Elec­cio­nes.

Al­gu­nos tips de es­pe­cia­lis­tas pa­ra in­ver­tir en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre.

La Nueva - - ECONOMÍA - Fran­cis­co Ri­nal­di fri­nal­di@la­nue­va.com

Que pe­sos, que dó­la­res, el des­tino de los aho­rros en tiem­pos elec­to­ra­les, lo que, en nues­tra Ar­gen­ti­na, es si­nó­ni­mo de tur­bu­len­cia, des­ve­la a más de uno.

Si los in­mue­bles son el vehícu­lo de in­ver­sión pre­fe­ri­do de los ar­gen­ti­nos por su se­gu­ri­dad y, en al­gu­nos ca­sos, ren­ta­bi­li­dad, exis­ten otras op­cio­nes me­nos co­no­ci­das, pe­ro no por eso, me­nos pro­ve­cho­sas.

Pa­ra ello, en bús­que­da de al­ter­na­ti­vas pa­ra quie­nes pu­die­ron guar­dar al­gu­nos pe­sos aba­jo del col­chón, “La Nue­va.”

dia­lo­gó te­le­fó­ni­ca­men­te con dos es­pe­cia­lis­tas en fi­nan­zas per­so­na­les. Los tra­mos sa­lien­tes, a con­ti­nua­ción.

Al mer­ca­do, res­pe­to

Por más que las historias de gen­te que se hi­zo ri­ca de la no­che a la ma­ña­na en la Bol­sa tien­ten a más de uno, lo cier­to es que se tra­ta de una op­ción que de­be ser tra­ta­da con cui­da­do.

“A al­guien con po­ca ex­pe­rien­cia, yo le di­ría, an­tes que na­da, que mi­re a las ac­cio­nes con mu­cho res­pe­to.

“In­ver­tir en ac­cio­nes por cuen­ta pro­pia es al­go muy in­tere­san­te, pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de un mer­ca­do muy vo­lá­til, por lo tan­to, no le acon­se­jo a al­guien sin co­no­ci­mien­to que se de­di­que a ven­der y com­prar ac­cio­nes per­ma­nen­te­men­te, por­que pue­de per­der mu­cho di­ne­ro.

“Por eso, hay que ase­so­ra­se con­ve­nien­te­men­te”, res­pon­dió Ma­riano Otálora, ex­per­to en Mer­ca­do de Ca­pi­ta­les y con­duc­tor del pro­gra­ma de ca­ble ¿Qué ha­ce­mos con los pe­sos?.

Ade­más de un ac­ti­vo in­ver­sor y li­cen­cia­do en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, Otálora tie­ne va­rios li­bros es­cri­tos. El úl­ti­mo, Los pró­ce­res y

el di­ne­ro, na­rra la ma­ne­ra en que al­gu­nos de los nom­bres más sig­ni­fi­ca­ti­vos de nues­tra his­to­ria ges­tio­na­ban sus in­ver­sio­nes.

--¿Qué op­cio­nes re­co­mien­da pa­ra un pe­que­ño aho­rris­ta?

--En es­te mo­men­to, es im­por­tan­te te­ner una car­te­ra bas­tan­te con­ser­va­do­ra. No re­co­men­da­ría asu­mir de­ma­sia­dos ries­gos. Las ga­nan­cias que es­tu­vo dan­do el mer­ca­do de ca­pi­ta­les son muy al­tas y creo que lle­gó el mo­men­to de res­guar­dar­se.

“Hoy, la car­te­ra de­be­ría ser 50% pe­sos y 50% en dó­la­res. En lo que res­pec­ta a pe­sos, re­co­mien­do sus­cri­bir una par­te en Le­bacs cor­tas y la otra en lar­gas (NdR: am­bos ins­tru­men­tos se pue­den ne­go­ciar con el ase­so­ra­mien­to de los pro­fe­sio­na­les de la Bol­sa lo­cal).

“Las Le­bacs son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va, por­que pa­gan un ren­di­mien­to que le ga­na a la in­fla­ción o le em­pa­ta. Las Le­tes en dó­la­res son otra muy bue­na idea”.

Pa­ra Otálora, em­pre­sas y par­ti­cu­la­res tie­nen que de­jar de la­do el pla­zo fi­jo.

“La gen­te tie­ne que aban­do­nar el pla­zo fi­jo, no tie­ne nin­gún sen­ti­do, pen­san­do en que hoy hay in­ver­sio­nes del mis­mo ries­go, mu­cho más fle­xi­bles y con me­jo­res ren­di­mien­tos”, di­ce, sin que le tiem­ble la voz.

