“De­be­mos re­du­cir im­pues­tos pa­ra po­der ven­der los pro­duc­tos”

Pa­ra Luis M. Et­che­vehe­re, “si cree­mos que la im­por­ta­ción es un ta­bú, no va­mos a co­lo­car nues­tra car­ne”.

La Nueva - - ECONOMÍA - Gui­ller­mo D. Rue­da grue­da@la­nue­va.com En­via­do es­pe­cial a Bs. As.

“Otros paí­ses ocu­pa­ron nues­tro lu­gar y de­be­mos re­cu­pe­rar­lo. Pe­ro aho­ra mu­chos nos pre­gun­tan: '¿Uds. qué nos van a com­prar?' Y si acá hay al­gu­na in­dus­tria que in­sis­te con eso de que la im­por­ta­ción es ta­bú, no va­mos a po­der co­lo­car nues­tra car­ne. Es así de sen­ci­llo”.

Lo ase­gu­ró Luis Mi­guel Et­che­vehe­re, pre­si­den­te de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, y agre­gó: “¿Si es una tra­ba? No, es­to es un ne­go­cio. Es co­mo si me de­cís: 'Ven­de­me tal co­sa que no te pa­go...' ¿Cuál es la gra­cia? In­ter­na­cio­nal­men­te nos pue­den com­prar ali­men­tos, pe­ro de­be­mos ha­cer lo mis­mo con tex­ti­les, ma­qui­na­rias, pin­tu­ras o tec­no­lo­gía. Y así eli­gen otros paí­ses pa­ra ha­cer ne­go­cios, por­que en­tre com­prar ali­men­tos a cam­bio de na­da pre­fie­ren otra ne­go­cia­ción. El úni­co comercio que sir­ve es el de ida y vuel­ta”.

El di­ri­gen­te en­tre­rriano Nue­va.” re­ci­bió a “La en su des­pa­cho pa­ler­mi­tano tras la rea­li­za­ción de otra exi­to­sa ex­po­si­ción ru­ral y fue en­fá­ti­co res­pec­to de las con­di­cio­na­mien­tos de nues­tro país pa­ra po­der ex­por­tar pro­duc­tos ali­men­ti­cios. Mu­chos de ellos se de­ba­tie­ron en jor­na­das y se­mi­na­rios afi­nes du­ran­te los 12 días que du­ró la 131 edi­ción de la mues­tra.

—Ud. tam­bién in­sis­te con la com­pe­ti­ti­vi­dad...

—Cla­ro. So­mos un ac­tor mun­dial en la pro­duc­ción de ali­men­tos. In­de­pen­dien­te­men­te de las ideas que ten­ga­mos res­pec­to de lo que hay que ha­cer, man­da nues­tro com­pe­ti­dor. El ra­zo­na­mien­to es: pro­du­ci­mos tal ali­men­to y que­re­mos ir a aquel mer­ca­do. Lo pri­me­ro que te­ne­mos que ver es qué país lo es­tá abas­te­cien­do y a qué pre­cio, por­que a mu­chos de esos lu­ga­res nues­tros com­pe­ti­do­res lle­gan a 10 cuan­do no­so­tros lo ha­ce­mos a 14. Hay que ver dón­de hay pun­tos hi­po­té­ti­cos y co­rrer­los.

—¿Dón­de es­tán esos pun­tos?

—En los mu­ni­ci­pios, por ejem­plo, que dis­fra­zan im­pues­tos con ta­sas y no hay con­tra­pres­ta­ción al­gu­na.

"Hay pro­vin­cias que tie­nen in­gre­sos bru­tos y otras no. En En­tre Ríos la in­dus­tria no tie­ne in­gre­sos bru­tos y el cam­po sí. Otras pro­vin­cias tie­nen adua­nas, don­de pa­ra sa­car un pro­duc­to hay que pa­gar.

“Exis­ten com­po­nen­tes im­po­si­ti­vos des­de la ta­ri­fa del ce­lu­lar, la ener­gía eléc­tri­ca y el com­bus­ti­ble pa­ra la ca­mio­ne­ta, el trac­tor, la sem­bra­do­ra y la co­se­cha­do­ra.

“Lue­go uno va al puer­to y es­tán los ser­vi­cios por­tua­rios, el ama­rre de un bu­que. To­do hay que com­pa­rar­lo con lo que tie­nen nues­tros com­pe­ti­do­res.

“Un ejem­plo grá­fi­co: pe­ras y man­za­nas en el Va­lle. So­bre el sa­la­rio de un tra­ba­ja­dor del sec­tor, el apor­te pa­tro­nal es del 32-33%. Pa­ra lo mis­mo, en Chi­le es del 3% y en Su­dá­fri­ca del 2,7%, por ci­tar dos paí­ses que son com­pe­ti­do­res nues­tros. En un so­lo pro­duc­to hay 29 pun­tos de di­fe­ren­cia que nos sa­ca de la can­cha. Lo que es­ta­mos se­gu­ros que no hay que ha­cer es no ha­cer na­da. Y que es­to de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de no­so­tros, ya que na­die va a ve­nir a acon­se­jar­nos qué es lo que nos con­vie­ne".

