Indra: la bom­ba fue en­via­da co­mo un “re­ga­lo”

El pa­que­te iba di­ri­gi­do al res­pon­sa­ble de RR.HH. de la em­pre­sa que ha­rá el es­cru­ti­nio pro­vi­so­rio de las PA­SO.

La Nueva - - EL PAÍS -

HU­BO DOS PER­SO­NAS HE­RI­DAS

El pa­que­te bom­ba que ex­plo­tó en las ofi­ci­nas de la em­pre­sa Indra, que ha­rá el es­cru­ti­nio pro­vi­so­rio de las elec­cio­nes PA­SO de ma­ña­na, te­nía pól­vo­ra ne­gra y blan­ca, había si­do ar­ma­do con un ca­ño de plo­me­ría y es­ta­ba di­ri­gi­do co­mo "re­ga­lo" al res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos de la fir­ma.

Así lo in­for­ma­ron fuen­tes ju­di­cia­les, que pre­ci­sa­ron que la in­ves­ti­ga­ción aho­ra se cen­tra en dos hi­pó­te­sis: si tu­vo vin­cu­la­ción con las elec­cio­nes o con un pro­ble­ma la­bo­ral con la em­pre­sa, en la que se había re­gis­tra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas un cen­te­nar de re­ti­ros vo­lun­ta­rios.

Por lo pron­to, ante la po­si­bi­li­dad de que el ata­que ten­ga que ver con los co­mi­cios, la Cámara Na­cio­nal Elec­to­ral re­cla­mó al Go­bierno que se to­men "los re­cau­dos de se­gu­ri­dad" de ca­ra a las PA­SO.

Fuen­tes ju­di­cia­les in­for­ma­ron que el pre­si­den­te de ese tri­bu­nal, San­tia­go Cor­cue­ra, di­ri­gió su so­li­ci­tud al Mi­nis­tro del Interior, Ro­ge­lio Fri­ge­rio, y ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por si los au­to­res del en­vío de la en­co­mien­da ex­plo­si­va "pre­ten­die­ron bus­car re­la­ción con la ce­le­bra­ción de los co­mi­cios, que son la ex­pre­sión de so­be­ra­nía de la ciu­da­da­nía de la Na­ción".

Por ello, el juez sub­ra­yó el pe­di­do de que "se ex­tre­men los re­cau­dos de se­gu­ri­dad a fin de trans­mi­tir tran­qui­li­dad a la po­bla­ción pa­ra ase­gu­rar el más pa­cí­fi­co ejer­ci­cio de sus de­re­chos po­lí­ti­cos".

La ex­plo­sión ocu­rrió es­te jue­ves en las ofi­ci­nas de la em­pre­sa en el quin­to pi­so del edi­fi­cio Ma­de­ro Ri­ver­si­de, sobre la calle Ce­ci­lia Grier­son al 200, en el ba­rrio por­te­ño de Puer­to Ma­de­ro, don­de re­sul­ta­ron le­sio­na­das dos per­so­nas: la re­cep­cio­nis­ta que abrió el sobre y el ca­de­te que había lle­va­do el pa­que­te y es­ta­ba jun­to a ella.

Las fuen­tes pre­ci­sa­ron que el pa­que­te te­nía co­mo re­mi­ten­te "Per­fu­me­ría Aman­da", de la calle La­va­lle 585, que no exis­te, y co­mo des­ti­na­ta­rio a To­más Con­tre­ras, di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Indra.

En ri­gor, el res­pon­sa­ble de esa área no tie­ne ese nom­bre aquí en Bue­nos Ai­res -se­gún pá­gi­nas de In­ter­net- y el Con­tre­ras que apa­re­ce es Di­rec­tor Cor­po­ra­ti­vo de RR.HH. de Indra en Es­pa­ña e in­clu­so dio no­tas di­cien­do: "Somos una com­pa­ñía glo­bal y te­ne­mos in­terio­ri­za­do que el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal pa­sa por ex­pe­ri­men­tar una ca­rre­ra que pue­de con­lle­var asig­na­cio­nes in­ter­na­cio­na­les".

