¡Bas­ta de dar­les pe­lo­ta a los ba­rras!

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

De nue­vo un hecho de vio­len­cia en torno del fút­bol. Aun­que le­jos de una can­cha... El miér­co­les pa­sa­do de­bían con­fron­tar, en can­cha de Quil­mes, Ra­cing y Mitre de San­tia­go del Es­te­ro por Co­pa Ar­gen­ti­na. Con el adi­ta­men­to que Olim­po es­ta­ba a la ex­pec­ta­ti­va, ya que aguar­da­ba pa­ra en­fren­tar al ga­na­dor, el vier­nes pró­xi­mo en Mar del Pla­ta.

Pe­ro una nue­va re­frie­ga en­tre in­te­gran­tes de la ba­rra más pe­sa­da del club de Ave­lla­ne­da, La Guar­dia Im­pe­rial, con ba­la­zos y he­ri­dos, de­ri­vó en la medida de la Agen­cia de Pre­ven­ción de la Vio­len­cia en el Deporte (A.Pre.Vi.De) de sus­pen­der el cho­que pac­ta­do en es­ce­na­rio quil­me­ño. O sea, de nue­vo los vio­len­tos le ga­na­ron al fút­bol. Y la pre­gun­ta es: ¿por qué? Na­die pa­re­ce pre­gun­tar­se có­mo el ac­tual lí­der de esa fac­ción de la hin­cha­da al­bi­ce­les­te, Raúl Es­co­bar, apo­da­do el Gor­do Hue­vo, pa­só, en só­lo diez años, de te­ner un hu­mil­de kios­qui­to a po­seer un se­mi­pi­so a 50 me­tros de la ave­ni­da Mitre, en pleno Ave­lla­ne­da, va­lua­do en 250 mil dó­la­res, ade­más de tres la­va­de­ros de au­tos y una flo­ta de cua­tro vehícu­los, en­tre ellos una fla­man­te To­yo­ta Hi­lux.

Es­tá cla­ro que al Gor­do, a quien aho­ra le es­ta­ble­cie­ron el de­re­cho de ad­mi­sión, le dispu­tan el po­der eco­nó­mi­co de la ba­rra.

Y en es­te ca­so ya no sus­ten­ta­do por el do­mi­nio y fun­ción de los tra­pi­tos, la re­ven­ta de en­tra­das o el nar­co­me­nu­deo.

Se­gún el periodista Gustavo Gra­bia, re­co­no­ci­do por su in­ser­ción en te­mas re­la­cio­na­dos a los ba­rra­bra­vas, es­tos mu­cha­chos le­van­tan di­ne­ro a pa­la­das me­dian­te una cu­rio­sa y crea­ti­va prác­ti­ca.

Man­dan a con­fec­cio­nar a ta­lle­res clan­des­ti­nos, pren­das con la mar­ca La Guar­dia Im­pe­rial, al ca­bo seductora pa­ra los hin­chas a la ho­ra de ad­qui­rir pro­duc­tos ofi­cia­les del mer­chan­di­sing del club.

O sea que al­guien de Ra­cing, con el pre­si­den­te Víc­tor Blan­co a la cabeza, de­be­ría dar al­gu­na ex­pli­ca­ción. ¿Có­mo se con­vier­ten esas re­me­ras, bu­zos, go­rros, mates y has­ta re­lo­jes en "pro­duc­tos ofi­cia­les". Pe­ro na­da. No se avi­zo­ra en el club una ac­ti­tud pa­ra com­ba­tir a es­ta la­cra, arrai­ga­da ya den­tro y fue­ra de los es­ce­na­rios de jue­go.

¿Qué pue­de ha­ber de com­ple­jo en erra­di­car a es­tos vio­len­tos y en­ce­rrar­los don­de co­rres­pon­da? Cual­quie­ra que lo in­ten­ta­ra po­dría sa­ber fá­cil­men­te quié­nes son, dón­de vi­ven y qué ha­cen.

La re­es­truc­tu­ra­ción sal­va­do­ra de­pen­de, en de­fi­ni­ti­va, de una fir­me to­ma de con­cien­cia. De en­ten­der que no es­ta­mos fren­te a un pro­ble­ma de­por­ti­vo, sino pe­nal; y que no se tra­ta de hin­chas exal­ta­dos, sino de de­lin­cuen­tes.

La com­ple­ji­dad de la vio­len­cia en el fút­bol es, en de­fi­ni­ti­va, una ma­ne­ra de jus­ti­fi­ca­ción pa­ra quie­nes no ha­cen lo que tie­nen que ha­cer.

Por­que son cul­pa­bles al­gu­nos pre­si­den­tes de clu­bes que ne­go­cian el apo­yo de es­tos in­adap­ta­dos a cam­bio de fa­vo­res; co­mo los ju­ga­do­res y téc­ni­cos que sue­len ce­der a las pre­sio­nes y fi­nan­cian la vi­da de di­chos in­di­vi­duos, con via­jes de pla­cer in­clui­dos. Co­mo los del Gor­do Hue­vo jun­to a sus se­cua­ces en un cru­ce­ro de pla­cer... ¡Fil­ma­do y subido a las re­des so­cia­les por él mis­mo!

Y que que­de cla­ro; ba­rras eran las de an­tes. Las que se for­ma­ban con los hin­chas más enar­de­ci­dos y de mano pe­sa­da, pe­ro de ahí no pa­sa­ban, ni se re­ba­ja­ban al re­cur­so des­leal ni a la pu­ña­la­da ale­vo­sa o al dis­pa­ro ar­te­ro. Eso es­ta­ba ve­da­do.

Hoy, las ba­rras son, en esen­cia, aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas or­ga­ni­za­das pa­ra co­me­ter de­li­tos de to­da ín­do­le. El amor por la di­vi­sa ya es asun­to se­cun­da­rio. Lo bueno es que las ca­ras son har­to co­no­ci­das. Lo ma­lo, que si­guen ha­cien­do de las su­yas. Con to­tal des­par­pa­jo. E in­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.