Un “je­fe” de fa­mi­lia que to­ma la ma­ma­de­ra y usa chu­pe­te

La his­to­ria de có­mo im­pac­ta a una fa­mi­lia la lle­ga­da de un be­bé “con cier­tas ha­bi­li­da­des” es con­ta­da des­de la pers­pec­ti­va de un na­rra­dor po­co fia­ble y en­can­ta­dor: un ni­ño de sie­te años, de men­te muy ima­gi­na­ti­va.

La Nueva - - PORTADA -

Una char­la en­tre ami­gas so­bre lo in­so­por­ta­ble que re­sul­ta la vi­da de una de ellas por los ca­pri­chos in­fun­da­dos de su je­fe es lo que ins­pi­ró a la es­cri­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na Mar­la Fra­zee a crear su li­bro El je­fe be­bé, que na­rra la his­to­ria de un ni­ño que re­vo­lu­cio­na la vi­da de una pa­re­ja con sus des­pó­ti­cos ca­pri­chos y aca­ba de lle­gar al ci­ne ba­jo el tí­tu­lo de Un je­fe en pañales.

El tex­to de Fra­zee ins­pi­ró el film animado de la pro­duc­to­ra Dream Works que se es­tre­nó la se­ma­na pa­sa­da en Bue­nos Ai­res. Aho­ra su au­to­ra, en una en­tre­vis­ta con Télam vía email, re­pa­sa los por­me­no­res de la his­to­ria edi­ta­da en la Ar­gen­ti­na por el se­llo Achís. -¿De dón­de sur­gió la idea de ha­cer el li­bro?

-Mu­chos años an­tes de que co­men­za­ra a pen­sar en él, ha­blé con una ami­ga que se que­ja­ba de su je­fe pro­ble­má­ti­co y mien­tras es­cu­cha­ba, pin­té una foto de un be­bé en pa­ñal, gri­tan­do. Es­cri­bí

“Ty­pe A Boss Baby” de­ba­jo del per­so­na­je. Y co­mo el di­bu­jo se agrie­tó, lo gra­bé en la pa­red de mi es­tu­dio. De vez en cuan­do lo mi­ra­ba y me pre­gun­ta­ba si ha­bía al­go allí. Lue­go, mu­chos años des­pués, mi hi­jo me­nor re­ci­bió un ga­ti­to co­mo re­ga­lo de Na­vi­dad. Ese ga­to hi­zo es­tra­gos en nues­tro ho­gar. Mi hi­jo to­da­vía no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do la sen­sa­ción de ser man­da­do por al­guien más pe­que­ño que él, y su­gi­rió que lle­ve­mos al ga­ti­to de vuel­ta a la agen­cia de adop­ción, pe­ro le di­je que pron­to íba­mos a amar­lo. Po­co des­pués, em­pe­cé a tra­ba­jar en el li­bro. Ver a mi hi­jo ha­cer fren­te a una pe­que­ña cria­tu­ra que se ha­bía con­ver­ti­do en el je­fe de él, y dar­se cuen­ta de que es el mis­mo pro­ce­so que to­dos los nue­vos pa­dres pa­san, me dis­pa­ró la his­to­ria.

- ¿Sen­tís que la pe­lí­cu­la se man­tu­vo fiel a tu li­bro?

-Bueno, el li­bro de imá­ge­nes es de 32 pá­gi­nas. La pe­lí­cu­la du­ra una ho­ra y 37 mi­nu­tos. Así que hay mu­cho que pa­sa en la pe­lí­cu­la que no su­ce­de en el li­bro. Pe­ro el pun­to prin­ci­pal es que un be­bé en­tra en una fa­mi­lia y se con­vier­te en el pa­trón. En la pe­lí­cu­la el per­so­na­je prin­ci­pal des­pla­za a su her­mano ma­yor y co­mien­zan las ri­va­li­da­des. Ya se tra­te de un cuen­to pri­mo­gé­ni­to o de una his­to­ria de ri­va­li­dad en­tre her­ma­nos, el he­cho es que los be­bés, cuan­do lle­gan, asu­men el con­trol. Esa es una ver­dad uni­ver­sal.

-¿Có­mo sur­gió la adap­ta­ción a la gran pan­ta­lla de “El je­fe be­bé”?

-Jus­to an­tes de que el li­bro se es­tre­na­ra en el oto­ño de 2010, mi agen­te es­cu­chó que Dream Works es­ta­ba in­tere­sa­do en ro­dar un lar­go­me­tra­je. Yo nun­ca ha­bía te­ni­do una experiencia si­mi­lar así que fue in­creí­ble­men­te emo­cio­nan­te. Es co­mo un pa­seo de mon­ta­ña ru­sa, fan­tás­ti­co, rús­ti­co. Me en­can­ta.

-¿Cuál fue su par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la?

-Yo no tu­ve nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción, real­men­te, más allá de la crea­ción del li­bro. Pe­ro la em­pre­sa me in­vi­tó al es­tu­dio mu­chas ve­ces pa­ra ver el pro­yec­to en va­rias eta­pas de desa­rro­llo. Fue emo­cio­nan­te ver la pa­sión y la crea­ti­vi­dad de to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la rea­li­za­ción de es­ta pe­lí­cu­la.

-En el film la voz del be­bé es del ac­tor Alec Bald­win, quien per­so­ni­fi­có an­te­rior­men­te al pre­si­den­te Do­nald Trump ¿Pen­sás que fue in­ten­cio­nal su elec­ción?

-¿Quién ha­bría adi­vi­na­do que se da­ría ese ti­po de sin­cro­ni­ci­dad? Bald­win se es­tá ha­cien­do pa­sar por Do­nald Trump en la Ofi­ci­na Oval en es­ta pe­lí­cu­la. To­do es tan mis­te­rio­so. Cuan­do es­ta­ba tra­tan­do de ave­ri­guar so­bre el per­so­na­je de “El je­fe be­bé”, se me apa­re­cía co­mo más di­ver­ti­do si él fun­cio­na­ba co­mo un es­te­reo­ti­po mas­cu­lino. Cuan­do es­cri­bí el li­bro pen­sé en un mun­do mo­derno pe­ro re­tro, de me­dia­dos de si­glo. Que­ría que to­do pa­re­cie­ra fal­so. Pe­ro ex­tra­ña­men­te se ter­mi­nó ase­me­jan­do a nues­tro en­torno po­lí­ti­co ac­tual.

Un ad­ver­ten­cia; no hay que le­van­tar­se has­ta el fi­nal. Y sí, pa­dres, tíos, abue­los y tu­to­res: che­quear en la car­te­le­ra las ver­sio­nes sub­ti­tu­la­das, con las vo­ces ori­gi­na­les de Alec Bald­win y Jimmy Kim­mel que tie­ne otro en­can­to. (Télam y Ci­ne­pre­mie­re).

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.