El ba­ño de Al­ber­to Nis­man

La Nueva - - OPINIÓN -

LA NO­CHE del sá­ba­do 17 de enero de 2015, o la ma­dru­ga­da del do­min­go 18, el fiscal Al­ber­to Nis­man mu­rió. Te­nía 52 años y has­ta unas ho­ras an­tes tra­ba­jó afa­no­sa­men­te en la que se­ría su ex­po­si­ción an­te una co­mi­sión de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Na­ción.

Se ha man­da­do cons­truir una ré­pli­ca del lu­gar don­de fue ha­lla­do el cuer­po del fiscal, pa­ra tra­tar de acla­rar su muer­te.

NIS­MAN DA­RÍA a co­no­cer qué ele­men­tos con­si­de­ró pa­ra de­nun­ciar a la mis­mí­si­ma pre­si­den­ta de la Na­ción, Cris­ti­na Fer­nán­dez, y a otros fun­cio­na­rios del go­bierno, por un po­si­ble en­cu­bri­mien­to a sos­pe­cho­sos de ha­ber si­do par­te del aten­ta­do a la AMIA en nues­tro país, a par­tir de un me­mo­rán­dum de en­ten­di­mien­to con Irán. SIN EM­BAR­GO, lue­go de en­viar al­gu­nos men­sa­jes de te­lé­fono a alle­ga­dos, el fiscal mu­rió. De un ti­ro en la ca­be­za. En el ba­ño de su de­par­ta­men­to del pi­so 13 de la to­rre Le Parc, en Puer­to Ma­de­ro. Re­cién des­pués de las 22 de ese fa­tal do­min­go un ce­rra­je­ro abrió una puer­ta de ser­vi­cio y la cus­to­dia -que lle­va­ba más de diez ho­ras sin lo­grar que Nis­man la aten­die­ra- y la ma­dre del fiscal, ve­ri­fi­ca­ron esa si­tua­ción. LA NO­TI­CIA con­mo­vió al país y an­tes de que lle­ga­ra a la “es­ce­na del cri­men” la fiscal res­pon­sa­ble, ya una vein­te­na de per­so­nas aje­nas ca­mi­na­ba por el de­par­ta­men­to, pi­sa­ba la san­gre, to­ca­ba los ce­lu­la­res, em­ba­rra­ba los pi­sos, de­jan­do po­co me­nos que in­va­li­da­das to­das y ca­da una de las hue­llas. A 30 me­ses de aquel enero, la carátula del ca­so si­gue sien­do de “muer­te du­do­sa”. Na­die pue­de ase­gu­rar con cer­te­za si Nis­mam se sui­ci­dó o si fue ase­si­na­do. No hay acuer­do de a qué ho­ra pu­do ha­ber ocu­rri­do el in­ci­den­te. Ni por qué la cus­to­dia no es­tu­vo. Ni por qué las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad es­ta­ban to­das fue­ra de ope­ra­ti­vi­dad. Ni por qué el cuer­po pe­ga­do a la ba­ñe­ra apa­re­ció co­rri­do. POR ES­TAS ho­ras, se ha co­no­ci­do una si­tua­ción cuan­to me­nos cu­rio­sa. Se ha man­da­do cons­truir una ré­pli­ca del ba­ño don­de es­ta­ba el cuer­po de Nis­man, con la in­ten­ción de re­crear lo ocu­rri­do, en un aná­li­sis del cual par­ti­ci­pa­rán 28 ex­per­tos, un cu­bícu­lo cie­go ubi­ca­do en el pa­tio de Gen­dar­me­ría. ES POR de­más lla­ma­ti­vo que en un ca­so en el cual se con­ju­ga­ron tan­tas irre­gu­la­ri­da­des ope­ra­ti­vas, tan­tas de­cla­ra­cio­nes ten­den­cio­sas, con una mano sin hue­llas del pól­vo­ra, con pe­ri­cias que se con­tra­di­cen, con cues­tio­nes po­lí­ti­cas, se pien­se que un ba­ño clo­na­do ayu­da­rá a dilucidar al­go. EN SU tum­ba de La Ta­bla­da, a po­cos me­tros de las víc­ti­mas de la AMIA, Nis­man no pue­de ayu­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.