—¿Se tra­ba­ja en fir­me so- bre es­to?

—Ur­ge ha­cer­lo, por­que el mun­do es­tá di­ná­mi­co y com­pe­ti­ti­vo. Mi­re­mos lo que su­ce­de en Bra­sil: es­tá me­tien­do pre­sos a to­dos los co­rrup­tos, fun­cio­na­rios o pri­va­dos. Los que co­me­tie­ron de­li­tos, y se de­mues­tra que es así, ter­mi­nan rá­pi­da­men­te en la cár­cel. Es­to es se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca; es de­cir, com­pe­ti­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal. Un in­ver­sor sa­be que la jus­ti­cia en Bra­sil es­tá bien, por­que se no­ta que es in­de­pen­dien­te y efi­cien­te. Y por otro la­do se vo­tó, en el Con­gre­so, una re­for­ma la­bo­ral muy im­por­tan­te. Bueno, la Ar­gen­ti­na tie­ne que po­ner­se aler­ta, más allá que to­do el mun­do pue­da sen­tir­se con de­re­cho a al­go, de­be­mos en­ten­der que te­ne­mos a un com­pe­ti­dor muy im­por­tan­te, que pro­du­ce en can­ti­dad y en ca­li­dad que, pues­to a ven­der, no va a de­jar es­pa­cios pa­ra paí­ses me­nos com­pe­ti­ti­vos.

—El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri fue cla­ro al res­pec­to, cuan­do di­jo que en nues­tro país es­tán los im­pues­tos al tra­ba­jo más al­tos del mun­do.

—Sí, cla­ro. No que­da otro ca­mino que de­cir: "Se­ño­res, em­pe­ce­mos a re­du­cir im­pues­tos de di­fe­ren­tes lu­ga­res pa­ra po­der ven­der nues­tros pro­duc­tos".

“En es­te sen­ti­do, la in­fra­es­truc­tu­ra es un pun­to vi­tal. Si pa­ra ha­cer 1.000 ki­ló­me­tros en ca­mión, tren o hi­dro­vía, pa­ga­mos 10 y un com­pe­ti­dor pa­ga 5, se ge­ne­ra un cos­to ex­tra que evi­ta po­der ven­der.

“Cul­pa de que el go­bierno an­te­rior se pe­leó con el mun­do y te­nía esa po­lí­ti­ca de no ex­por­tar, nues­tros com­pe­ti-

Nos pue­de de­cir que les en­can­tan nues­tros pro­duc­tos y que los quie­ren, pe­ro pre­gun­ta­rán: ¿qué nos van a com­prar Uds.?”. LUIS MI­GUEL ET­CHE­VEHE­RE PRE­SI­DEN­TE DE LA SRA

do­res ga­na­ron es­pa­cio y, pa­ra ga­nar es­pa­cio, la con­tra­ca­ra del pro­tec­cio­nis­mo es el acuer­do co­mer­cial.

“Pe­ro pa­ra ha­cer acuer­dos no se pue­de te­ner la inocen­cia de pen­sar que so­la­men­te va a ven­der en el mun­do.

“Na­die ha­bla de una im­por­ta­ción in­dis­cri­mi­na­da, que ya sa­be­mos que cau­sa da­ños, pe­ro vea­mos có­mo lo so­lu­cio­na­ron nues­tros com­pe­ti­do­res.

“En 2005 hu­bo un acuer­do en­tre los Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia, don­de co­men­za­ron con cier­tos pro­duc­tos con ce­ro por cien­to de aran­cel pa­ra im­por­tar y ex­por­tar, y otros pro­duc­to­res re­cién se van a li­be­rar en 2018, ¡tre­ce años más tar­de!

“Me ima­gino que los fun­cio­na­rios ha­brán ido a los sec­to­res más sen­si­bles de su eco­no­mía y les ha­brán di­cho: No que­re­mos que se pier­dan em­pleos, pe­ro les avi­sa­mos que tie­nen 13 años pa­ra re­con­ver­tir­se. Acá es­tá el cré­di­to y el ase­so­ra­mien­to que ne­ce­si­ten, pe­ro tras ese lap­so abri­mos la im­por­ta­ción. Así tu­vie­ron 13 años pa­ra co­lo­car sus pro­duc­tos don­de son más com­pe­ti­ti­vos”. —¿Se pue­de ha­cer eso en la Ar­gen­ti­na?

—La­men­ta­ble­men­te he­mos te­ni­do ma­las ex­pe­rien­cias. Se tra­ta de sec­to­res pro­tec­cio­nis­tas que nun­ca ter­mi­nan de ma­du­rar y pre­sio­nan o ha­cen lobby pa­ra que no se im­por­te. Se­ría im­por­tan­te que es­ta vez no per­da­mos la opor­tu­ni­dad. —¿El cam­po tie­ne una es­tra­te­gia a lar­go pla­zo?

