La vi­da des­pués de un ac­ci­den­te o en­fer­me­dad

La Nueva - - PUNTA ALTA -

"Nuestro país tie­ne un al­to ín­di­ce de es­ta­dís­ti­ca por muer­tes en ac­ci­den­tes de trán­si­to, pe­ro hay un com­po­nen­te muy im­por­tan­te que que­da con una se­cue­la de por vi­da a con­se­cuen­cia de ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos".

"Es to­do un te­ma co­mo se pre­pa­ra la so­cie­dad fren­te a es­ta cues­tión: Una per­so­na que tie­ne una vi­da co­mún y de re­pen­te tie­ne una ca­li­dad de vi­da di­fe­ren­te. Es un gran im­pac­to, in­clu­so hay ni­ño que tie­nen pa­dres con dis­ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da. Y ca­da vez hay que pen­sar más en es­tos adul­tos, ma­yo­res o jó­ve­nes, y en el efec­to que pro­du­ce en la fa­mi­lia y la adap­ta­ción a la ca­sa, el edi­fi­cio don­de vi­ve, si tie­ne ram­pas o no".

"Tam­bién es un as­pec­to en el que de­ben tra­ba­jar los le­gis­la­do­res. Exis­te una ley que es­ta­ble­ce que no de­be ha­ber obs­tácu­los. Sin em­bar­go no­so­tros ve­mos que los edi­fi­cios vie­jos no tie­nen ram­pas. Hay que ha­cer un abor­da­je muy pro­fun­do so­bre el par­ti­cu­lar".

Des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, sos­tu­vo que se tra­ba­ja con las per­so­nas que em­pie­zan a te­ner otra ca­li­dad de vi­da.

"Hay que pen­sar que de­pen­de de la his­to­ria previa por­que no cual­quie­ra tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da. Hay per­so­nas que se les pre­sen­ta co­mo una crónica anun­cia­da: tu­vo tan­tos ac­ci­den­tes has­ta que ter­mi­na en una se­cue­la".

"Y pue­de ser tam­bién por pro­ble­mas de sa­lud. La per­so­na que ha­ce un ac­ci­den­te ce­re­bro vas­cu­lar tie­ne se­cue­las, con tras­tor­nos de la ex­pre­sión, len­gua­je o he­mi­ple­jia. Son per­so­nas que pa­re­ce que tu­vie­ron un ata­que de un día pa­ra el otro. Pe­ro re­vi­san­do la his­to­ria con los fa­mi­lia­res, se sa­be que no se cui­da­ban, era hi­per­ten­sas, fu­ma­ban y to­ma­ban al­cohol". tros de­ci­mos que el tra­ba­jo es con el ni­ño y la fa­mi­lia. Es ne­ce­sa­rio crear dis­po­si­ti­vos pa­ra que la fa­mi­lia sea par­te de esos pro­ce­sos te­ra­péu­ti­cos".

"Hay que ver có­mo los le­gis­la­do­res ac­túan pe­ro tam­bién lla­mar a los téc­ni­cos que brin­den las he­rra­mien­tas pa­ra que es­to fun­cio­ne me­jor", aco­tó.

En cuan­to a las "se­ña­les del cuer­po", men­cio­nó que en es­tos tiem­pos de es­trés, ace­le­re, de po­co tiem­po pa­ra uno, hay que sa­ber es­cu­char las vo­ces del cuer­po.

"Los psi­có­lo­gos de­ci­mos es­to: el cuer­po nos va ha­blan­do, nos di­ce co­sas. Hay per­so­nas que tie­nen has­ta una bue­na pre­pa­ga y sin em­bar­go no se ocu­pan de su cuer­po. No hay que des­obe­de­cer cuan­do el cuer­po ha­bla".

"Ten­go pa­cien­tes que di­cen 'me due­le la ca­be­za' y le pre­gun­to fuis­te al neu­ró­lo­go, al clí­ni­co. Pue­do en­ten­der que ese do­lor de ca­be­za pue­de es­tar re­la­cio­na­do con el es­tres, pe­ro lo man­do al clí­ni­co. Y tam­bién me en­cuen­tro con pa­cien­tes de 40 ó 50 años que no tie­nen un mé­di­co clí­ni­co”.

“Hay to­da una cul­tu­ra del des­cui­do del cuer­po. Por un la­do hay mu­cho gim­na­sio pe­ro no hay un mé­di­co que or­de­ne”.

“Des­pués es­tán los factores emo­cio­na­les, pe­ro hay que ver có­mo cui­dar el cuer­po bio­ló­gi­co, el cuer­po en con­cre­to. Sue­le su­ce­der que es­tas per­so­nas arri­ban a la dis­ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da por des­cui­do”, di­jo.

En re­la­ción a las obras so­cia­les, ma­ni­fes­tó que es to­do un mun­do.

“No­to que hay mu­cha bu­ro­cra­cia, cues­tión que sue­le ago­tar. Por en­de, co­mo te­ra­peu­ta acom­pa­ño mu­cho a la fa­mi­lia, pe­ro no ha­cien­do el trá­mi­te sino for­ta­le­cien­do, por­que la sen­sa­ción es de ba­jar los bra­zos”.

In­sis­tió en que “siem­pre en el te­ma de sa­lud hay mu­cha bu­ro­cra­cia. Tam­bién sue­le ha­ber abu­sos, eso es­tá cla­ro, y por ese mo­ti­vo las obras so­cia­les son muy es­tric­tas. Pe­ro el pro­fe­sio­nal de­be acom­pa­ñar mu­cho a la fa­mi­lia pa­ra que no ba­je los bra­zos por­que, en de­fi­ni­ti­va, si ello ocu­rre la per­so­na que más se per­ju­di­ca es la que tie­ne la dis­ca­pa­ci­dad”, sub­ra­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.