Ci­ru­gías car­dio­vas­cu­la­res: ca­da vez es más se­gu­ro ope­rar­se en la Ar­gen­ti­na

“Por me­dio de un ca­te­te­ris­mo y an­gio­plas­tia, es tan co­mún co­mo lo fue la apen­di­ci­tis al­gu­nas dé­ca­das atrás”, di­ce el car­dio­ci­ru­jano Raúl Al­fre­do Bo­rrac­ci, miem­bro ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ci­ru­gía.

La Nueva - - SOCIEDAD -

SE HA­CEN 50.000 AL AÑO

Al­re­de­dor de 50 mil ci­ru­gías car­dio­vas­cu­la­res se rea­li­zan por año en la Ar­gen­ti­na, con ries­gos qui­rúr­gi­cos muy ba­jos, gra­cias al de­sa­rro­llo e im­ple­men­to de nue­vas y me­jo­res téc­ni­cas.

El car­dio­ci­ru­jano Raúl Al­fre­do Bo­rrac­ci, miem­bro ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ci­ru­gía des­ta­có que, en la ac­tua­li­dad, ya sea por vía di­rec­ta a tra­vés de una ci­ru­gía car­día­ca, o in­di­rec­ta por me­dio de un ca­te­te­ris­mo y an­gio­plas­tia, la ci­ru­gía car­dio­vas­cu­lar "es tan co­mún co­mo lo fue la apen­di­ci­tis al­gu­nas dé­ca­das atrás".

Las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res son la primera cau­sa de muer­te de adul­tos en el mun­do, afec­tan más a los va­ro­nes que a las mu­je­res, pe­ro pue­den re­sul­tar más gra­ves en es­tas úl­ti­mas tras la me­no­pau­sia.

"En par­ti­cu­lar, la en­fer­me­dad co­ro­na­ria con­sis­te en la obs­truc­ción par­cial o to­tal de las ar­te­rias que nu­tren el co­ra­zón, lo que po­dría con­du­cir a un in­far­to, mu­chas ve­ces con con­se­cuen­cias fa­ta­les", de­ta­lló Bo­rrac­ci.

El car­dio­ci­ru­jano de­ta­lló inicial­men­te, es­ta en­fer­me­dad "se ma­ni­fies­ta con do­lor u opre­sión del pe­cho, bra­zos o man­dí­bu­la, que apa­re­ce en for­ma brus­ca o con el es­fuer­zo, aun­que tam­bién pue­de exis­tir la en­fer­me­dad sin sín­to­mas y só­lo de­tec­tar­se con prue­bas diag­nós­ti­cas co­mo el elec­tro­car­dio­gra­ma, la er­go­me­tría u otros mé­to­dos de imá­ge­nes (cá­ma­ra­ga­ma, eco­es­trés o to­mo­gra­fía)".

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que "la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad co­ro­na­ria es­tá aso­cia­da con la pre­sen­cia de fac­to­res En los Es­ta­dos Uni­dos de ries­go co­mo son el ta­ba­quis­mo, la dia­be­tes, el co­les­te­rol, la hi­per­ten­sión, la fal­ta de ejer­ci­cio, la obe­si­dad, el es­trés y la car­ga ge­né­ti­ca fa­mi­liar de la en­fer­me­dad.

"El lla­ma­do tra­ta­mien­to mé­di­co óp­ti­mo a tra­vés del con­se­jo mé­di­co y el uso de me­di­ca­men­tos, ayu­da a eli­mi­nar o con­tro­lar to­dos es­tos fac­to­res de ries­go, y re­du­ce la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar una en­fer­me­dad co­ro­na­ria y un even­tual in­far­to", agre­gó el mé­di­co.

Bo­rrac­ci afir­mó que "la me­jor si­tua­ción" se­ría tra­tar de evi­tar la en­fer­me­dad co­ro­na­ria me­dian­te la pre­ven­ción, pe­ro una vez ins­ta­la­da, el tra­ta­mien­to mo­derno de la en­fer­me­dad co­ro­na­ria se apo­ya en 3 pi­la­res:

1) la in­di­ca­ción de as­pi­ri­na, be­ta­blo­quean­tes y es­ta­ti­nas

2) la an­gio­plas­tia con stent cuan­do hay una o 2 co­ro­na­rias obs­trui­das, o en ca­so de un in­far­to agu­do

3) la ci­ru­gía co­ro­na­ria con­ven­cio­nal pa­ra las si­tua­cio­nes más com­ple­jas.

An­gio­plas­tia y stent

El car­dio­ci­ru­jano ex­pli­có que la an­gio­plas­tia "no es una ci­ru­gía con­ven­cio­nal; sino un pro­ce­di­mien­to mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo por pun­ción y ca­te­te­ris­mo.

"Con­sis­te en abor­dar las ar­te­rias co­ro­na­rias a tra­vés de una ar­te­ria del an­te­bra­zo o la in­gle, y abrir la obs­truc­ción con un ba­lón y una ma­lla tu­bu­lar lla­ma­da stent.

"En la Ar­gen­ti­na se rea­li­zan cer­ca de 40.000 an­gio­plas­tias al año, y el ries­go de es­te pro­ce­di­mien­to se ha­lla en­tre 0,5 y 3 %, de­pen­dien­do de la gra­ve­dad del ca­so", re­mar­có.

El ex­per­to in­di­có que aun­que la an­gio­plas­tia es el mé­to­do de primera elec­ción e ideal pa­ra tra­tar de ur­gen­cia el in­far­to o la obs­truc­ción de una o dos co­ro­na­rias, "la ci­ru­gía co­ro­na­ria tie­ne me­jo­res re­sul­ta­dos que la an­gio­plas­tia cuan­do hay obs­truc­cio­nes más com­ple­jas o cuan­do la an­gio­plas­tia con stent ya ha fra­ca­sa­do".

ARCHIVO LA NUE­VA.

"El in­cre­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da y los al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad de la ci­ru­gía car­día­ca hi­cie­ron que se apli­quen a oc­to­ge­na­rios y no­na­ge­na­rios”, di­ce el mé­di­co Raúl Al­fre­do Bo­rrac­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.