Con­de­nan a un mé­di­co bahien­se por adul­te­rar una his­to­ria clínica

La jus­ti­cia con­fir­mó una pe­na en sus­pen­so a Da­niel Ál­vez. Le ha­bía ad­ju­di­ca­do la aten­ción de un pa­cien­te a otro fa­cul­ta­ti­vo, a fin de evi­tar una even­tual de­man­da por da­ños y per­jui­cios

La Nueva - - PORTADA -

Un mé­di­co del Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal Doc­tor Leó­ni­das Lu­ce­ro, que ha­bría fal­si­fi­ca­do una his­to­ria clínica pa­ra ad­ju­di­car­le a otro fa­cul­ta­ti­vo la aten­ción de un pa­cien­te que po­dría ini­ciar una de­man­da por da­ños y per­jui­cios, fue con­de­na­do por la jus­ti­cia.

La Cá­ma­ra de Ape­la­ción y Ga­ran­tías en lo Pe­nal con­fir­mó la pe­na de 2 años y 3 me­ses de pri­sión en sus­pen­so a Da­niel Ál­vez, por el de­li­to de fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­to pú­bli­co, en los tér­mi­nos de ar­tícu­lo 292 del Có­di­go Pe­nal.

De esa ma­ne­ra, la Sa­la I, con los vo­tos de los jue­ces Pa­blo Sou­mou­lou y Gui­ller­mo Giam­be­llu­ca, ra­ti­fi­có la san­ción que ha­bía im­pues­to en primera ins­tan­cia el juez en lo Co­rrec­cio­nal Nº 2, Ga­briel Luis Ro­jas y, en el mis­mo con­tex­to, re­cha­zó la ape­la­ción pre­sen­ta­da por la de­fen­so­ra del acu­sa­do, Gui­ller­mi­na Sci­llo­ne.

El he­cho en cues­tión su­ce­dió en fe­cha no de­ter­mi­na­da, con pos­te­rio­ri­dad al 6 de ma­yo de 2008, cuan­do se adul­te­ró la his­to­ria clínica N° 170.212 del Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal de nues­tra ciu­dad, co­rres­pon­dien­te al pa­cien­te Trán­si­to Luis Cer­da, a quien le co­lo­ca­ron ye­so y, por una pre­sun­ta ma­la pra­xis, más ade­lan­te pre­sen­tó una de­nun­cia.

En la cons­tan­cia de aten­ción del 29 de abril de 2008, se­gún el fa­llo, se in­ser­tó al fi­nal la ex­pre­sión: “Vis­to por San­to­ni por la guar­dia del día miér­co­les".

La de­fen­so­ra, al pre­sen­tar el re­cur­so de ape­la­ción. ase­gu­ró que no hu­bo per­jui­cio ni se pro­bó do­lo por­que, en reali­dad, el pa­cien­te tam­bién fue vis­to por San­to­ni, con lo cual la pre­ten­sión de re­sar­ci­mien­to hu­bie­ra si­do la mis­ma, con esa le­yen­da o sin la mis­ma, co­mo par­te de la his­to­ria clínica.

“No hay du­da al­gu­na”

Adul­te­rar, se­gún ex­pli­ca­ron los ca­ma­ris­tas, im­pli­ca cam­biar lo ver­da­de­ro, ha­cien­do apa­re­cer co­mo tal a la ver­sión fal­si­fi­ca­da.

“No hay du­da al­gu­na que la con­duc­ta impu­tada a Al­vez con­sis­te en ha­cer par­cial­men­te fal­sa la his­to­ria clínica en cues­tión, pues la men­ta­da le­yen­da a que ha­ce re­fe­ren­cia la de­fen­sa se agre­ga a lo ya exis­ten­te, que per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble”, ex­pli­ca­ron Sou­mou­lou y Giam­be­llu­ca.

El Tri­bu­nal de Ca­sa­ción, en otros fa­llos so­bre el mis­mo de­li­to, opi­nó que “el pe­li­gro no es­tá en la fal­si­fi­ca­ción en sí, sino en la fun­ción y los efec­tos que el do­cu­men­to re­pre­sen­ta en las re­la­cio­nes ju­rí­di­cas en las que se los pue­de o se los ha­ce va­ler”.

Do­lo acre­di­ta­do

La Cá­ma­ra con­si­de­ró que el ob­je­ti­vo de Ál­vez fue “pre­cons­ti­tuir prue­ba do­cu­men­tal pa­ra ser uti­li­za­da an­te la even­tual de­man­da de da­ños y per­jui­cios, co­mo efec­ti­va­men­te su­ce­dió lue­go, con el ob­je­to de des­lin­dar la res- pon­sa­bi­li­dad y atri­buír­se­la a (su co­le­ga) San­to­ni”.

Sos­tu­vie­ron, por otro la­do, que el do­lo “es­tá ple­na­men­te acre­di­ta­do”.

“Su in­ten­ción no era otra que evi­tar su res­pon­sa­bi­li­dad en la de­fi­cien­te aten­ción mé­di­ca de­nun­cia­da por Cer­da, atri­bu­yén­do­la a San­to­ni, pre­ten­dien­do acre­di­tar la mis­ma con la his­to­ria clínica fal­si­fi­ca­da par­cial­men­te”, afir­ma­ron.

Por otro la­do, du­ran­te el jui­cio oral, el pa­cien­te re­co­no­ció al impu­tado co­mo el mé­di­co que lo aten­die­ra por primera vez.

Acer­ca del mon­to de la pe­na, con­si­de­ra­da ra­zo­na­ble, se ex­pli­có que el juez de primera ins­tan­cia tu­vo en cuen­ta ate­nuan­tes y agra­van­tes pa­ra me­dir­la y que, de esa ma­ne­ra, le im­pu­so 2 años y 3 me­ses de pri­sión de eje­cu­ción con­di­cio­nal.

El ar­tícu­lo 292 del Có­di­go Pe­nal pre­vé una es­ca­la le­gal que va des­de un año a 6 años de pri­sión o re­clu­sión.

Pa­ra la jus­ti­cia, Da­niel Ál­vez sa­có su nom­bre y anotó el de un co­le­ga en la his­to­ria clínica de un pa­cien­te pa­ra evi­tar una de­man­da ci­vil que, al fi­nal, se con­cre­tó.

ARCHIVO LA NUE­VA.

El de­li­to impu­tado al mé­di­co Da­niel Ál­vez tie­ne un mí­ni­mo y un má­xi­mo de 1 y 6 años de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.