“Me sien­to mu­cho más cer­cano a los ac­to­res”

El ac­tor, guio­nis­ta y di­rec­tor Nan­ni Mo­ret­ti es el in­vi­ta­do de ho­nor de la 19 edi­ción del Ba­fi­ci de Bue­nos Ai­res.

La Nueva - - APLAUSOS - CHAR­LA ABIER­TA AL PÚ­BLI­CO

El rea­li­za­dor ita­liano Nan­ni Mo­ret­ti, in­vi­ta­do de ho­nor de la 19na edi­ción del Bue­nos Ai­res Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne In­de­pen­dien­te (Ba­fi­ci) que arran­có el miér­co­les y con­clu­ye el do­min­go 30, afir­mó en una char­la pú­bli­ca que ofre­ció en el Com­ple­jo Vi­lla­ge Re­co­le­ta que a me­nu­do su “tra­ba­jo” co­mo es­pec­ta­dor in­flu­yó con su “tra­ba­jo co­mo rea­li­za­dor”.

“Mis emo­cio­nes co­mo es­pec­ta­dor han in­flui­do en mis elec­cio­nes co­mo rea­li­za­dor”, ase­gu­ró uno de los crea­do­res cen­tra­les de la ci­ne­ma­to­gra­fía ita­lia­na de las úl­ti­mas dé­ca­das, Pal­ma de Oro en Can­nes con La ha­bi­ta­ción del hi­jo en 2001, David de Do­na­te­llo con El cai­mán, sono bre la fi­gu­ra de Silvio Ber­lus­co­ni en 2006; y Pre­mio Es­pe­cial del Ju­ra­do en Ve­ne­cia con Sog­ni de oro en 1981, en­tre otras dis­tin­cio­nes.

Ac­tor, guio­nis­ta y di­rec­tor de sus pro­pios fil­mes, ade­más de dis­tri­bui­dor, pro­duc­tor y ge­ren­cia­dor de una sa­la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en Ro­ma, Mo­ret­ti de 63 años, lo­gró con­ver­tir­se en una de las lú­ci­das mi­ra­das del ci­ne ita­lia- de las úl­ti­mas dé­ca­das a tra­vés de una fil­mo­gra­fía que su­po com­bi­nar ras­gos au­to­bio­grá­fi­cos con una áci­da mi­ra­da so­bre la si­tua­ción con­tem­po­rá­nea y de su país, en un ci­ne de ac­to­res, que des­pre­ció la gran­di­lo­cuen­cia y cons­tru­yó sus me­jo­res re­tra­tos a par­tir del hu­mor y cier­ta lu­ci­dez co­mo es­pec­ta­dor de una reali­dad que lo com­pro­me­te y, al mis­mo tiem­po, pa­re­ce de­jar­lo fue­ra.

Ho­me­na­jea­do con una re­tros­pec­ti­va de su obra que abar­ca des­de su pri­mer lar­go­me­tra­je Yo soy au­tár­qui­co

de 1976 a Mia Ma­dre, pre­sen­ta­da en el Fes­ti­val de Can­nes de 2015 e in­ter­pre­ta­da por Marg­he­ri­ta Buy en un al­ter ego del pro­pio rea­li­za­dor, pa­san­do por Bas­ta de ser­mo­nes (1985), Pa­llom­be­lla Ro­sa (1989), Ca­ro dia­rio (1993), Apri­le (1998); La ha­bi­ta­ción del hi­jo (2001); y Ha­be­mus

Pa­pam (2011), en­tre otros fil­mes, Mo­ret­ti se pres­tó a una ex­ten­sa char­la de ca­si dos ho­ras de du­ra­ción con el pú­bli­co ar­gen­tino, don­de ha­bló de sus in­fluen­cias, su con­cep­ción del ci­ne, la or­fe­bre­ría de un tra­ba­jo de pe­ne­tran­te in­sis­ten­cia so­cial y sus desafíos co­mo rea­li­za­dor, en­tre va­rios tó­pi­cos que abor­dó y res­pon­dió ama­ble­men­te al pú­bli­co, pi­dien­do an­tes de em­pe­zar que los in­te­rro­gan­tes de la pla­tea fue­ran “pre­gun­tas y no con­fe­ren­cias”.

Es­tos son al­gu­nos de los tra­mos cen­tra­les de la char­la que el rea­li­za­dor ita­liano man­tu­vo con la gen­te don­de de­jó plas­ma­das sus con­cep­cio­nes prin­ci­pa­les so­bre el tra­ba­jo ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

-Cuál ha si­do el ci­ne que más lo ha mar­ca­do a us­ted e in­flui­do en su tra­ba­jo co­mo di­rec­tor?

-Yo co­mo es­pec­ta­dor y co­mo rea­li­za­dor es­toy muy vin­cu­la­do al ci­ne de au­tor de los años 60, por­que era un ci­ne que re­fu­ta­ba tan­to el ci­ne co­mo la so­cie­dad que ha­bía he­re­da­do y ca­da uno con su pro­pia per­so­na­li­dad y su pro­pio es­ti­lo ima­gi­na­ba un nue­vo ci­ne y una nue­va so­cie­dad. Ya fue­ra a tra­vés del rea­lis­mo, la fá­bu­la, la cruel­dad, ellos eran un gru­po de ci­neas­tas que bus­ca­ban ha­cer ci­ne de una ma­ne­ra nue­va e ima­gi­na­ban al mis­mo tiem­po un nue­vo mo­do de vi­da y de tra­ba­jo. Eran di­rec­to­res que no eran exi­to­sos pe­ro que de­ja­ron plan­ta­das las se­mi­llas pa­ra que el ci­ne de au­tor pu­die­ra con los años vol­ver­se po­pu­lar. Res­pec­to de Ita­lia, es­toy ha­blan­do de las primeras pe­lí­cu­las de Be­llo­chio, Ber­to­luc­ci, Pas­so­li­ni, Fe­rre­ri, Ol­mi, Ta­via­ni; la nou­ve­lle va­gue en Francia, el free ci­ne­ma en Inglaterra, los pri­me­ros fil­mes de Po­lansky en Polonia, era una épo­ca fe­cun­da en el mun­do.

- Lue­go del guión y ya ins­ta­la­do en el ro­da­je; ¿le da us­ted es­pa­cio a la im­pro­vi­sa­ción de los ac­to­res o se ma­ne­ja con un guión de hie­rro?

-En mis pri­me­ros fil­mes, he­chos ha­ce mu­chos años, no ha­bía es­pa­cio pa­ra la im­pro­vi­sa­ción, mien­tras que aho­ra me sien­to mu­cho más cer­cano a los ac­to­res y más so­li­da­rio con ellos y tam­bién re­ci­bo con pla­cer las im­pro­vi­sa­cio­nes que pro­po­nen, co­mo su­ce­dió con John Tur­tu­rro en la úl­ti­ma pe­lí­cu­la que hi­ce Mia ma­dre). Cuan­do co­men­cé era muy rí­gi­do, des­pués la si­tua­ción fue cam­bian­do.

TÉ­LAM

El ci­neas­ta ita­liano ha­bló con el pú­bli­co ar­gen­tino y con­tó có­mo su tra­ba­jo co­mo es­pec­ta­dor in­flu­yó en sus rea­li­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.