Dia­go­na­les pla­ten­ses Pe­gar afue­ra y pa­ra aden­tro...

La Nueva - - EL PAÍS - Por Ri­caa­do Sa­las in­fo@la­nue­va.com

En me­dio de ta­reas de pro­se­li­tis­mo y ope­ra­cio­nes me­diá­ti­cas se es­pe­ra una se­ma­na de de­fi­ni­cio­nes. En las dia­go­na­les se ob­ser­va la pro­fun­di­za­ción de la es­tra­te­gia “ejem­pli­fi­ca­do­ra” del go­bierno na­cio­nal y pro­vin­cial con los edu­ca­do­res.

El ob­je­ti­vo pa­sa por jus­ti­fi­car au­men­tos sa­la­ria­les li­mi­ta­dos, jun­to con el con­di­cio­na­mien­to de fu­tu­ros re­cla­mos. El mi­nis­tro Mar­ce­lo Vi­lle­gas (Tra­ba­jo), se mos­tró con­fia­do en la po­si­bi­li­dad de ce­rrar el au­men­to sa­la­rial con el sin­di­ca­lis­mo do­cen­te. La Go­ber­na­ción ofre­ce­rá “lo má­xi­mo que se pue­da pa­gar”.

A la co­yun­tu­ra se su­man los des­cuen­tos por los pa­ros rea­li­za­dos, el adi­cio­nal pa­ra los do­cen­tes que no ad­hi­rie­ron al pa­ro, las ame­na­zan con mul­tar y qui­tar la per­so­ne­ría gre­mial. To­do eso en el con­tex­to de sos­te­ner ca­si la mis­ma ofer­ta ori­gi­nal que im­pi­de re­cu­pe­rar al­go de los sa­la­rios per­di­dos en 2016.

Pa­ra la Pro­vin­cia una vez des­pe­ja­da la in­cóg­ni­ta de los suel­dos de bol­si­llo con los gre­mios es­ta­ta­les, eso per­mi­tió “avan­zar en te­mas no me­nos im­por­tan­tes co­mo la ca­pa­ci­ta­ción o la pro­duc­ti­vi­dad, que siem­pre que­da­ban opa­ca­das por la cues­tión sa­la­rial”, se­gún di­chos del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Her­nán La­cun­za. Tam­bién hi­zo hin­ca­pié so­bre la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y cla­ra­men­te la de­ci­sión po­lí­ti­ca de la man­da­más Ma­ría Eu­ge­nia Vidal pa­ra em­pe­zar por un vér­ti­ce que es la obra pú­bli­ca, tras años de des­in­ver­sión.

La go­ber­na­do­ra le or­de­nó a su ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial “de­jar los es­cri­to­rios” y po­ner el oí­do “ba­jan­do” di­rec­ta­men­te a los mu­ni­ci­pios co­mo “fór­mu­la” pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas. Es­tra­te­gia en de­fen­sa de su ges­tión y de­cla­ra­ción de “sen­si­bi­li­dad so­cial y per­fil hu­mano”.

“Con anun­cios so­la­men­te no se re­vier­te la cri­sis eco­nó­mi­ca”, apun­tan re­fe­ren­tes mas­sis­tas no sin ade­más ca­li­fi­car a los go­bier­nos na­cio­nal y bo­nae­ren­se co­mo “un Es­ta­do com­ple­ta­men­te au­sen­te” fren­te a la con­flic­ti­va reali­dad so­cial.

Las di­fi­cul­ta­des co­ti­dia­nas de la po­bla­ción si­guen sien­do los mis­mos. “A quie­nes vi­ven en ba­rria­das po­bres, no les cam­bia de­ma­sia­do la vi­da si la que go­ber­na­ba era Cris­ti­na de Kirch­ner, o el que go­bier­na aho­ra es Mau­ri­cio Ma­cri. Pa­ra quien vi­ve en la po­bre­za, le da igual Cris­ti­na que Ma­cri”, mues­tran des­de la gón­do­la opo­si­to­ra.

Aprio­ri, el Fren­te Re­no­va­dor vie­ne se­ña­lan­do que la grie­ta es sos­te­ni­da “so­lo pa­ra pro­ve­cho de las dos fac­cio­nes que la ali­men­tan: ma­cris­tas y kirch­ne­ris­tas”. Cam­bie­mos tra­ba­ja fuer­te en po­la­ri­zar la pró­xi­ma elec­ción de re­no­va­ción le­gis­la­ti­va con el FpV y, es­pe­cial­men­te, con Cris­ti­na Kirch­ner. Ca­rrió ad­vir­tió que el PRO ya tie­ne de­ci­di­do que la bo­le­ta elec­to­ral en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res sea so­lo pa­ra can­di­da­tos “ama­ri­llos pu­ros”. De cum­plir­se la pro­fe­cía de “Li­li­ta” ha­bría po­co lu­gar pa­ra la Coa­li­ción Cí­vi­ca y que por lo tan­to, “he­ri­dos de con­si­de­ra­ción” en la UCR.