Tal co­mo se in­for­mó, el pa­que­te fue di­ri­gi­do a un edi­fi­cio de la calle Pa­ra­ná 1073, del ba­rrio por­te­ño de Re­co­le­ta, don­de fun­cio­na­ron las ofi­ci­nas de Indra has­ta la se­ma­na pa­sa­da, y lue­go re­di­rec­cio­na­do a las nue­vas ins­ta­la­cio­nes de Puer­to Ma­de­ro.

En ese mar­co, se pi­die­ron las gra­ba­cio­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad lin­de­ras al edi­fi­cio de Pa­ra­ná ca­si San­ta Fe, pa­ra po­der ver si se iden­ti­fi­ca a la per­so­na que de­jó el pa­que­te el pa­sa­do mar­tes.

A la es­pe­ra de ese ma­te­rial, los ex­per­tos de la Di­vi­sión Ex­plo­si­vos de la Po­li­cía Fe­de­ral es­ta­ban rea­li­zan­do un aná­li­sis de­ta­lla­do del ar­te­fac­to en cues­tión.

Aun­que en prin­ci­pio se ha­bló de un apa­ra­to so­fis­ti­ca­do, las fuen­tes pre­ci­sa­ron que se tra­tó de un ca­ño de plo­me­ría, del estilo de los que se com­pran en las fe­rre­te­rías, al que se le co­lo­có pól­vo­ra y un ac­ti­va­dor pa­ra que es­ta­lla­ra en el mo­men­to en que se abrie­ra el pa­que­te.

El juez Daniel Ra­fe­cas y el fis­cal Gui­ller­mo Ma­ri­juan dis­pu­sie­ron que se to­me de­cla­ra­ción al per­so­nal de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la fir­ma pa­ra po­der es­cla­re­cer de­ta­lles sobre el es­ce­na­rio que se vi­vía en la em­pre­sa.

Unas ver­sio­nes in­di­ca­ron que había un cli­ma de "in­ter­na" en la com­pa­ñía, mien­tras que otras fuen­tes se en­car­ga­ron en sub­ra­yar que el te­ma es­ta­ría vin­cu­la­do di­rec­ta­men­te a las elec­cio­nes.

Indra emi­tió un nue­vo co­mu­ni­ca­do en el que ase­gu­ró que "pe­se al la­men­ta­ble su­ce­so, Indra ofre­ce­rá el ser­vi­cio de es­cru­ti­nio pro­vi­so­rio de las pró­xi­mas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas man­te­nien­do la má­xi­ma ca­li­dad y fia­bi­li­dad, co­mo siem­pre lo ha hecho".

Tam­bién sos­tu­vo que es­tá "tra­ba­jan­do con la Jus­ti­cia, y a to­tal dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes, pa­ra el es­cla­re­ci­mien­to de lo ocu­rri­do". Y ade­más El mi­nis­tro del Interior, Ro­ge­lio Fri­ge­rio, evi­tó vin­cu­lar el ata­que ocu­rri­do en las ofi­ci­nas de Indra con mo­ti­vos po­lí­ti­cos y ga­ran­ti­zó "la se­gu­ri­dad de to­do lo re­fe­ren­te al ac­to co­mi­cial" de ma­ña­na. "Es­te es un ca­so que ya es­ta en ma­nos de la Jus­ti­cia, le ha or­de­na­do al Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad que co­mien­ce in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da sobre lo que su­ce­dió", ex­pli­có el ti­tu­lar de la car­te­ra po­lí­ti­ca en re­la­ción al aten­ta­do a Indra.

El juez Ra­fe­cas (fo­to) y el fis­cal Ma­ri­juan dis­pu­sie­ron que se to­me de­cla­ra­ción al per­so­nal pa­ra es­cla­re­cer de­ta­lles sobre el es­ce­na­rio que se vi­vía en la fir­ma.

Ade­más, ase­gu­ró que dia­lo­gó con su par de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, y ga­ran­ti­zó "to­tal­men­te la se­gu­ri­dad de to­do lo re­fe­ren­te al ac­to co­mi­cial del do­min­go".

TÉ­LAM

La ex­plo­sión ocu­rrió en la se­de ubi­ca­da en Puer­to Ma­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.