Ni de­cre­to ni jui­cio po­lí­ti­co

La Nueva - - OPINIÓN - Por Car­los R. Baeza

El ofi­cia­lis­mo se en­cuen­tra em­pe­ña­do en re­mo­ver a la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral Ale­jan­dra Gils Car­bó y lue­go de des­car­tar la mo­di­fi­ca­ción de la Ley del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co así co­mo el dic­ta­do de un DNU -me­di­das am­bas que no so­por­ta­ban un test de cons­ti­tu­cio­na­li­da­des­tán es­tu­dian­do re­cu­rrir al jui­cio po­lí­ti­co, re­cur­so igual­men­te re­ñi­do con el art. 53 de la C.N.

1° Si bien en­tre 1862 y 1990 y a tra­vés de la ley 27, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia es­tu­vo in­te­gra­da no so­la­men­te por los ma­gis­tra­dos cu­yo nú­me­ro fue va­rian­do con el tiem­po, sino igual­men­te por el Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral y por en­de to­dos ellos po­dían ser so­me­ti­dos al jui­cio po­lí­ti­co, a par­tir de la ley 23.774 es­te es­que­ma va­rió y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­só de la ór­bi­ta del Po­der Ju­di­cial a la del Eje­cu­ti­vo a quien com­pe­tía su de­sig­na­ción y re­mo­ción, per­dien­do así la inamo­vi­li­dad de la que go­za­ba y no sien­do pa­si­ble ya del jui­cio po­lí­ti­co.

2° La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1994 dis­pu­so en el art. 120 que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es un ór­gano in­de­pen­dien­te in­te­gra­do por un Pro­cu­ra­dor y un De­fen­sor quie­nes go­zan de in­mu­ni­da­des fun­cio­na­les; en tan­to que las le­yes 24.946 y 27.148, que re­gla­men­ta­ron es­te ins­ti­tu­to, han dis­pues­to que el Pro­cu­ra­dor es de­sig­na­do por el Po­der Eje­cu­ti­vo con acuer­do de dos ter­cios de miem­bros pre­sen­tes del Se­na­do y que go­zan­do de inamo­vi­li­dad mien­tras ob­ser­ve bue­na con­duc­ta, so­lo pue­de ser re­mo­vi­do por jui­cio po­lí­ti­co (arts.18 y 76, res­pec­ti­va­men­te).

3° Los arts. 53, 59 y 60 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, re­gu­lan el trá­mi­te del jui­cio po­lí­ti­co en el cual la Cá­ma­ra de Dipu­tados for­mu­la con dos ter­cios de vo­tos, la acu­sa­ción al pre­si­den­te; vi­ce­pre­si­den­te; je­fe de ga­bi­ne­te de mi­nis­tros; mi­nis­tros y jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, por las cau­sa­les de mal desem­pe­ño; de­li­tos co­mu­nes o es­pe­cí­fi­cos del car­go; en tan­to que con igual ma­yo­ría ca­be al Se­na­do des­ti­tuir al fun­cio­na­rio. Y aquí ra­di­ca la in­via­bi­li­dad de so­me­ter a es­te pro­ce­so a la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral, to­da vez que se­gún el art. 53 el mis­mo so­lo pue­de al­can­zar a los fun­cio­na­rios fi­ja­dos en di­cha cláu­su­la y sin que una nor­ma de in­fe­rior je­rar­quía, co­mo la ley or­gá­ni­ca del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ya ci­ta­da, pue­da am­pliar esa nó­mi­na, ba­jo pe­na de vio­lar el prin­ci­pio de su­pre­res ma­cía con­sa­gra­do en el art. 31 de la Ley Fun­da­men­tal.