—La te­ne­mos que ha­cer. La es­tra­te­gia es pre­gun­tar ha­cia dón­de que­re­mos ir. A qué con­ti­nen­te, a qué país, con qué con­di­cio­nes y con qué pro­duc­tos. Una vez que nos plan­tee­mos el ob­je­ti­vo, de­be­mos sa­ber qué pon­drá ca­da uno pa­ra lo­grar es­to. Por­que con una pro­vin­cia que tie­ne el 4 o 5% de in­gre­sos bru­tos no se irá a nin­gún la­do.

“In­sis­to: uno de­be­rá ba­jar un pun­to, otro ten­drá que sa­car una re­gu­la­ción y otro de­be­rá co­rrer la adua­na in­te­rior. Por­que la con­tra­par­ti­da de es­to es la ge­ne­ra­ción de em­pleo. Creo que a to­dos nos in­tere­sa es­te pun­to. —¿Có­mo es­tá la ga­na­de­ría?

—Hay muy bue­nas pers­pec­ti­vas y se es­tán re­te­nien­do vien­tres. Cre­ce­mos a un rit­mo de ca­si un mi­llón de ca­be­zas por año.

“Es­to es auspicioso, pe­ro nos ur­ge com­ple­tar to­da la aper­tu­ra de mer­ca­dos po­si-

bles, por­que si co­mo ve­mos se in­cre­men­tan el vo­lu­men, el stock y la pro­duc­ción, de­be­mos te­ner un des­tino pa­ra esa car­ne.

“Hoy, los ar­gen­ti­nos es­ta­mos co­mien­do 120 ki­los por ha­bi­tan­te por año en­tre cer­do, po­llo y car­ne va­cu­na. Pa­ra no inun­dar el mer­ca­do in­terno y, por en­de, de­pri­mir­lo, te­ne­mos que en­con­trar los ca­na­les de co­mer­cia­li­za­ción”. —¿Qué fal­ta pa­ra que se con­cre­te?

—Uru­guay tie­ne cin­co pro­to­co­los sa­ni­ta­rios con Chi­na: car­ne con­ge­la­da con hue­so, con­ge­la­da sin hue­so, en­fria­da, me­nu­den­cias y ter­mo­pro­ce­sa­dos. No­so­tros te­ne­mos só­lo uno: con­ge­la­da con hue­so.

“To­da­vía no ce­rra­mos con los Es­ta­dos Uni­dos. Con la Unión Eu­ro­pea se ne­go­cia, pe­ro aún no sa­be­mos en qué tér­mi­nos. La pri­me­ra ofer­ta de ellos fue ha­blar de to­dos los te­mas a ex­cep­ción de car­nes, vi­nos y eta­nol. Hay que tra­ba­jar fuer­te so­bre es­to”. —¿Y la agri­cul­tu­ra?

—Por un la­do se in­cre­men­tó a par­tir de la ba­ja de las re­ten­cio­nes, pe­ro aho­ra hay un te­ma cla­ve pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad: el trans­por­te. Cuan­do se en­ca­re­ce el fle­te se achi­ca la su­per­fi­cie agrí­co­la del país.

—¿Có­mo ob­ser­va a las eco­no­mías re­gio­na­les?

—Unas me­jor; otras peor. Tam­bién in­flu­yen los acuer­dos co­mer­cia­les y el te­ma del cos­to del trans­por­te. La dis­tan­cia a los puer­tos ha­ce que los pro­duc­tos, que son muy bue­nos en ori­gen, no sean com­pe­ti­ti­vos cuan­do los trae­mos a los puer­tos de Ro­sa­rio o de Bue­nos Aires.

—En nues­tra re­gión es­tá el te­ma de la ce­bo­lla, que le cues­ta ca­da vez más in­gre­sar al mer­ca­do bra­si­le­ño por la com­pe­ten­cia des­de Ho­lan­da...

—Va­le acla­rar que Ho­lan­da tra­ba­ja des­de ha­ce dé­ca­das en com­pe­ti­ti­vi­dad. Se­gu­ra­men­te le en­con­tra­ron la vuel­ta a los sis­te­mas re­fri­ge­ra­dos pa­ra man­te­ner la ce­bo­lla y que ese cos­to no se re­mar­que en el pre­cio fi­nal. Si bien no co­noz­co en de­ta­lle el ca­so de es­te cul­ti­vo, si se des­agre­gan los cos­tos que ya ci­ta­mos pa­ra otros pro­duc­tos, nos en­con­tra­mos an­te la mis­ma di­fi­cul­tad com­pe­ti­ti­va.

“Mu­chas ve­ces nos pre­gun­ta­mos có­mo un país lle­ga de ma­ne­ra com­pe­ti­ti­va a un pue­blo del in­te­rior pa­ra que el pro­duc­to sea más ba­ra­to que acá. Bueno, de eso se tra­ta la com­pe­ti­ti­vi­dad: gen­te pen­san­do to­dos los días en có­mo ha­cer me­jor las co­sas y de una ma­ne­ra más eco­nó­mi­ca pa­ra agre­gar va­lor”.

Et­che­vehe­re, en su des­pa­cho de la SRA en Pa­ler­mo.

FOTOS: PREN­SA SO­CIE­DAD RU­RAL AR­GEN­TI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.