Con­su­mo e in­ver­sión apa­re­cen en es­ce­na

La Nueva - - ECONOMÍA - Por Pa­blo Wen­de in­fo@la­nue­va.com

La eco­no­mía se lle­nó de los fa­mo­sos “bro­tes ver­des”. A las po­cas se­ma­nas de asu­mir, el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, sen­ten­cia el fin de la re­ce­sión. Aque­llas ex­pre­sio­nes que en aquel mo­men­to to­da­vía ge­ne­ra­ban in­cre­du­li­dad hoy son una reali­dad. Fi­nal­men­te lle­gó el se­gun­do se­mes­tre, tal co­mo lo ha­bía pro­me­ti­do el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, pe­ro una se­ma­na tar­de.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta re­cu­pe­ra­ción es que es bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­da. El cam­po si­gue sien­do uno de los que más trac­cio­na, apa­re­ce tam­bién con fuer­za la cons­truc­ción, pe­ro tam­bién ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y sec­to­res que ve­nían mu­cho más re­za­ga­dos co­mo la in­dus­tria, que ya es­tá mos­tran­do va­ria­cio­nes in­ter­anua­les po­si­ti­vas su­pe­rio­res al 6,6%.

La obra pú­bli­ca in­du­da­ble­men­te tam­bién re­sul­ta un fac­tor cla­ve, pe­ro ob­vio de­pen­de de un gas­to que el Go­bierno quie­re que em­pie­ce a ba­jar en re­la­ción al PBI. En otras pa­la­bras, la úni­ca ma­ne­ra de sos­te­ner el ac­tual rit­mo de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra de­pen­de de una ma­yor par­ti­ci­pa­ción pri­va­da.

Los nú­me­ros de la ac­ti­vi­dad en­tu­sias­man al Go­bierno. Si bien no ju­ga­rán un rol im­por­tan­te en las PA­SO, sí ten­drían ma­yor vi­si­bi­li­dad en oc­tu­bre, al mo­men­to de las elec­cio­nes. Se­gún cal­cu­lan en el pa­la­cio de Ha­cien­da, la eco­no­mía cre­ce­rá en el ter­cer tri­mes­tre a un rit­mo de 1,5% en com­pa­ra­ción con el se­gun­do. Es­to sig­ni­fi­ca que el cre­ci­mien­to anua­li­za­do ya es­tá en ni­ve­les del 6%. Ha­ce va­rios años que la eco­no­mía no pe­ga­ba un sal­to de es­tos ni­ve­les.

Pe­ro la re­cu­pe­ra­ción igual tie­ne sus be­mo­les. En el ca­so de la cons­truc­ción, por ejem­plo, has­ta aho­ra re­bo­tó un 70% de lo que se ha­bía per­di­do el año pa­sa­do, cuan­do se re­gis­tra­ron de­rrum­bes de has­ta 20%. Y el em­pleo re­gis­tra­do to­da­vía no vol­vió a los ni­ve­les del mo­men­to de la asun­ción de Ma­cri, aun­que el rit­mo de ge­ne­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo au­gu­ra que pró­xi­ma­men­te se su­pe­rarán aque­llas mar­cas.

Un tra­ba­jo dis­tri­bui­do por el mi­nis­te­rio de Ha­cien­da des­ta­ca, ade­más, dos gran­des ru­bros que em­pe­za­ron a des­pe­gar des­pués de un gran le­tar­go. Uno de ellos es la in­ver­sión, que em­pe­zó a con­so­li­dar se­ña­les po­si­ti­vas, aun­que nue­va­men­te des­de pi­sos ba­jos. En ju­nio, el in­cre­men­to fue de 13,6% y en el se­gun­do tri­mes­tre del año es­tu­vo 10,7% arri­ba del mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. La apues­ta ya no es a una llu­via de in­ver­sio­nes, pe­ro sí a una ex­pan­sión per­sis­ten­te en los pró­xi­mos años, en es­pe­cial si las elec­cio­nes sa­len de acuer­do a la ex­pec­ta­ti­va ofi­cial.

