In­con­ti­nen­cia, al­go que nos com­pli­ca la vi­da si no lo tra­ta­mos

La Nueva - - ÚLTIMA PÁGINA -

de Co­lo­proc­to­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral.

En tan­to, la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria es de­fi­ni­da co­mo la in­ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar y re­te­ner­la eva­cua­ción del con­te­ni­do ve­si­cal.

La in­con­ti­nen­cia anal con­sis­te en la in­ca­pa­ci­dad de con­tro­lar y con­te­ner la eva­cua­ción del con­te­ni­do del rec­to.

Un fac­tor adi­cio­nal que com­pli­ca am­bas si­tua­cio­nes es la ur­gen­cia que, se­gún ex­pli­ca el doc­tor Ro­sa­to, es la "ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de eva­cuar el con­te­ni­do de la ve­ji­ga o del rec­to", lo que da lu­gar a uno de los fan­tas­mas más te­mi­dos de am­bos pro­ble­mas: los "es­ca­pes" de ti­po in­vo­lun­ta­rio.

Am­bas si­tua­cio­nes pue­den pre­sen­tar­se, ade­más, con dis­tin­tos gra­dos de se­ve­ri­dad.

Se­gún el es­tu­dio Epi­cont, rea­li­za­do en No­rue­ga, so­bre ca­si 28 mil mu­je­res, un 25 por cien­to de las ma­yo­res de 20 años, es de­cir una de ca­da 4, ma­ni­fes­tó al­gún ti­po de in­con­ti­nen­cia uri­na­ria.

En­tre los hom­bres, un ter­cio su­fre la pér­di­da del con­trol de su ve­ji­ga en su adul­tez.

De acuer­do con los es­tu­dios po­bla­cio­na­les en el Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia, la in­con­ti­nen­cia fe­cal ocu­rre has­ta en el 18 por cien­to de la po­bla­ción.

Só­lo del 15 al 45 por cien­to de quie­nes la pa­de­cen bus­can ase­so­ra­mien­to.

Co­mo la in­con­ti­nen­cia fe­me­ni­na de es­fuer­zo sue­le es­tar vin­cu­la­da a la hi­per­mo­vi­li­dad de la ure­tra, los ejer­ci­cios de Ke­gel son una bue­na op­ción te­ra­péu­ti­ca pa­ra me­jo­rar el ba­jo tono de la mus­cu­la­tu­ra del sue­lo o pi­so pél­vi­co, por­que tra­ba­jan en la con­trac­ción de esos múscu­los.

Los ejer­ci­cios del pi­so pel­viano o de Ke­gel de­ben ha­cer­se con un ki­ne­sió­lo­go es­pe­cia­li­za­do.

Hay que rea­li­zar­los con una fre­cuen­cia de­ter­mi­na­da ca­da día, con re­pe­ti­cio­nes es­pe­cí­fi­cas.

Son, co­mo mí­ni­mo, seis se­sio­nes se­pa­ra­das una vez por se­ma­na, pe­ro des­pués hay que se­guir ha­cien­do el tra­ta­mien­to.

La reha­bi­li­ta­ción le­va su tiem­po y la ta­sa de cu­ra­ción es del 80 por cien­to, so­bre to­do en ca­sos de in­con­ti­nen­cia le­ve.

Es­tos ejer­ci­cios tam­bién pue­den ser rea­li­za­dos por los hom­bres, pe­ro no siem­pre son su­fi­cien­tes pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma.

En ca­sos más avan­za­dos, en las mu­je­res se pue­de rea­li­zar una ci­ru­gía an­ti­in­con­ti­nen­cia con ma­lla o sling que sos­tie­ne la ure­tra.

Con es­ta ci­ru­gía la reha­bi­li­ta­ción es in­me­dia­ta en ca­si el 90 por cien­to de los ca­sos.

Cuan­do la in­con­ti­nen­cia, en cam­bio es de ur­gen­cia los es­ca­lo­nes te­ra­péu­ti­cos tam­bién em­pie­zan por los ejer­ci­cios de Ke­gel y el cam­bio de há­bi­tos.

Una afec­ción que pre­sen­ta dis­tin­tos ti­pos

(*) Mé­di­ca uro­gi­ne­co­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.