Cri­men de Cris­tian Car­not­ta: “la tris­te­za es que to­do que­dó en la na­da”

La Nueva - - Seguridad -

pre es­tu­ve de no­vio con la mis­ma chi­ca”.

Aque­lla no­che, pre­vio a es­ta­cio­nar­se en el es­ce­na­rio de la tra­ge­dia, la pa­re­ja ha­bía sa­li­do pa­ra vi­si­tar a Ve­ró­ni­ca Gen­co, des­de siem­pre y has­ta la ac­tua­li­dad, la me­jor ami­ga de la chi­ca, pe­ro no la ha­lla­ron por­que se ha­bía ido a un ci­ne.

Los más me­mo­rio­sos re­cor­da­ran a Vic­to­ria co­mo la chi­ca que con­du­jo el au­to, ca­si sin sa­ber có­mo ha­cer­lo, tras­la­dan­do a su no­vio en bus­ca de au­xi­lio ha­cia el mis­mo si­tio don­de ha­bían es­ta­do poco an­tes.

“Apa­ren­te­men­te se le es­ca­pó el ti­ro. Me di­je­ron que, por las pe­ri­cias, no te­nía per­fil ho­mi­ci­da; pe­ro no me in­te­re­sa eso: él lo ma­tó, eso es lo que die­ci­ocho años des­pués me di­ce mi co­ra­zón. Se­gu­ra­men­te, si yo ma­to por mie­do, voy pre­sa. Y a mi no me sir­vió co­mo con­sue­lo que mu­rie­ra en la cár­cel”.

“Yo lle­gué has­ta el ba­rrio Coope­ra­ción II sin sa­ber ma­ne­jar. En un mo­men­to Lle­gó la po­li­cía y su­pues­ta­men­te no po­dían le­van­tar hue­llas di­gi­ta­les del ti­po, cuan­do él ha­bía ma­no­tea­do la puer­ta. Lo que pa­só fue que es­tá­ba­mos con el se­gu­ro, por eso des­pués dis­pa­ró con el vi­drio le­van­ta­do”, re­cuer­da Vic­to­ria.

La chi­ca ad­mi­te que siem­pre fue “te­me­ro­sa” y que Cris­tian era un poco más con­fia­do.

“El día que pa­só lo que pa­só, le di­je 'vie­ne un au­to, vá­mo­nos; me da mie­do', y él me di­jo 'de­be ser una pa­re­ji­ta que de­be bus­car un lu­gar pa­ra es­tar'. Es más, co­mo se lo pedí, él sa­lió; pe­ro vol­vió y me di­jo 'no seas tan mie­do­sa, no pa­sa na­da'. Y a los dos mi­nu­tos tu­vi­mos al ti­po en el au­to”.

“Era un lu­gar al que le gus­ta­ba ir a Cris­tian. No ha­cía­mos na­da en par­ti­cu­lar y va­le la acla­ra­ción por­que en un mo­men­to, con to­do lo que yo es­ta­ba vi­vien­do, a la gen­te le preo­cu­pa­ba lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do. Co­mo si hu­bié­ra­mos es­ta­do ha­cien­do al­go le die­ra cré­di­to o más de­re­cho a ese hom­bre a ma­tar­nos. O cues­tio­na­ban dón­de es­ta­ban los pa­dres de esos chi­cos. Yo eso lo pa­de­cí mu­cho, por­que el in­te­rés no pa­sa­ba por la muer­te de Cris­tian, sino por sa­ber qué es­tá­ba­mos ha­cien­do”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.