Se­gu­ri­dad.

La Nueva - - SEGURIDAD -

En su mo­men­to, la fis­cal Clau­dia Inés Lo­ren­zo so­li­ci­tó que se le im­pon­ga al pro­ce­sa­do la pe­na de 14 años de pri­sión, con­si­de­rán­do­lo au­tor del de­li­to de ho­mi­ci­dio.

En el fa­llo, los jue­ces sos­tu­vie­ron que "re­sul­tó pa­ten­te, pe­se al es­fuer­zo rea­li­za­do, la di­fi­cul­tad de la fis­ca­lía pa­ra echar luz so­bre la muer­te del jo­ven. Tes­ti­gos re­ti­cen­tes a los que de­bió ha­cer­se com­pa­re­cer por la fuer­za pú­bli­ca, tes­ti­gos que se ne­ga­ban a in­gre­sar en la sa­la de jui­cio, la su­ges­ti­va fal­ta de me­mo­ria al mo­men­to de de­cla­rar. Es­to no es pro­duc­to del azar, sino el re­sul­ta­do de con­vi­vir en un ba­rrio en don­de --al me­nos en aque­lla épo­ca-- la vio­len­cia ar­ma­da era mo­ne­da co­rrien­te, en­tre ban­das com­pues­tas por per­so­nas en dispu­ta por el li­de­raz­go del sec­tor".

Esa vio­len­cia no só­lo si­gue vi­gen­te sino acre­cen­ta­da, y so­bran ejem­plos. Tal vez ac­tual­men­te po­drá mu­tar­se el es­ce­na­rio, pe­ro ese ti­po de con­flic­to es­tá acen­tua­do.

La con­cep­ción ma­yo­ri­ta­ria apun­ta a que mien­tras esas si­tua­cio­nes sean “di­ri­mi­das” en­tre in­di­vi­duos de la mis­ma con­di­ción so­cial, pa­re­cía que el pro­ble­ma no exis­tie­ra. Y ese es un error gra­ve. Por­que no hay lí­mi­tes geo­grá­fi­cos pa­ra la irra­cio­na­li­dad.

El 8 de di­ciem­bre de 2010, Bea­triz re­co­no­ció que “me cos­tó mucho dar a co­no­cer la tra­ge­dia que vi­ví. Hoy no me im­por­ta. To­do pa­sa, el tiem­po ayu­da; no a cu­rar he­ri­das sino a en­fren­tar al­go que, aun­que due­la de­cir­lo, se es­tá con­vir­tien­do en al­go co­mún. Ya no im­por­ta si al­guien mue­re, no hay un com­pro­mi­so de los que se ad­quie­ren cuan­do se ju­ra en un car­go o de los que tie­nen que ayu­dar­nos a que po­da­mos te­ner jus­ti­cia”.

Con su dolor en pleno pro­ce­so, Bea­triz com­ple­tó su pen­sa­mien­to, en el mis­mo tex­to, al re­cla­mar “que se bo­rre” la po­si­bi­li­dad de la “li­ber­tad por el be­ne­fi­cio de la du­da”.

Se­gu­ro, y afor­tu­na­da­men­te pa­ra quien no ex­pe­ri­men­ta ese des­ga­rra­dor dolor -por en­ci­ma de las cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas de ca­da ca­so-, sur­ge un in­te­rro­gan­te: ¿có­mo se si­gue?

Bea­triz, el 8 de fe­bre­ro de ese mis­mo año, a es­ca­sos días del dé­ci­mo ani­ver­sa­rio de la muer­te de Mau­ri­cio, ofre­ció una respuesta: “quie­ra Dios que no ha­ya si­do en vano tu par­ti­da. Vos y mi ama­do Lu­ciano me en­se­ña­ron al­go: caer es per­mi­ti­do; le­van­tar­se es obli­ga­to­rio”.

El men­sa­je no ha­ce dis­tin­cio­nes. La vio­len­cia es­tá pre­sen­te y su te­rri­to­rio es ili­mi­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.