Pla­zas y jue­gos, fuen­tes pa­ra es­ti­mu­lar la ima­gi­na­ción

Los es­pe­cia­lis­tas plan­tean la im­por­tan­cia de crear lu­ga­res sin jue­gos tra­di­cio­na­les, a fa­vor de la crea­ti­vi­dad.

La Nueva - - PORTADA - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

QUE LOS NI­ÑOS USEN SU IN­GE­NIO Ma­rio R. Mi­ner­vino n 1931, el ar­qui­tec­to pai­sa­jis­ta da­nés Carl Theo­dor So­ren­sen co­men­zó una ten­den­cia en el di­se­ño de áreas re­crea­ti­vas pa­ra ni­ños tras ob­ser­var có­mo jugaban en vie­jos si­tios de cons­truc­ción y cha­ta­rre­rías.

Su idea era que las es­truc­tu­ras de jue­go no con­ta­ran con una agen­da pre­de­ter­mi­na­da, sino que la crea­ti­vi­dad del ni­ño de­bía to­mar pro­ta­go­nis­mo, de ma­ne­ra que el equi­pa­mien­to de los par­ques de­bía de­to­nar una va­rie­dad de po­si­bi­li­da­des de ac­ción.

So­ren­sen plan­teó la idea de no caer siem­pre en el uso de los tra­di­cio­na­les jue­gos de pla­za --ha­ma­cas, sube y ba­ja, to­bo­ga­nes-- pa­ra ge­ne­rar pro­pues­tas que en mu­chos ca­sos son de una sim­ple­za ex­tre­ma pe­ro que to­man un va­lor tras­cen­den­te a par­tir de la crea­ti­vi­dad de los ni­ños,

Eca­pa­ces de ver en un tron­co vol­ca­do en el pi­so un puen­te que sal­var y en un agru­pa­mien­to de pie­dras una mon­ta­ña por su­pe­rar.

Con el ad­ve­ni­mien­to de los jue­go pre­fa­bri­ca­das, los par­ques co­men­za­ron a se­guir un plan pre­de­ci­ble: es­truc­tu­ras plás­ti­cas y co­lo­ri­das, con­si­de­ran­do con eso sa­tis­fe­cha la ne­ce­si­dad de es­pa­cios de jue­gos.

Más de lo mis­mo

Nues­tra ciu­dad no fue aje­na a esa prác­ti­ca y pron­to al­gu­nos pa­seos se vie­ron “ador­na­dos” por esas es­truc­tu­ras.

De allí que hoy mu­chos es­tu­dio­sos del uso de los es­pa­cios pú­bli­cos alien­tan al desa­rro­llo de la crea­ti­vi­dad y la ima­gi­na­ción pa­ra ge­ne­rar es­truc­tu­ras que alien­ten un uso más in­ten­si­vo.

En Mé­xi­co, el Mu­seo Tamayo mos­tró una re­tros­pec­ti­va de la obra de Isa­mu No­gu­chi, ar­tis­ta ame­ri­cano que apli­có su sen­si­bi­li­dad al di­se­ño de áreas de jue­gos in­fan­ti­les que po­dían vi­vir­se de múl­ti- ples ma­ne­ras.

La ex­plo­ra­ción

Con­ser­var la am­bi­güe­dad de los jue­gos es con­si­de­ra­do por los es­tu­dio­sos im­por­tan­te no só­lo des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co.

Los es­pa­cios re­crea­ti­vos de­ben cum­plir un pro­pó­si­to más allá del ocio; de­ben ser es­pa­cios pa­ra ex­plo­rar y sub­ver­tir, que exi­jan la crea­ti­vi­dad de sus usua­rios y fun­cio­nen co­mo es­ce­na­rios de apren­di­za­je.

Los avan­ces

En Bue­nos Ai­res co­mien­zan a im­po­ner­se patios de jue­gos, sin arena, ni sube y ba­jas, ni ha­ma­cas. Se ad­vier­ten con­jun­tos que res­pon­den a un di­se­ño no­ve­do­so, que pro­mue­ven te­rri­to­rios de lí­neas cur­vas, tex­tu­ras y co­lo­res pa­ra ex­plo­rar, tre­par y crear.

Así, es po­si­ble en­con­trar desa­rro­llos y es­truc­tu­ras que bus­can es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad de los ni­ños, y alen­tar­los a que eli­jan y creen sus pro­pios re­co­rri­dos y mo­dos de in­ter­ac­tuar. La res­pues­ta es in­me­dia­ta y fa­vo­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.