De­me dos, tres y cua­tro

La Nueva - - OPINIÓN -

NO ES la primera vez que ocu­rre, aun­que por es­tos tiem­pos la si­tua­ción pa­re­ce ha­ber al­can­za­do ni­ve­les iné­di­tos.

HA­BLA­MOS DE la par­ti­cu­lar si­tua­ción de los ar­gen­ti­nos que via­jar a otros paí­ses con el so­lo ob­je­ti­vo de ha­cer com­pras de di­ver­sos pro­duc­tos, apro­ve­chan­do que allí los pre­cios se ubi­can has­ta en un 50 por de­ba­jo de los del país.

POR MI­LES y mi­les los ar­gen­ti­nos via­jan a Chile y Pa­ra­guay, des­bor­dan­do los co­mer­cios de esos paí­ses pa­ra ha­cer­se de elec­tro­do­més­ti­cos, compu­tado­ras, te­le­vi­so­res, ro­pa y cien­tos de ar­tícu­los que se con­si­guen por va­lo­res muy por de­ba­jo de los que ma­ne­ja el mer­ca­do lo­cal.

EL FE­NÓ­MENO se ve­ri­fi­ca ade­más en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa, don­de se re­co­rren las gran­des tien­das de Bar­ce­lo­na, Ro­ma, Ma­drid o Pa­rís y se pa­gan va­lo­res no­ta­ble­men­te in­fe­rio­res a los vi­gen­tes por es­tas tie­rras.

AL­GU­NOS ECO­NO­MIS­TAS ex­pli­can o in­ter­pre­tan es­ta si­tua­ción que no de­ja de ser cu­rio­sa. Ariel Ba­rraud, por ca­so, men­cio­nó que el he­cho res­pon­de a fac­to­res co­mo las di­feren­cias de aran­ce­les de im­por­ta­ción y la ele­va­da pre­sión fis­cal e im­po­si­ti­va en Ar­gen­ti­na.

PA­RA LA Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea (IERAL), en­ti­dad que ana­li­za to­da cla­se de cues­tio­nes eco­nó­mi­cas de La­ti­noa­mé­ri­ca, las cau­sas que alien­tan a prac­ti­car el tu­ris­mo de com­pras en paí­ses ve­ci­nos ra­di­can en las car­gas la­bo­ra­les, la pre­sión im­po­si­ti­va y el en­ca­re­ci­mien­to de los cos­tos de lo­gís­ti­ca en nues­tro te­rri­to­rio.

“EL PRO­BLE­MA no pa­sa por el sa­la­rio pro­me­dio de los tra­ba­ja­do­res en los paí­ses ve­ci­nos sino por­que las car­gas la­bo­ra­les que de­ben en­fren­tar los em­pre­sa­rios en nues­tro país son 60 por cien­to su­pe­rio­res al pro­me­dio vi­gen­te en La­ti­noa­mé­ri­ca. En cuan­to a lo que su­ce­de en Chile, la ex­pli­ca­ción pa­sa por un sis­te­ma lo­gís­ti­co mu­cho más efi­cien­te, lo cual se tra­du­ce en re­duc­ción de cos­tos y pre­cios”, men­cio­nan.

LO CIER­TO es que es­te ti­po de si­tua­cio­nes, de pa­sar a los paí­ses li­mí­tro­fes o re­gre­sar de Eu­ro­pa con va­li­jas car­ga­das de in­du­men­ta­ria, re­sul­tan lla­ma­ti­vas y alar­man­tes.

SEA POR­QUE hay una reali­dad de mer­ca­do que se de­be co­rre­gir, sea por­que hay ajus­tes pen­dien­tes, sea por­que se tie­ne una es­truc­tu­ra la­bo­ral e im­po­si­ti­va in­con­ve­nien­te.

LO CIER­TO es que, co­mo mu­chos re­cor­da­mos, nun­ca el “de­me dos” ter­mi­nó de bue­na ma­ne­ra en es­tas tie­rras.

Por mi­les y mi­les los ar­gen­ti­nos via­jan a otros paí­ses con el so­lo ob­je­ti­vo de com­prar ar­tícu­los a mi­tad de pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.