Señor pre­si­den­te, se­ño­ra go­ber­na­do­ra

La Nueva - - OPINIÓN - Os­car Rei­nal­do Ca­ra­ba­jal Bahía Blan­ca

Señor pre­si­den­te, me pa­re­ció muy bien lo que Ud. hi­zo en la Quin­ta de Oli­vos, pe­ro co­mo ve­te­rano de gue­rra me voy a to­mar el atre­vi­mien­to de de­cir­le que no es la for­ma, lo que mis va­lien­tes sol­da­dos ne­ce­si­tan es el re­co­no­ci­mien­to del go­bierno, mi­li­ta­res y so­cie­dad en ge­ne­ral.

Ud. di­jo 649 muer­tos caí­dos en com­ba­te. Con to­do respeto Sr. Pre­si­den­te, se ol­vi­da de los más de 700 muer­tos en la pos­gue­rra, quie­nes mu­rie­ron en el más ab­so­lu­to si­len­cio. Pa­ra ellos no hu­bo des­pe­di­das, sí las hay pa­ra los ar­tis­tas, los can­tan­tes. Cla­ro, ellos ha­cen pa­tria, nues­tros com­ba­tien­tes no, qui­zás no ten­ga co­no­ci­mien­to o no le in­tere­se. Ud., co­mo el Co­man­dan­te en Je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das, el mi­nis­tro de De­fen­sa, el Je­fe de Es­ta­do Ma­yor Con­jun­to y los Je­fes de Es­ta­dos Ma­yo­res de las FF.AA. de­be­rían ha­ber par­ti­ci­pa­do de los ac­tos jun­to a sus ve­te­ra­nos. Ellos lo ne­ce­si­ta­ban, mu­chos lo sin­tie­ron co­mo un des­pre­cio. Lo que Ud. di­jo en esa mi­nús­cu­la reunión lo ten­drían que ha­ber es­cu­cha­do to­dos los com­ba­tien­tes, co­mo así tam­bién la so­cie­dad, y digo com­ba­tien­tes por­que to­da­vía si­guen com­ba­tien­do pa­ra ser re­co­no­ci­dos, pe­ro Ud. op­tó por ha­cer­lo en pri­va­do. ¿Por qué a es­con­di­das? ¿O so­mos los kel­pers de la Ar­gen­ti­na? Ya pa­sa­ron 35 años del con­flic­to, nues­tros hom­bres es­tán en­fer­mos, sí, nos es­ta­mos mu­rien­do de a po­co, por si no se da cuen­ta o no sa­be. No­so­tros nos acos­ta­mos pen­san­do en Mal­vi­nas y en los que que­da­ron en ese pe­da­zo de suelo ar­gen­tino y nos le­van­ta­mos pen­san­do en lo mis­mo y en los que se sui­ci­da­ron por el ol­vi­do, la fal­ta de asis­ten­cia y la in­di­fe­ren­cia, pa­ra no­so­tros to­dos los días del año son 2 de abril, ellos no son cul­pa­bles de na­da, lo úni­co “ma­lo” que hi­cie­ron fue re­cu­pe­rar y de­fen­der con va­lor y pa­trio­tis­mo ese pe­da­zo de tie­rra que nos co­rres­pon­de: nues­tras is­las Mal­vi­nas.

Por úl­ti­mo, Sr. Pre­si­den­te, so­lo es­pe­ro que re­cuer­de que el 2 de Abril es una fe­cha pa­tria más, co­mo cual­quier otra, no hay di­fe­ren­cia. Les pue­de gus­tar o no, pe­ro so­mos par­te de la his­to­ria más re­cien­te de nues­tra pa­tria.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.