"Son las dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. Que­rien­do sa­car ven­ta­ja a cos­ta de los im­pues­tos que pa­gan to­dos los bo­nae­ren­ses", se di­ce en alu­sión a la po­lé­mi­ca por la abu­si­va uti­li­za­ción po­lí­ti­ca, con fi­nes pro­pa­gan­dís­ti­cos, de di­ver­sos ser­vi­cios pú­bli­cos en be­ne­fi­cio de in­ten­den­tes de la PBA.

“Los pre­cios suben, los im­pues­tos y las ta­ri­fas si­guen au­men­tan­do, y la res­pues­ta del go­bierno si­gue sien­do la im­pro­vi­sa­ción”, arro­ja el se­na­dor Se­bas­tián Gal­ma­ri­ni.

La cú­pu­la le­gis­la­ti­va de Cam­bie­mos se reunió con el mi­nis­tro de Agroin­dus­tria, Leo­nar­do Sar­quís, pa­ra co­men­zar un de­ba­te que fi­je un ré­gi­men es­pe­cial pa­ra la zo­na del Sud­oes­te bo­nae­ren­se, que sea “or­de­na­dor y su­pe­ra­dor” de la le­gis­la­ción ac­tual.

El ob­je­ti­vo pa­sa por po­der con­sen­suar un nue­vo ré­gi­men que adap­te la ley a la reali­dad cli­ma­to­ló­gi­ca del sud­oes­te de la Pro­vin­cia. Aho­ra, los dipu­tados con an­cla­je en la Sex­ta de­be­rán “co­ci­nar” el acuer­do con in­te­gran­tes de las co­mi­sio­nes de Pre­su­pues­to e Im­pues­tos, y de Asun­tos Agra­rios.

Aun cuan­do la in­se­gu­ri­dad si­gue sien­do una de las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas ciu­da­da­nas, Vidal tu­vo que sa­lir a dar­le un nue­vo es­pal­da­ra­zo a los mi­nis­tros de Se­gu­ri­dad, Cris­tian Ri­ton­do, y de Jus­ti­cia, Gus­ta­vo Fe­rra­ri. Am­bos ha­bían si­do apun­ta­dos por el lan­za­lla­mas de la dipu­tada na­cio­nal Eli­sa Ca­rrió, la prin­ci­pal alia­da de Cam­bie­mos y lí­der de la CCARI, mien­tras aban­do­na­ba el es­ce­na­rio bo­nae­ren­se pa­ra con­fir­mar su can­di­da­tu­ra por­te­ña.

No es la primera vez (di­fí­cil­men­te sea la úl­ti­ma) que Li­li­ta des­plie­ga una ca­ta­ra­ta de re­pro­ches ver­ba­les do­més­ti­cos con­tra Ri­ton­do. Es­tá vez, le im­pu­tó una su­pues­ta “tre­men­da ope­ra­ción” en su con­tra. Al mi­nis­tro Fe­rra­ri lo tie­ne apun­ta­do co­mo “de­le­ga­do” del po­de­ro­so ope­ra­dor y pre­si­den­te de Bo­ca, Da­niel An­ge­li­ci.

La go­ber­na­do­ra ar­mó un ac­to pa­ra res­pal­dar a sus fun­cio­na­rios. Fue cuan­do anun­ció la con­tra­ta­ción de una em­pre­sa pri­va­da del ám­bi­to por­te­ño pa­ra rea­li­zar la prue­ba an­ti­do­ping a más de 90 mil po­li­cías bo­nae­ren­ses. Los con­tro­les to­xi­co­ló­gi­cos in­clu­yen a la cú­pu­la de la fuer­za uni­for­ma­da y los fun­cio­na­rios del mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad.

Ade­más, tam­bién se ex­ten­de­rá el pe­di­do de de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das pa­tri­mo­nia­les a unos sie­te mil ofi­cia­les ins­pec­to­res y prin­ci­pa­les de la Po­li­cía y a to­do el cuer­po de la Su­pe­rin­ten­den­cia de In­ves­ti­ga­cio­nes del Trá­fi­co de Dro­gas Ilí­ci­tas y Cri­men Or­ga­ni­za­do.

Ca­rrió ad­vir­tió que el Pro ya tie­ne de­ci­di­do que la bo­le­ta en la Pro­vin­cia sea so­lo pa­ra can­di­da­tos “ama­ri­llos pu­ros".

Fiel a su es­ti­lo, Eli­sa Ca­rrió enciende la me­cha en el ar­ma­do bo­nae­ren­se de Cam­bie­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.