Pe­ro, ¿qué po­dría re­em­pla­zar a otro clá­si­co de los aho­rris­tas ar­gen­ti­nos?

“Los fon­dos co­mu­nes de in­ver­sión. Pa­ra una em­pre­sa por ejem­plo, son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra in­ver­tir la li­qui­dez ex­ce­den­te por 24 ho­ras, por lo cual, la fir­ma que ma­ne­ja una ca­ja dia­ria, de­be­ría in­ver­tir sus fon­dos en esos ins­tru­men­tos pa­ra com­pen­sar la pér­di­da de va­lor del di­ne­ro.

“Pa­ra un par­ti­cu­lar, pen­se­mos en tér­mi­nos del ac­tual des­pe­gue de los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios y la suba, en pe­sos, de las co­ti­za­cio­nes de las pro­pie­da­des, de­ri­va­da del in­cre­men­to del dó­lar.

“Cuan­do sa­ca un cré­di­to , hay una ven­ta­na de 60 a 90 días has­ta que ese cré­di­to se acre­di­te ¿qué pue­de ha­cer en ese tiem­po el so­li­ci­tan­te con el mon­to de aho­rro pre­vio? Po­ner­lo en un fon­do co­mún de in­ver­sión pa­ra ob­te­ner un ren­di­mien­to, lo que le per­mi­ti­rá com­pen­sar o cu­brir­se, al me­nos en par­te, de la suba del dó­lar”.

Pa­ra to­dos los gus­tos

“Un fon­do co­mún de in­ver­sión es una bue­na al­ter­na­ti­va. Se tra­ta de una in­ver­sión co­lec­ti­va, que si­gue un re­gla­men­to de ges­tión.

“El mer­ca­do hoy ofre­ce fon­dos de ren­ta fi­ja (só­lo bo­nos pú­bli­cos o pri­va­dos), va­ria­ble (ac­cio­nes) y mix­ta (am­bos ins­tru­men­tos. La elec­ción del fon­do es­ta­rá di­rec­ta­men­te ata­da al per­fil de ries­go de ca­da in­tere­sa­do”, se­ña­la el ge­ren­te de Desa­rro­llo de la Bol­sa de Comercio de Bue­nos Aires y asi­duo co­lum­nis­ta so­bre te­mas bur­sá­ti­les y eco­nó­mi­cos, Clau­dio Zu­cho­vic­ki.

An­tes de de­ci­dir­se por un fon­do, es im­por­tan­te co­no­cer di­cho per­fil. La web de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res (CNV) un test pa­ra de­ter-

Al mo­men­to de de­ci­dir­se por cual­quier ins­tru­men­to de in­ver­sión, hay que te­ner en cuen­ta que el ries­go ce­ro no exis­te, acon­se­jan los en­ten­di­dos.

mi­nar­lo on li­ne.

Se­gún re­co­mien­dan los ex­per­tos, los fon­dos de ren­ta fi­ja son los más ap­tos pa­ra los in­ver­so­res con po­ca to­le­ran­cia al ries­go, mien­tras que los de ren­ta mix­ta o va­ria­ble son pa­ra los me­nos te­me­ro­sos.

“Hay que te­ner en cuen­ta que el ries­go ce­ro no exis­te, y de­pen­de del ins­tru­men­to ele­gi­do. La otra má­xi­ma es que la di­ver­si­fi­ca­ción lo re­du­ce”, ex­pli­có Zu­cho­vic­ki.

--¿Qué pa­sa con las pro­me­sas de ele­va­dos ren­di­mien­tos que ha­cen va­rios su­pues­tos “gu­rúes” de las fi­nan­zas?

--En un mer­ca­do re­gu­la­do, don­de las ta­sas de in­te­rés en dó­la­res no pa­san del 2%, que al­guien pro­me­ta ren­di­mien­tos que su­pe­ran el 10% es por­que in­vier­te en ac­ti­vos que son al­ta­men­te ries­go­sos.

“No hay que dar­le im­por­tan­cia a es­tos gu­rués, por­que si yo ten­go la cla­ve pa­ra ob­te­ner esos ren­di­mien­tos, ¿por qué no me de­di­co a ob­te­ner­los y pun­to? En mu­chos ca­sos, se tra­ta de per­so­nas que só­lo quie­ren vi­vir del di­ne­ro ajeno, a tra­vés de las co­mi­sio­nes que co­bran por in­ter­me­diar”, res­pon­de el en­tre­vis­ta­do, con va­rios años en el mer­ca­do bur­sá­til.

