El mal es­ta­do de las pla­zo­le­tas del Tea­tro y có­mo me­jo­rar­las

Se tra­ta del úni­co ejem­plo en la ciu­dad de la de­no­mi­na­da cal­za­da por­tu­gue­sa. Se­gún un pro­fe­sio­nal del Co­ni­cet, una re­pa­ra­ción ade­cua­da no de­be­ría ser tan com­ple­ja co­mo pa­re­ce.

La Nueva - - LA CIUDAD - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

LU­GA­RES DE VA­LOR PA­TRI­MO­NIAL Mario Mi­ner­vino

Con un im­por­tan­te por­cen­ta­je de su su­per­fi­cie en muy mal es­ta­do, el pa­vi­men­to de las pla­zo­le­tas del Tea­tro Mu­ni­ci­pal si­guen su­frien­do una se­ve­ra afec­ta­ción.

No es la pri­me­ra vez que des­de es­te dia­rio se aler­ta so­bre in­ter­ven­cio­nes inade­cua­das en el pa­seo, so­bre to­do a car­go de em­pre­sas de ser­vi­cios, así co­mo la afec­taen ción por las raí­ces de los ár­bo­les, que co­mien­zan por le­van­tar un pi­so que, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, rá­pi­da­men­te se ve afec­ta­do.

Qui­zás po­cos ha­yan pres­ta­do aten­ción a la re­so­lu­ción cons­truc­ti­va que tie­ne la su­per­fi­cie de la man­za­na don­de se ubi­ca el Tea­tro, que si bien se ha or­ga­ni­za­do en dos pla­zo­le­tas --Ro­ber­to J. Pay­ró y Giu­sep­pe Ga­ri­bal­di-- en reali­dad se apli­có un tra­ta­mien­to úni­co a to­do el pi­so.

El tra­ba­jo, di­se­ña­do por el in­ge­nie­ro Adal­ber­to Pa­gano 1931, es el úni­co ejem­plo en nues­tra ciu­dad de una cal­za­da por­tu­gue­sa.

Así se co­no­ce a es­te pa­vi­men­to ar­ma­do con piedras irre­gu­la­res y que, a par­tir del con­tras­te de co­lo­res --ge­ne­ral­men­te blan­co y ne­gro--, se de­co­ra con di­fe­ren­tes pa­tro­nes y guar­das, lo cual da uni­dad al con­jun­to.

Una vis­ta aé­rea per­mi­te ad­ver­tir el par­ti­cu­lar di­se­ño con tri­den­tes y otro ti­po de geo­me­tría en guar­das, en pla­zas y ve­re­das.

Es­te ti­po de pa­vi­men­to es co­mún en los es­pa­cios pú­bli- del Co­ni­cet, es­ta­be­ció que las cos de paí­ses de ha­bla por­tu- mis­mos son de muy sim­ple gue­sa. Las ve­re­das de la pla­ya ob­ten­ción. de Co­pa­ca­ba­na, en Río de Ja- Las de co­lor blan­que­cino nei­ro, es un cla­ro ejem­plo. son cuar­ci­tas de gra­do fino,

Las pla­zo­le­tas del Tea­tro exis­ten­tes en can­te­ras de Pi­gué, ofre­cen va­rios "ba­ches", don- Sie­rra de la Ven­ta­na y de la fal­ta de pie­dra se agra­va Mar del Pla­ta. Las de tono día a día, ya que es sim­ple su gris azu­la­do, lu­ti­tas, se ob­tie­nen re­mo­ción. en Ola­va­rría y San Luis.

Un li­mi­tan­te que po­dría El pro­fe­sio­nal agre­gó que com­pli­car el arre­glo es la im- se pue­den con­se­guir "en po­si­bi­li­dad­deob­te­ner­pie­dras cual­quier mar­mo­le­ría de la si­mi­la­res a las ori­gi­na­les. Sin ciu­dad" y su­gie­re "ha­cer la em­bar­go, un es­tu­dio rea­li­za- com­pra con las mues­tras" do en 2010 por el geó­lo­go Ro- pa­ra ase­gu­rar coin­ci­den­cia ber­to Schi­liz­zi, in­ves­ti­ga­dor de tex­tu­ra y co­lor.

PA­BLO PRESTI - LA NUE­VA.

Es­te ti­po de pa­vi­men­to es co­mún en los es­pa­cios pú­bli­cos de paí­ses de ha­bla por­tu­gue­sa. La ve­re­das de Co­pa­ca­ba­na, en Río de Ja­nei­ro, son un ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.