“Hin­chi­ci­dio”

La Nueva - - OPINIÓN - Ale­jan­dro O. Zu­ma­rán Bue­nos Ai­res

MUER­TES. Otro ase­si­na­to: el turno fue pa­ra Ema­nuel Bal­bo. Sus pa­dres han re­ci­bi­do el cas­ti­go más cruel de la vi­da por par­ti­da do­ble, ya que el ase­sino de Ema­nuel ma­tó a su her­mano ha­ce cua­tro años. Es­ta bar­ba­rie y sal­va­jis­mo que se vi­ve en la Ar­gen­ti­na, pue­de cla­si­fi­car­se con va­rios nom­bres: “fe­mi­ci­dio”, “hin­chi­ci­dio”, “po­li­ci­dio”, “ju­bi­ci­dio”, “ni­ñi­ci­dio”, “abu­ci­dio”, “fi­si­ci­dio” y “ho­nes­ti­ci­dio” to­dos coin­ci­den en un ase­si­na­to, de la mu­jer, de un hin­cha, de un po­li­cía, de un ju­bi­la­do, de un ni­ño, de un abue­lo, de un fis­cal y la gen­te Ho­nes­ta que son las víc­ti­mas de es­tos ase­si­nos.

La Ar­gen­ti­na avergüenza al más des­ver­gon­za­do, ya que no so­lo se han per­di­do los va­lo­res, sino que es­tos crí­me­nes son la con­fir­ma­ción de que lo que se ha eli­mi­na­do, y es­to sí que es gra­ve, es el respeto y el de­re­cho a la vi­da, y no es es­ta una ma­ni­fes­ta­ción con­tra el abor­to, otra eli­mi­na­ción de la vi­da com­pro­ba­da cien­tí­fi­ca­men­te, sino que aquí la vi­da no va­le na­da ya que ade­más de ma­tar, el ase­sino lue­go es de­ja­do en li­ber­tad y has­ta pue­de ser abo­ga­do o defensor de lo que se le ocu­rra.

Un país don­de se ti­ran seres hu­ma­nos por las ven­ta­nas de los au­tos, se que­man los re­cién na­ci­dos en ta­chos de ba­su­ra, se arro­jan hin­chas de fút­bol des­de la tri­bu­na y se ma­tan mu­je­res por­que sí, ade­más de una ig­no­ran­cia, atra­so, ci­nis­mo, cruel­dad y mal­dad que asom­bran, sig­ni­fi­ca una des­me­su­ra y des­va­río di­fí­cil de co­rre­gir. La le­tra de Dis­cé­po­lo en “Cam­ba­la­che” si­gue vi­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.