4° El he­cho que el art. 120 C.N con­fie­ra al Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral in­mu­ni­da­des fun­cio­na­les e in­tan­gi­bi­li­dad de re­mu­ne­ra­cio­nes, no lo con­vier­te en su­je­to pa­si­ble de jui­cio po­lí­ti­co ya que co­mo sur­ge de los de­ba­tes de la Con­ven­ción de 1994, so­lo se le ha con­fe­ri­do “in­mu­ni­dad fun­cio­nal a ima­gen y se­me­jan­za de la que se le ha otor­ga­do al De­fen­sor del Pue­blo. Ade­más, de­be ase­gu­rár­se­le, co­mo ocu­rre con los jue­ces, la in­tan­gi­bi­li­dad de las re­mu­ne­ra­cio­nes” (se­sión del 19(8/94, dia­rio de se­sio­nes, pg. 4673). Por ello, y en lo que ha­ce a las in­mu­ni­da­des, se re­fie­re a aque­llas de las que go­zan los le­gis­la­do­res (in­mu­ni­dad de opi­nión y de arres­to, arts. 68 a 70 de la Cons­ti­tu­ción) que el art. 86, in­tro­du­ci­do por la re­for­ma de 1994, ex­tien­de al De­fen­sor del Pue­blo, pe­ro sin que por ello es­te fun­cio­na­rio -ni por re­mi­sión, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co­pue­dan con­si­de­rar­se in­clui­dos en la ce­rra­da nó­mi­na del art. 53. Por tan­to, el es­que­ma ins­ti­tu­cio­nal es cla­ro en torno a la re­mo­ción de los dis­tin­tos car­gos: a) jui­cio po­lí­ti­co so­lo pa­ra quie­nes men­cio­na el art. 53; b) desafue­ro pa­ra los le­gis­la­do­res (art. 70); c) jue­ces in­fe­rio­res a tra­vés del ju­ra­do de en­jui­cia­mien­to (art. 115); d) el De­fen­sor del Pue­blo con el vo­to de dos ter­cios de las cá­ma­ras del Con­gre­so (art. 86) y e)el Au­di­tor Ge­ne­ral de la Na­ción de­sig­na­do por el Con­gre­so a pro­pues­ta del par­ti­do opo­si­tor con ma­yor nú­me­ro de le­gis­la­do- (art. 85) quien po­drá ser re­mo­vi­do por el mis­mo me­ca­nis­mo (art. 124 ley 24.156). Y res­pec­to a la in­tan­gi­bi­li­dad de re­mu­ne­ra­cio­nes, ello só­lo es una re­fe­ren­cia com­pa­ra­ti­va con si­mi­lar ga­ran­tía que la Cons­ti­tu­ción con­tem­pla pa­ra los miem­bros del Po­der Ju­di­cial.

5° Ya la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia ha sos­te­ni­do que los úni­cos ma­gis­tra­dos y fun­cio­na­rios que pue­den ser so­me­ti­dos a jui­cio po­lí­ti­co son los que enu­me­ra el art. 53 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal y “que una ley de ran­go in­fe­rior no pue­de crear más in­mu­ni­da­des que las que con­tie­ne la Car­ta Mag­na; lo con­tra­rio im­pli­ca­ría crear otras in­mu­ni­da­des no ins­ti­tui­das por los cons­ti­tu­yen­tes, otor­gan­do una ga­ran­tía de an­te­jui­cio que úni­ca­men­te pue­de con­fe­rir la Ley Fun­da­men­tal” (Fa­llos 320:2509). Pe­ro ni el art. 53 ni el 120 ni nin­gún otro de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal han pre­vis­to que el Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral pue­da ser re­mo­vi­do por jui­cio po­lí­ti­co ni de nin­gu­na otra for­ma, por lo cual de­bió el Po­der Cons­ti­tu­yen­te ha­ber pre­vis­to ex­pre­sa­men­te la for­ma de des­pla­zar­lo; pe­ro al ha­ber de­le­ga­do en el Con­gre­so esa atri­bu­ción, es­te pre­ten­dió in­cluir­lo por ley en el art. 53, lo cual co­mo di­jé­ra­mos re­sul­ta in­cons­ti­tu­cio­nal. Y si­mi­lar cri­te­rio se si­guió en la cau­sa “Mil­man” cuan­do la ley 27.120 pre­ten­dió con­fe­rir in­mu­ni­dad de arres­to a los le­gis­la­do­res del Par­la­sur, sos­te­nién­do­se la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del art. 16 de la mis­ma, ya que sien­do in­mu­ni­da­des pro­pias de la fun­ción que la Cons­ti­tu­ción con­ce­dió de ma­ne­ra res­tric­ti­va a los le­gis­la­do­res na­cio­na­les so­lo ca­be re­co­no­cer las mis­mas a los in­te­gran­tes de di­cho po­der en ra­zón del car­go que desem­pe­ñan, no sien­do pa­si­bles de una in­ter­pre­ta­ción ex­ten­si­va. En sín­te­sis: so­lo el Po­der Cons­ti­tu­yen­te pue­de in­cluir a los fun­cio­na­rios su­je­tos a jui­cio po­lí­ti­co, sin que el Po­der Le­gis­la­ti­vo pue­da am­pliar la nó­mi­na a tra­vés de una ley.

Por to­do ello, en­ten­de­mos que la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Na­ción Ale­jan­dra Gils Car­bó no pue­de ser re­mo­vi­da por jui­cio po­lí­ti­co (art. 53 C.N) sino úni­ca­men­te por de­ci­sión del P.E. con acuer­do del Se­na­do con dos ter­cios de miem­bros pre­sen­tes y por las cau­sa­les de mal desem­pe­ño o de­li­tos co­mu­nes o es­pe­cí­fi­cos del car­go (arg. arts. 11 y 76 ley 27.418).

“El ofi­cia­lis­mo es­tá em­pe­ña­do en re­mo­ver a la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral Ale­jan­dra Gils Car­bó y es­tu­dia re­cu­rrir al jui­cio po­lí­ti­co, re­cur­so re­ñi­do con el ar­tícu­lo 53 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal.”

Car­los R. Baeza es abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Vi­ve en Bahía Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.