La otra va­ria­ble que em­pie­za a mos­trar vi­ta­li­dad es el con­su­mo, que cre­ció en ma­yo –siem­pre de acuer­do a los re­le­va­mien­tos de Ha­cien­da- en torno al 4,8% in­ter­anual. De la mano de una re­cu­pe­ra­ción del in­gre­so dis­po­ni­ble, se tra­ta de uno de los da­tos más es­pe­ra­dos por par­te del Go­bierno, que así bus­ca re­du­cir la bre­cha que exis­te en­tre los in­di­ca­do­res de la eco­no­mía y la sen­sa­ción de la ca­lle.

Al­go (o bas­tan­te) exa­ge­ra­do, Ni­co­lás Du­jov­ne ase­gu­ró es­ta se­ma­na que los sa­la­rios “le ga­nan por go­lea­da” a la in­fla­ción en 2017. Sin em­bar­go, la re­cu­pe­ra­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo es par­cial: me­jo­ra el ni­vel de in­gre­sos en tér­mi­nos reales pe­ro no re­cu­pe­ra aún del to­do lo que se ha­bía per­di­do el año pa­sa­do. Pe­se a la re­cu­pe­ra­ción gra­dual del con­su­mo, to­da­vía hay al­gu­nos seg­men­tos que no ter­mi­nan de me­jo­rar. Por ejem­plo, se­gún las pro­pias me­di­cio­nes ofi­cia­les las ven­tas en su­per­mer­ca­dos mues­tran una mer­ma aún de 2,5% en tér­mi­nos reales. Lo mis­mo su­ce­de con las ven­tas en los shop­pings.

La de­le­ga­ción empresaria que acom­pa­ñó al mi­nis­tro de Ha­cien­da in­glés es­ta se­ma­na re­sul­tó una nue­va con­fir­ma­ción de la ex­pec­ta­ti­va que si­gue des­per­tan­do la Ar­gen­ti­na. Pe­ro tan­to las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras co­mo las reales si­guen su­pe­di­ta­das al re­sul­ta­do elec­to­ral. El men­sa­je de la Ca­sa Ro­sa­da a los in­ver­so­res es que el re­sul­ta­do de oc­tu­bre se­rá fa­vo­ra­ble al Go­bierno, en es­pe­cial por la nue­va con­for­ma­ción que ten­drá el Con­gre­so: “Va­mos a su­mar más dipu­tados y se­na­do­res. Y si bien no va­mos a te­ner ma­yo­ría, al­can­za­ría pa­ra te­ner que ne­go­ciar con un so­lo blo­que en el Con­gre­so y no con dos”, es una de las prin­ci­pa­les ex­pli­ca­cio­nes que par­te des­de Ca­sa Ro­sa­da y que re­pi­ten en los des­pa­chos del área eco­nó­mi­ca.

Mien­tras tan­to, el mun­do fi­nan­cie­ro en­tró en un “wait and see”, so­bre to­do lue­go de las in­ter­ven­cio­nes del Ban­co Cen­tral que de­ja­ron en cla­ro que el te­cho del dó­lar por el mo­men­to es de $ 18. Mien­tras que la di­vi­sa en­con­tró ma­yor es­ta­bi­li­dad es­ta se­ma­na, lo mis­mo su­ce­dió con el ries­go y país y las ac­cio­nes. Que­dó to­do pa­ra­li­za­do a la es­pe­ra de los co­mi­cios. En el fon­do, lo que los in­ver­so­res quie­ren sa­ber es has­ta qué pun­to es real la ame­na­za de una vuel­ta del po­pu­lis­mo. Has­ta que esa in­cóg­ni­ta no que­de des­pe­ja­da, la re­cu­pe­ra­ción in­ci­pien­te de la eco­no­mía es­ta­rá pen­dien­do de un hi­lo.

Se­gún cal­cu­lan en el pa­la­cio de Ha­cien­da, la eco­no­mía cre­ce­rá en el ter­cer tri­mes­tre a un rit­mo de 1,5% en com­pa­ra­ción con el se­gun­do. Pe­se a la re­cu­pe­ra­ción gra­dual del con­su­mo las ven­tas en su­per­mer­ca­dos mues­tran una mer­ma aún de 2,5% en tér­mi­nos reales.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

La obra pú­bli­ca in­du­da­ble­men­te re­sul­ta un fac­tor cla­ve en la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.