El an­ti­ci­clón “Lu­ci­fer” hun­dió a Ro­ma en una ola de ca­lor ré­cord

Una inusi­ta­da y as­fi­xian­te ra­cha de tem­pe­ra­tu­ras al­tí­si­mas azo­ta Ita­lia, con tem­pe­ra­tu­ras que su­pe­ran los 40ºC, por lo que fue de­cre­ta­da la aler­ta má­xi­ma en Ro­ma, Mi­lán y Ve­ne­cia.

La Nueva - - SOCIEDAD -

EL IN­FIERNO RO­MANO

Con tem­pe­ra­tu­ras ma­yo­res a 40 gra­dos en me­dio de una ola de ca­lor ré­cord que pro­vo­có la de­cla­ra­ción de “aler­ta ro­ja” por lo me­nos has­ta la no­che de hoy en 26 ciu­da­des ita­lia­nas, los tu­ris­tas y ha­bi­tan­tes de Ro­ma ape­lan a ocu­rren­cias de to­do ti­po pa­ra so­por­tar el in­fierno te­rre­nal en el que, más allá de la pre­sen­cia del Va­ti­cano, se trans­for­mó en es­tos días la “ciu­dad eter­na”.

El pe­li­gro de cor­tes de luz dia­rios ro­ta­ti­vos de ocho ho­ras anun­cia­dos por el “es­ta­do de emer­gen­cia” de­cla­ra­do en el la­go Brac­ciano, la prin­ci­pal fuente de agua de la ciu­dad, y el cie­rre al­ter­na­do en gru­pos de 30 ca­da 24 ho­ras de los fa­mo­sos be­be­de­ros pú­bli­cos pa­ra aho­rrar agua en me­dio de una se­quía que ya cau­só más de 2.000 mi­llo­nes de eu­ros de pér­di­das en to­do el país, com­ple­tan el ári­do es­ce­na­rio.

Pa­ra col­mo, una de las dos lí­neas de sub­te de la ciu­dad es­tá ce­rra­da en la mi­tad de su re­co­rri­do y fue re­em­pla­za­da por un sis­te­ma de bu­ses has­ta fi­nal de agos­to, lo que con­di­cio­na el mo­vi­mien­to de tu­ris­tas.

Ese es el pa­no­ra­ma con el que Ma­xi­mi­li­ano Ro­drí­guez, de 33 años y oriun­do de Quil­mes, lle­gó es­ta se­ma­na a la ca­pi­tal ita­lia­na pa­ra ha­cer tu­ris­mo.

Ro­drí­guez de­ci­dió via­jar a pe­sar de ha­ber re­ci­bi­do ad­ver­ten­cias de que lle­ga­ría a Ro­ma des­de el nor­te de Áfri­ca el an­ti­ci­clón “Lu­ci­fer”, que es­ta se­ma­na pro­vo­có la de­cla­ra­ción de “aler­ta ro­ja” por par­te del mi­nis­te­rio de Sa­lud en 26 ciu­da­des de to­do el país.

“Es di­fí­cil, so­bre­to­do por la hu­me­dad, pe­ro hay que bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra re­co­rrer Ro­ma y no mo­rir en el in­ten­to”, le di­jo a Té­lam mo­men­tos des­pués de con­cluir su vi­si­ta a la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro. “Tu­ve que lle­gar a las 8 de la ma­ña­na, cuan­do to­da­vía no es­tán los gran­des gru­pos de tu­ris­tas. Aun­que los be­be­de­ros de los al­re­de­do­res de la Pla­za San Pe­dro ayu­dan mu­cho”, aco­tó.

Las tra­di­cio­na­les y pe­que­ñas fuen­tes ins­ta­la­das en las cer­ca­nías de los pun­tos tu­rís­ti­cos son las po­cas que no en­tra­ron den­tro del plan de ra­cio­na­li­za­ción que dis­pu­so la co­mu­na an­te una se­quía que ha­ce que la ma­yo­ría de los ro­ma­nos se ha­ya ol­vi­da­do de lo que es la llu­via.

En el Va­ti­cano, los be­be­do­res per­ma­ne­cen abier­tos, pe­ro no las fuen­tes en “so­li­da­ri­dad con la se­quía que en­fren­ta Ro­ma”. El pro­pio pa­pa Fran­cis­co dis­pu­so que las dos fuen­tes del si­glo XVII que em­be­lle­cen la pla­za va­ti­ca­na es­tu­vie­ran sin agua has­ta nue­vo avi­so.

En el res­to de la ciu­dad, el go­bierno lo­cal dis­pu­so el cie­rre ro­ta­ti­vo de 30 be­be­de­ros ca­da día. Así, los ven­de­do­res am­bu­lan­tes de agua a un eu­ro la bo­te­lla de me­dio li­tro tie­nen es­tos días ca­si el mis­mo éxi­to que los que ofre­cen ro­sa­rios y es­tam­pas con la ca­ra del pa­pa Fran­cis­co que ca­da jor­na­da atraen mi­les de vi­si­tan­tes.

Sa­lud de­cla­ró la “aler­ta ro­ja” has­ta la no­che del sá­ba­do en 26 de las 27 ciu­da­des que mo­ni­to­rea a dia­rio, des­de la si­ci­lia­na Pa­ler­mo has­ta Bol­zano, en la fron­te­ra con Aus­tria. Au­dien­cias ba­jo te­cho

El pro­pio pa­pa Fran­cis­co dis­pu­so que las dos fuen­tes del si­glo XVII que em­be­lle­cen la pla­za va­ti­ca­na es­tu­vie­ran sin agua has­ta nue­vo avi­so por la se­quía.

EFE

Los tu­ris­tas se re­fres­can en la fuente 'Bar­cac­cia' si­tua­da en la pla­za de Es­pa­ña du­ran­te la ola de ca­lor, en Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.