Ya no se tra­ta de ser nin­gún Gil

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

De nue­vo el bahien­se co­mún mi­ra de reojo a la Jus­ti­cia. Co­mo di­cien­do, e im­plo­ran­do, ¿cuán­do se pon­drá de­ci­di­da­men­te más cer­ca de las víc­ti­mas que de los vic­ti­ma­rios?

El de­ba­te no ce­de. Por­que las im­pli­can­cias, efec­tos y de­ri­va­cio­nes de la de­lin­cuen­cia, tam­po­co dan un pa­so atrás. Si­guen ga­nan­do te­rreno en la sen­si­bi­li­dad del ve­cino.

Dos se­ma­nas atrás, Nés­tor Gil, de 73 años, era gol­pea­do sal­va­je­men­te en su ca­sa de Ro­jas al 1700 tras ser sor­pren­di­do por tres mal­vi­vien­tes.

Pa­dre de los ex-bas­quet­bo­lis­tas Jo­sé Luis, Her­nán y Pa­blo Gil, el hom­bre ha­bía que­da­do con gra­ves se­cue­las, es­pe­cial­men­te en un ojo. E im­pre­vis­ta­men­te, mu­rió el lu­nes pa­sa­do por la tar­de de un in­far­to tras re­tor­nar a nues­tra ciu­dad lue­go de tra­tar­se por di­cha le­sión en una clí­ni­ca de Bue­nos Ai­res.

¿Quién pue­de ase­gu­rar que ese desen­la­ce do­lo­ro­so pa­ra la fa­mi­lia Gil no tu­vo di­rec­ta re­la­ción con aque­lla ex­pe­rien­cia la­ce­ran­te y trau­má­ti­ca?

Mien­tras tan­to, por es­tas ho­ras con­ti­núa in­ves­ti­gán­do­se si uno de los de­lin­cuen­tes que gol­peó con sa­ña a Gil, fue be­ne­fi­cia­do con sa­li­das tran­si­to­rias en la cár­cel de Vi­lla Flo­res­ta. Lo que se­ría un nue­vo men­sa­je de­mo­le­dor pa­ra la so­cie­dad bahien­se.

La in­ves­ti­ga­ción vin­cu­la a un pre­so con una ban­da que apro­ve­cha las sa­li­das de fin de se­ma­na pa­ra co­me­ter ro­bos, por lo que el asal­to don­de se gol­peó a Gil, qui­zás, no se tra­ta­ría de un ca­so ais­la­do.

A contrapelo de es­ta sen­sa­ción de im­pu­ni­dad que vi­ve la fa­mi­lia Gil y muy a pe­sar de la tris­te no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de es­ta nue­va víc­ti­ma de la in­se­gu­ri­dad, apa­re­ce, otra vez, el nu­lo sen­ti­do co­mún y de opor­tu­ni­dad que ofre­ce la Jus­ti­cia, pa­ra la que “no se pue­de ha­blar de un ho­mi­ci­dio”.

Se­gún el fis­cal Diego Con­ti, ti­tu­lar de la Uni­dad Fun­cio­nal de Ins­truc­ción y Jui­cio Nº 11 es­pe­cia­li­za­da en ro­bos con ar­mas, “no hu­bo cam­bios en la ca­rá­tu­la, que si­gue sien­do ro­bo tri­ple­men­te ca­li­fi­ca­do por el uso de ar­mas, por la co­mi­sión en po­bla­do y en ban­da, y por las le­sio­nes oca­sio­na­das".

Con­sul­ta­do so­bre los epi­so­dios de­lic­ti­vos re­gis­tra­dos re­cien­te­men­te, Con­ti se­ña­ló que res­pec­to del úl­ti­mo se­mes­tre de 2016 “la can­ti­dad de he­chos de­be ser pa­re­ci­da o, in­clu­so, es­ta­mos me­jor”. Pa­ra el fun­cio­na­rio ju­di­cial, “se ha lo­gra­do me­jo­rar”.

Lo di­jo en me­dio de un aba­ni­co de­lic­ti­vo de in­se­gu­ri­dad, en el que fluc­tua­ron aque­lla vio­len­ta en­tra­de­ra re­gis­tra­da en la vi­vien­da de los Gil, en Vi­lla Ama­duc­ci; el bru­tal asal­to a una dis­tri­bui­do­ra de Un­diano y Gra­na­da y tres ro­bos re­gis­tra­dos en el lap­so de una ho­ra y me­dia.

Y con víc­ti­mas del in­ce­san­te fla­ge­lo que se ma­ni­fies­tan en un es­ta­do to­tal de in­de­fen­sión. Co­mo Mau­ro, co­mer­cian­te del ba­rrio Pa­ta­go­nia, quien ma­ni­fes­tó su enojo tras su­frir es­ta se­ma­na el cuar­to asal­to en su lo­cal, en el que de­lin­cuen­tes irrum­pie­ron y se apo­de­ra­ron de unos 23 mil pe­sos en­tre di­ne­ro y mer­ca­de­ría.

“No te que­da otra que ce­rrar e ir­te a tu ca­sa. Así no se pue­de se­guir”, aña­dió, des­con­so­la­do, el pro­pie­ta­rio del ne­go­cio ubi­ca­do en Che­quén y 14 de Ju­lio. Y tie­ne mu­cha ra­zón el hom­bre. Sim­ple­men­te, por­que co­mo sur­ge de su desconsuelo, así no se pue­de se­guir...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.