­ti­mo te­ma tan de­li­ca­do pa­ra el bol­si­llo, el IN­DEC re­gis­tró pa­ra el ter­cer mes de año un au­men­to ge­ne­ral de pre­cios de 2,4 por cien­to y pa­ra el tri­mes­tre una suba de 6,3 por cien­to, fren­te a una pau­ta de 17 por cien­to pa­ra to­do el año por lo que, pa­ra cum­plir­la, se ne­ce­si­ta­ría en el res­to de 2017 un ni­vel pro­me­dio ape­nas su­pe­rior al 1 por cien­to men­sual.

El Go­bierno se la pa­sa de enamo­ra­mien­to en enamo­ra­mien­to, des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta en­tre la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía, pe­ro sin de­ci­dir­se. La me­jor ima­gen del pre­si­den­te es el au­ra de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, tras ha­ber do­ble­ga­do la re­sis­ten­cia de los maes­tros a vol­ver a dar cla­ses.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.