Preo­cu­pa­ción his­tó­ri­ca

In­ver­tir los aho­rros fue un des­ve­lo que no fue ajeno a al­gu­nas de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes de nues­tra his­to­ria.

Y así lo re­fle­ja Otálora en una com­ple­ta in­ves­ti­ga­ción, que de­ve­la la re­la­ción de los pró­ce­res con el vil me­tal.

“Hay pró­ce­res que apos­ta­ron al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Otros a la bol­sa de va­lo­res. Hay pró­ce­res que su­frie­ron la ban­ca­rro­ta. Y so­bre­vi­vie­ron a la hi­per­in­fla­ción. Al­gu­nos ve­nían de fa­mi­lias de al­ta al­cur­nia y lo per­die­ron to­do. Otros, ve­nían de un ori­gen hu­mil­de, y fue­ron los hom­bres más po­de­ro­sos de la pa­tria”, des­ta­ca Otálora. --¿Cuál fue el más há­bil en el ma­ne­jo de su di­ne­ro?

--Urquiza (Jus­to Jo­sé, 1801-1870, pri­mer pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal ar­gen­tino), fue uno de los em­pre­sa­rios más aven­ta­ja­dos de su tiem­po. Siem­pre aten­to a to­dos los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios, a lo lar­go de su vi­da fue co­mer­cian­te, te­rra­te­nien­te, ban­que­ro, has­ta em­pre­sa­rio del trans­por­te, in­clui­dos fe­rro­ca­rri­les y bar­cos. Fue un em­pren­de­dor to­do te­rreno, di­ce el au­tor.

--¿Es ver­dad que a Sarmiento lo acu­sa­ban de di­la­pi­dar la for­tu­na de su es­po­sa?

--Así es. Su es­po­sa, Be­ni­ta Pas­to­ri­za, era viu­da y ha­bía he­re­da­do una for­tu­na. Des­de que se ca­só con ella, Sarmiento de­jó de es­for­zar­se por lle­gar a fin de mes y se de­di­có de lleno a es­cri­bir. Vi­vía con mu­ca­mas. Y dis­fru­tan­do de sus ca­sas de cam­po. Y has­ta se dio el lu­jo de traer un im­pren­te­ro de Fran­cia. Al fi­nal, con la for­tu­na re­du­ci­da y con prue­bas de que Sar- mien­to le era in­fiel, Pas­to­ri­za le re­cla­ma­ba ha­ber di­la­pi­da­do su pa­tri­mo­nio. Es­te plei­to lo acom­pa­ñó has­ta el fi­nal e sus días. --¿Quién fue la fi­gu­ra que

me­jor su­peró una cri­sis?

--A Juan Fa­cun­do Qui­ro­ga (cau­di­llo y po­lí­ti­co rio­jano , 1788-1835), le to­có su­bir y ba­jar, y vol­ver a su­bir co­mo po­cos.

“Pa­ra 1820, era due­ño de mi­nas y te­nía una ex­ten­sa for­tu­na. Co­mo por en­ton­ces no exis­tía un mo­derno sis­te­ma ban­ca­rio en La Rio­ja, en­te­rró su ri­que­za. Pe­ro en 1830, fue ven­ci­do en la Ba­ta­lla de On­ca­ti­vo y de­bió aban­do­nar su pro­vin­cia y de­jar a su fa­mi­lia y a su for­tu­na.

Al ocu­par La Rio­ja el ge­ne­ral La­ma­drid (Gre­go­rio, 17951857) tor­tu­ró a su fa­mi­lia has­ta que re­ve­la­ran la ubi­ca­ción de aque­llos te­so­ros. En 1831, Qui­ro­ga lo­gró ven­cer a La­ma­drid y al re­tor­nar a su ho­gar, en­con­tró que to­do su di­ne­ro ha­bía si­do ro­ba­do.

El cau­di­llo rio­jano no so­lo re­cu­pe­ro el do­mi­nio del in­te­rior sino tam­bién de sus ne­go­cios y rá­pi­da­men­te lo­gró le­van­tar­se de esa caí­da. Al mo­men­to de su ase­si­na­to, era uno de los hom­bres más ri­cos y po­de­ro­sos del país”, fi­na­li­za Otálora.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.