Los in­de­ci­sos de­fi­ni­rían la elección

La Nueva - - EL PAÍS -

Ya ca­si pi­san­do el um­bral de las elec­cio­nes pri­ma­rias del do­min­go que vie­ne to­dos los fren­tes po­lí­ti­cos apu­ran un ti­ro­neo ge­ne­ral pa­ra cap­tar vo­tos en un con­tex­to de cam­pa­ña elec­to­ral que se “na­cio­na­li­zó” a par­tir de los te­mas so­cia­les más re­le­van­tes de la vida co­ti­dia­na: los pro­ble­mas del em­pleo, la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio fren­te a la gón­do­la y la in­se­gu­ri­dad en to­do el ám­bi­to bo­nae­ren­se.

El bar­co de Cam­bie­mos plan­tea un es­ce­na­rio de es­pe­ran­za, pe­ro ad­mi­te que el es­ce­na­rio elec­to­ral se pre­sen­ta “com­pli­ca­do” pa­ra el ofi­cia­lis­mo en la Pro­vin­cia -bá­si­ca­men­te en el Co­nur­bano pro­fun­do.

Por eso apues­tan to­do a la vi­si­bi­li­dad y a la imagen po­si­ti­va de la go­ber­na­do­ra María Eu­ge­nia Vidal.

La expectativa de ca­ra a las PA­SO, es que la man­da­más pue­da trans­fe­rir su po­pu­la­ri­dad a los pos­tu­lan­tes “pro­pios” del es­que­ma oficialista co­mo ha­ce dos años cuan­do ga­nó en la Pro­vin­cia. El pro­ble­ma que tie­ne Cam­bie­mos es que Vidal, es­ta vez. no va al to­pe de la bo­le­ta elec­to­ral.

“Cris­ti­na K en si­len­cio y des­cal­za pa­ra no ha­cer mucho rui­do ca­mi­na ju­gan­do ca­si a las es­con­di­das. Na­die quie­re ju­gar a la man­cha con (Julio) De Vi­do ni con otros por el mie­do al qué di­rán”, bro­mean ar­ti­lle­ros del ra­di­ca­lis­mo en un bro­te de mi­li­tan­cia ama­ri­lla den­tro de Cam­bie­mos.

“Por el me­dio y sin apu­ro van Ser­gio (Massa) y Mar­ga­ri­ta (Stol­bi­zer), y aun­que pa­rez­ca men­ti­ra a la iz­quier­da de to­do es­to ca­mi­na “la ges­tión” Vidal con­tra las ma­fias po­li­cia­les y los nar­cos, le me­te a las obras de in­fra­es­truc­tu­ra y mo­di­fi­ca con­duc­tas y cos­tum­bres de un Es­ta­do bo­nae­ren­se que ha­ce dé­ca­das no da ser­vi­cios de ca­li­dad”, di­cen en las dia­go­na­les.

“Sa­be­mos que fal­ta, por­que he­mos re­ci­bi­do una Pro­vin­cia que es­ta­ba de­vas­ta­da pe­ro los bo­nae­ren­ses no quie­ren vol­ver al pa­sa­do, en las PA­SO van a acom­pa­ñar a Cam­bie­mos”. Fra­se de­rra­ma­da co­mo in­yec­ción de con­fian­za den­tro de la Go­ber­na­ción.

An­te el al­to ín­di­ce de in­de­ci­sos, re­to­can el men­sa­je opo­si­tor del pe­ro­nis­mo en cual­quie­ra de sus “ver­sio­nes” do­més­ti­cas: CFK, el “cum­pli­dor” Flo­ren­cio Randazzo o el ti­gren­se Ser­gio Massa.

“El ciu­da­dano bo­nae­ren­se sa­be que quie­nes pre­ten­den en­ga­ñar al elec­to­ra­do pre­sen­tán­do­se co­mo las op­cio­nes son los que go­ber­na­ron du­ran­te años con de­sidia, con es­pe­cu­la­ción y con un mo­de­lo que lle­va­ba al país y a la Pro­vin­cia al fra­ca­so”, se se­ña­la.

Es en el co­nur­bano bo­nae­ren­se don­de en­cuen­tra su ma­yor for­ta­le­za la pos­tu­la­ción a se­na­do­ra na­cio­nal de Cris­ti­na Fer­nán­dez Kirchner (Uni­dad Ciu­da­da­na). En tér­mi­nos po­ten­cia­les se­ría la “can­di­da­tu­ra más vo­ta­da” de agos­to, se­gún va­rias en­cues­tas que andan agi­tan­do in­ter­lo­cu­to­res del PJ ortodoxo.

En to­do ca­so, una “foto elec­to­ral” an­tes de la con­tien­da real de oc­tu­bre.

La Pla­ta tie­ne su co­rre­la­to en la reapa­ri­ción del true­que, modalidad ve­ci­nal que vol­vió a ins­ta­lar­se des­pués de mu­chos años. “En los ba­rrios, cam­bian za­pa­ti­llas por le­che”, declaran di­ri­gen­tes kirch­ne­ris­tas al eva­luar la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial.

Tam­bién re­fle­jan la pre­sen­cia de un gran nú­me­ro de tra­ba­ja­do­ras man­te­ras en pla­za San Mar­tín, al fren­te de Ca­sa de Go­bierno de ca­lle 6.

“Fren­te a es­ta po­la­ri­za­ción que nos quie­ren ha­cer creer dos sec­to­res, pa­ra su pro­pia con­ve­nien­cia”, 1 País se en­fo­ca en la pro­pues­ta de ba­jar los pre­cios: "Fue muy do­lo­ro­so ver las imá­ge­nes de vehía Blan­ca).

No es al­go ca­sual: la María Eu­ge­nia Vidal pre­ten­de amon­to­nar una bue­na di­fe­ren­cia de vo­tos, co­sa que de al­gún mo­do ayu­da­ría a amor­ti­guar el pre­vi­si­ble tras­pié en mu­ni­ci­pios del sur del Co­nur­bano.

En de­fi­ni­ti­va, ca­si to­dos los la­bo­ra­to­rios po­lí­ti­cos ad­mi­ten que el vo­to “in­de­pen­dien­te” es al­ta­men­te sen­si­ble de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca y que no ne­ce­sa­ria­men­te lo que ocu­rra el do­min­go que vie­ne se re­pli­ca­rá en la “fi­nal elec­to­ral” de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.