Frases ne­fas­tas que que­da­ron en la his­to­ria

La Nueva - - OPINIÓN - Ca­ri­na A. Lo­well Gua­le­guay

DE MAL EN PEOR. Es muy pe­ro muy tris­te re­cor­dar las frases uti­li­za­das por cier­tos ex­po­lí­ti­cos, hoy ya des­apa­re­ci­dos de la es­ce­na pú­bli­ca ar­gen­ti­na. Por ejem­plo: “al­par­ga­tas sí, li­bros,no”. Te­ne­mos las con­se­cuen­cias de esa fra­se, en los ne­fas­tos re­sul­ta­dos de la cul­tu­ra del país. En­ton­ces, de­ci­mos que esos go­bier­nos, que nos re­par­tie­ron si­dras y pan­dul­ces, ob­tu­vie­ron los re­sul­ta­dos.

Pe­ro los fon­dos, ex­trac­ta­dos del cono de la abun­dan­cia, que­da­ron va­cíos.

Lue­go, con­se­gui­mos ma­te­ria­li­zar un sue­ño ba­jo la con­sig­na de “de­me dos, me voy a Mia­mi”, y otras, pe­ro aho­ra de­be­re­mos, to­dos, pa­gar más de 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Otros se gas­ta­ron los in­gre­sos de cuan­do la so­ja en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal subió a 600 dó­la­res la to­ne­la­da, y hoy es­tá en 350.

Pe­ro se hi­cie­ron obras se­mi­fa­raó­ni­cas, co­mo ser ho­te­les en el sur, con la pro­vin­cia re­fun­di­da.

Pe­ro na­die tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad de esos des­fa­sa­jes, sal­vo el pue­blo to­do, que de­be­rá pa­gar.

Y en­ton­ces, sal­drá a re­lu­cir, el re­cor­da­do “so­lo les pue­do ofre­cer san­gre, su­dor y lá­gri­mas”

Tal vez de­be­ría­mos mo­der­ni­zar aque­llos di­chos, gri­tan­do “de­fo­lian­tes, sí, in­te­li­gen­cia, no” que se­ría una ma­ne­ra de apo­de­rar­se del po­der y ha­cer lo que la am­bi­ción per­so­nal es­tá bus­can­do.

Po­der pa­ra te­ner di­ne­ro… ¡gra­tis!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.