“El Prin­ci­pi­to” pu­do ha­ber­se ima­gi­na­do en Con­cor­dia

Hay prue­bas pa­ra creer que An­toi­ne Saint-Exu­péry co­no­ció a dos ni­ñas en esa lo­ca­li­dad que ha­brían ins­pi­ra­do el per­so­na­je cen­tral de la fa­mo­sa no­ve­la del es­cri­tor y avia­dor fran­cés.

La Nueva - - SOCIEDAD -

En el do­cu­men­tal Vue­lo noc­turno, que se es­tre­na hoy, el ci­neas­ta Ni­co­lás Her­zog, que vi­vió du­ran­te un tiem­po en Con­cor­dia, En­tre Ríos, re­cu­pe­ra un epi­so­dio ol­vi­da­do del pa­so de An­toi­ne de Saint-Exu­pery por el pa­la­cio de San Car­los en aque­lla lo­ca­li­dad don­de co­no­ció a dos ni­ñas que ha­brían ins­pi­ra­do el per­so­na­je cen­tral de El prin­ci­pi­to y al­gu­nos otros de aquel re­la­to.

Una se­rie de dis­cos de pas­ta que An­toi­ne de Saint-Exu­péry le en­vió a su com­pa­trio­ta, el ci­neas­ta Jean Re­noir du­ran­te 1941, sir­ven pa­ra re­cons­truir la re­la­ción que, dos años an­tes ini­ció el es­cri­tor y avia­dor con las lla­ma­das “princesitas argentinas” Ed­da y Suz­za­ne Fuchs, en Con­cor­dia, En­tre Ríos, que ter­mi­na­ron co­mo per­so­na­jes del ca­pí­tu­lo “Oa­sis” de su li­bro Tie­rra de Hom­bres.

Mu­cho se ha ha­bla­do a lo lar­go de la his­to­ria de di­fe­ren­tes anéc­do­tas de Sain­tE­xu­péry en su es­ta­día en la Ar­gen­ti­na, que po­drían -re­leí­das por ve­ci­nos de esos lu­ga­res-, ser las que lo im­pul­sa­ron a es­cri­bir El prin­ci­pi­to, su obra más exi­to­sa, sin em­bar­go Her­zog, en su re­co­rri­do de­tec­ti­ves­co, lo­gra re­unir las pis­tas y prue­bas su­fi­cien­tes co­mo pa­ra con­fir­mar­lo de una for­ma muy ori­gi­nal.

Her­zog, que con Or­ques­ta Ro­ja de­mos­tró te­ner un in­ge­nio sor­pren­den­te, y dio lu­gar a múl­ti­ples re­co­no­ci­mien­tos, re­co­rre es­ta vez uno y otro la­do del Atlán­ti­co -pai­sa­jes de Ar­gen­ti­na y Fran­cia- don­de el avia­dor y es­cri­tor vi­vió y de­jó una mar­ca que mu­chos años des­pués de­vino le­yen­da mu­chas ve­ces in­com­pro­ba­ble.

Or­ques­ta Ro­ja fue un do­cu­men­tal so­bre el Co­man­do Sa­bino Na­va­rro, un fal­so gru­po gue­rri­lle­ro que de­cía te­ner co­ne­xio­nes con los za­pa­tis­tas, in­ven­ta­do por vie­jos mi­li­tan­tes so­cia­les du­ran­te la cri­sis de 2000 tam­bién en Con­cor­dia, que ter­mi­nó sien­do só­lo una pues­ta en es­ce­na.

Saint-Exu­péry lle­gó a la Ar­gen­ti­na el 12 de oc­tu­bre de 1929, co­mo di­rec­tor de Trá­fi­co de la Ae­ro­pos­ta Ar­gen­ti­na, em­pre­sa de­di­ca­da al trans­por­te de co­rreo y de pa­sa­je­ros, fi­lial de una si­mi­lar de su país.

-Vue­lo noc­turno es una pe­lí­cu­la cons­trui­da en ba­se a las historias de dos pa­la­cios muy le­ja­nos en­tre sí, uno en San Car­los, en Con­cor­dia, el otro en Saint Mau­ri­ce-de-Ré­mens, Fran­cia...

-Ni­co­lás Her­zog: Una his­to­ria es­pe­ja­da. La pri­me­ra fra­se de la pe­lí­cu­la ha­bla de una cons­truc­ción en es­pe­jo. No so­la­men­te la de dos cas­ti­llos uno aquí y otro allá, sino tam­bién la de un es­pe­jo de su pro­pia his­to­ria en ese mis­mo lu­gar, él ve en esa his­to­ria al­go re­fle­ja­do de la de Saint Mau­ri­ce.

-T: De Sain­tex, co­mo le de­cían a Saint-Exu­péry, se cuen­tan va­rias historias re­la­cio­na­das con la Ar­gen­ti­na re­fe­ri­das a la po­si­bi­li­dad de ha­ber ima­gi­na­do El prin­ci­pi­to en un ho­tel de Os­ten­de... una es­pe­cie de apro­pia­ción.

-NH: To­do pue­blo o lu­gar por el que pa­só se re­la­cio­na de in­me­dia­to con el na­ci­mien­to de El Prin­ci­pi­to. Hay quie­nes di­cen que en un Gol­fo de Chu­but él vio la pan­za de una boa don­de ima­gi­nó el som­bre­ro y en Fran­cia me con­ta­ron que en reali­dad eran los re­fle­jos en una es­tu­fa a gas en la ca­sa de Saint Mau­ri­ce, que su­ge­rían al­go si­mi­lar y él siem­pre veía una boa...

-T: ¿Tu re­la­ción con Sain­tex na­ce por la ca­sa de Con­cor­dia...?

-NH: Arran­ca ahí, es el pun­to de par­ti­da, lo so­cio­ló­gi­co, que tam­bién es­tá en Or­ques­ta Ro­ja, enamo­rar­me un po­co del mi­to y có­mo se cons­tru­ye a par­tir de lo so­cial, pe­ro des­pués me in­tere­só mu­cho el per­so­na­je. Sa­bía muy po­co de él, más allá de ha­ber leí­do El prin­ci­pi­to, co­mo la ma­yo­ría, por­que no es un ti­po ar­chi­co­no­ci­do. La aca­de­mia no lo ha to­ma­do, en­ton­ces el res­to de su obra que es muy ri­ca, in­clu­so has­ta me­jor, no tie­ne do­mi­nio pú­bli­co. Me me­tí por ese la­do. Es un gran re­la­tor de la gue­rra, cons­tru­ye un po­co su hu­ma­nis­mo, su pun­to de vis­ta so­bre la vi­da en­tre gue­rras, y su obra es­tá te­ñi­da por esa im­pron­ta.

Mu­cho se ha­bló de di­fe­ren­tes anéc­do­tas de Saint-Exu­péry en su es­ta­día en la Ar­gen­ti­na, que po­drían ha­ber­lo im­pul­sa­do a es­cri­bir su li­bro.

El es­cri­tor per­ma­ne­ció só­lo 15 me­ses en Ar­gen­ti­na y vo­la­ba per­ma­nen­te­men­te a la Pa­ta­go­nia. Tam­bién pa­só bre­ves pe­río­dos en otras lo­ca­li­da­des.

TÉ­LAM

Ni­co­lás Her­zog lo­gró re­unir las pis­tas y prue­bas su­fi­cien­tes co­mo pa­ra con­fir­mar de una for­ma muy ori­gi­nal el ori­gen de El Prin­ci­pi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.