Ca­so Ba­rra­gán: “Es un cri­men co­bar­de”, di­jo Ca­ro­li­na Pí­pa­ro

“No les im­por­ta la vi­da del otro”, agre­gó la mu­jer, quien su­frió la pér­di­da de su hi­jo en una sa­li­de­ra. Co­men­tó que in­ten­ta­rá po­ner­se en con­tac­to con la fa­mi­lia del co­mer­cian­te bahien­se.

La Nueva - - SEGURIDAD - Pa­blo Andrés Pascual ppas­cual@la­nue­va.com

Ca­ro­li­na Pí­pa­ro, quien en 2010, cuan­do se en­con­tra­ba em­ba­ra­za­da de nue­ve me­ses, fue víc­ti­ma de una sa­li­de­ra ban­ca­ria en la que re­ci­bió un dis­pa­ro que pu­so en ries­go su vi­da e hi­zo que su hi­jo Isi­dro mu­rie­ra po­co des­pués de na­cer, ca­li­fi­có co­mo “un cri­men co­bar­de” el ase­si­na­to del co­mer­cian­te bahien­se Ramiro Ba­rra­gán.

La mu­jer, quien for­ma par­te de la Aso­cia­ción Ci­vil Usi­na de Jus­ti­cia, que lu­cha por los de­re­chos de los fa­mi­lia­res de víc­ti­mas de ho­mi­ci­dios, y es pre­can­di­da­ta a dipu­tada pro­vin­cial por Cam­bie­mos, ase­gu­ró que “a los de­lin­cuen­tes no les im­por­ta la vi­da del otro”. Al ser con­sul­ta­da por La Nue­va.,

Pí­pa­ro sos­tu­vo que to­mó co­no­ci­mien­to del he­cho su­ce­di­do en nues­tra ciu­dad y ma­ni­fes­tó tam­bién su in­ten­ción de po­ner­se en con­tac­to con fa­mi­lia­res del jo­ven ase­si­na­do.

“Es­toy a dis­po­si­ción de la fa­mi­lia y en­tien­do el mo­men­to por el que es­tán pa­san­do. Voy a res­pe­tar es­ta si­tua­ción y cuan­do pue­da in­ten­ta­ré con­tac­tar­los pa­ra dar­les mi apo­yo y ayu­dar­los en lo que po­da­mos”.

Acer­ca de la vio­len­cia pues­ta de ma­ni­fies­to por los la­dro­nes, sos­tu­vo que “tie­ne que ver con la im­pu­ni­dad que les otor­ga la jus­ti­cia, con esa jus­ti­fi­ca­ción o ex­pli­ca­ción que le in­ten­ta bus­car a lo su­ce­di­do. La jus­ti­cia es­tá pa­ra pe­nar un he­cho, no pa­ra jus­ti­fi­car o ha­cer nin­gún ti­po de aná­li­sis”.

“Los de­lin­cuen­tes ac­túan de esa ma­ne­ra por­que es gra­tis, por­que son muy po­cos años y hay una jus­ti­cia que no cree en la pe­na”, si­guió di­cien­do.

De­lin­cuen­cia

Del mis­mo mo­do, Pí­pa­ro men­cio­nó que no se pue­de em­pa­ren­tar al fla­ge­lo de la de­lin­cuen­cia con los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad.

“Con mu­cho do­lor te­ne­mos que de­cir que en el país hay mu­chí­si­mos po­bres y po­quí­si­mos de­lin­cuen­tes. El vio­len­to y de­lin­cuen­te no re­pre­sen­ta a los sec­to­res vul­ne­ra­bles en lo más mí­ni­mo y, por el con­tra­rio, es­tos úl­ti­mos son los que más su­fren la in­se­gu­ri­dad”.

En ese sen­ti­do, reite­ró que “el de­lin­cuen­te que es­tá en la cár­cel no re­pre­sen­ta al po­bre en ab­so­lu­to".

"A la ma­yo­ría de la gen­te no se le cru­za sa­lir a ro­bar o ma­tar por­que no con­si­gue tra­ba­jo”, pro­si­guió.

Res­pec­to al trá­gi­co asal­to ocu­rri­do el lu­nes pa­sa­do en el comercio ubi­ca­do en la es­qui­na de Lí­bano y Pa­tri­cios, Ca­ro­li­na afir­mó que lo su­ce­di­do “cau­sa mu­chí­si­ma in­dig­na­ción”.

“Co­mo que es más có­mo­do pen­sar qué vi­da ha te­ni­do ese de­lin­cuen­te pa­ra sa­lir a ro­bar, en lu­gar de re­fle­xio­nar so­bre la vi­da que va a te­ner esa ne­na (la be­bé de sie­te me­ses, hi­ja del fa­lle­ci­do) que se que­da sin su pa­pá tan in­jus­ta­men­te”.

“Es­tá ins­ta­la­da esa cues­tión men­ti­ro­sa de que al de­lin­cuen­te no le im­por­ta su vi­da, pe­ro se pro­du­cen ase­si­na­tos co­mo es­te, que es un cri­men co­bar­de. No les im­por­ta la vi­da del otro, no la pro­pia”, re­mar­có.

Res­pec­to al tra­ta­mien­to de los de­te­ni­dos, se­ña­ló que “no hay que de­mo­ni­zar, pe­ro sí creo que se de­be ha­cer un tra­ba­jo di­fe­ren­te des­de la jus­ti­cia pe­nal y la cár­cel”.

So­bre el fi­nal des­ta­có la im­ple­men­ta­ción de la ley de de­re­chos y ga­ran­tías de las per­so­nas víc­ti­mas de de­li­tos.

“No ali­via el do­lor, pe­ro sí un mon­tón de cues­tio­nes de las que se te­nía que ocu­par la víc­ti­ma”.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

“Es­toy a dis­po­si­ción de la fa­mi­lia y en­tien­do el mo­men­to por el que es­tán pa­san­do”, ma­ni­fes­tó Ca­ro­li­na Pí­pa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.