Hac­kear el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

Ju­lia aca­ba de fes­te­jar sus 14 años. No pa­ra de son­reír, de "in­ven­tar" gol­pes con su pa­lo de hoc­key. Y de pe­lear con su her­ma­ni­ta me­nor, de 7, por quién de las dos se adue­ña de­fi­ni­ti­va­men­te de la pie­za que com­par­ten en su ca­sa.

Tí­pi­ca ado­les­cen­te que sue­le pa­sar más tiem­po del in­di­ca­do con el ce­lu­lar fren­te a sus enor­mes ojos ne­gros, ex­pe­ri­men­ta día a día, aun­que con los lí­mi­tes que le im­po­nen sus pa­dres, en las re­des so­cia­les. De Fa­ce­book a Ins­ta­gram y vis­ce­ver­sa. Y los cons­tan­tes men­sa­jes de what­sapp a sus ami­gas, cla­ro.

Has­ta que... Al­guien hac­kea sus cuen­tas. La in­sul­ta, la hu­mi­lla, la in­va­de... Ya na­da es igual. La ex­pe­rien­cia ya re­sul­ta un tras­torno. Y hay que pa­rar­la pa­ra que no se con­vier­ta en al­go más neu­rál­gi­co. En una pe­sa­di­lla.

Co­mo ella, mu­chí­si­mas jo­ven­ci­tas pug­nan por con­se­guir li­kes. Ése pa­re­ce ser el man­da­to que ri­ge la vi­da (¿vir­tual? ¿real?) de los ado­les­cen­tes que han su­cum­bi­do al rei­na­do de Ins­ta­gram. Pe­ro es­ta vez, nin­gún “me gus­ta” mo­di­fi­ca­rá su in­cre­du­li­dad.

*** Una in­ves­ti­ga­ción de la ONG anti-bull­ying bri­tá­ni­ca Ditch The La­bel su­gie­re, en­tre mu­chas otras co­sas, que las re­des so­cia­les es­tán crean­do una ju­ven­tud más an­sio­sa.

Pe­ro, ade­más, ha­bla de los efec­tos no­ci­vos que sur­gen de es­ta nue­va era que inexo­ra­ble­men­te ex­pe­ri­men­tan la ma­yo­ría de nues­tros jó­ve­nes. En­tre ellos, el ci­ber bull­ying.

En­tre más de 10 mil per­so­nas de en­tre 12 y 20 años se pro­bó que esa prác­ti­ca es­tá bas­tan­te más ex­ten­di­da de lo que se su­po­nía: cer­ca del 70 por cien­to de los jó­ve­nes re­co­no­cie­ron ha­ber te­ni­do com­por­ta­mien­tos abu­si­vos ha­cia otras per­so­nas on li­ne y un 17 ase­gu­ró ha­ber su­fri­do bull­ying vir­tual.

Pe­ro se ha lle­ga­do a ex­tre­mos co­mo desa­rro­llar el mi­nu­cio­so apren­di­za­je de có­mo hac­kear, por ejem­plo, una cuen­ta de Ins­ta­gram pa­ra sa­ber la con­tra­se­ña que uti­li­za otra per­so­na y así es­piar­le “su al­ma”. Y, en oca­sio­nes, in­ten­tar de­vas­tar­la.

*** Ja­ni ape­nas tie­ne 10 años, pe­ro su cor­ta edad no le ha im­pe­di­do des­cu­brir un error en el sis­te­ma de Ins­ta­gram que le ha per­mi­ti­do hac­kear­lo.

Es­te pe­que­ño fin­lan­dés ni si­quie­ra al­can­za la edad ne­ce­sa­ria pa­ra po­der te­ner su cuen­ta, pe­ro tras des­cu­brir un error en es­ta apli­ca­ción, se ga­nó una re­com­pen­sa de na­da me­nos que 10 mil dó­la­res por par­te de Fa­ce­book, que es la pro­pie­ta­ria.

El pe­que­ño sos­tu­vo en el me­dio fin­lan­dés “Il­ta­leh­ti” que "po­dría eli­mi­nar cual­quier cuen­ta, in­clu­so la de Jus­tin Bie­ber". Y tie­ne so­lo 10 años.

En su­ma, que­da cla­ro que abrir in­ge­nua­men­te la in­ti­mi­dad só­lo pa­ra un gru­po se­lec­to de ami­gos o fa­mi­lia­res pue­de con­ver­tir­se en un via­je no desea­do ha­cia lo des­co­no­ci­do, con pea­jes y “es­pec­ta­do­res” in­de­sea­bles y un des­tino, al ca­bo, que pue­de con­ver­tir­se en tor­tuo­so.

An­te es­to, y ca­da vez más, los pa­dres de­be­re­mos asu­mir de una bue­na vez el ver­da­de­ro com­pro­mi­so que la vi­da nos le­gó.

El de ser tu­to­res y no me­ros es­pec­ta­do­res de ca­da ac­to de nues­tros hi­jos.

Muy es­pe­cial­men­te, aque­llos que los se­du­cen y vin­cu­lan a las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.