Pro­ce­san a un ex­fun­cio­na­rio K por un li­bro sobre la “dé­ca­da ga­na­da”

El juez Clau­dio Bo­na­dio con­si­de­ró que Ja­vier Gros­man es “par­tí­ci­pe ne­ce­sa­rio” en la causa que in­ves­ti­ga pre­sun­tas ma­nio­bras de­frau­da­to­rias en la li­ci­ta­ción pa­ra im­pri­mir el tra­ba­jo, que cos­tó $ 800 mil, pe­ro no se pu­bli­có.

La Nueva - - EL PAÍS -

SIN PRI­SIÓN PRE­VEN­TI­VA

El juez fe­de­ral Clau­dio Bo­na­dio pro­ce­só ayer al ex­fun­cio­na­rio kirch­ne­ris­ta Ja­vier Gros­man en el mar­co de una causa que in­ves­ti­ga su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la con­tra­ta­ción pa­ra la pu­bli­ca­ción del li­bro "La Dé­ca­da Ga­na­da", que nun­ca se im­pri­mió.

En una re­so­lu­ción da­da a co­no­cer a tra­vés del Cen­tro de In­for­ma­ción Ju­di­cial, el ma­gis­tra­do dis­pu­so el pro­ce­sa­mien­to sin pri­sión pre­ven­ti­va del ex­fun­cio­na­rio en ca­li­dad de "par­tí­ci­pe ne­ce­sa­rio" de los pre­sun­tos de­li­tos de "de­frau­da­ción por ad­mi­nis­tra­ción abu­si­va o in­fiel en per­jui­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca".

Tam­bién, pro­ce­so al ex ge­ren­te ge­ne­ral ope­ra­ti­vo de la Ca­sa de la Mo­ne­da Die­go Oller, sobre quien, al igual que a Gros­man, man­dó a tra­bar un em­bar­go de 800 mil pe­sos.

Se tra­ta del mis­mo ex­pe­dien­te en el que ya se en­cuen­tran pro­ce­sa­dos, tam­bién sin pri­sión pre­ven­ti­va, el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia y ex­ti­tu­lar de la Agen­cia Fe­de­ral de In­te­li­gen­cia (AFI), Os­car Pa­rri­lli, y la ex­ti­tu­lar de la Ca­sa de la Mo­ne­da Kat­ya Dau­ra.

En la causa ju­di­cial se in­ves­ti­gan pre­sun­tas ma­nio­bras de­frau­da­to­rias que se ha­brían con­cre­ta­do en el mar­co de la li­ci­ta­ción pú­bli­ca 16/13 pa­ra la im­pre­sión de un li­bro de­no­mi­na­do "La Dé­ca­da Ga­na­da" en la Ca­sa de Mo­ne­da.

Se­gún el ex­pe­dien­te, el tra­ba­jo no se hi­zo pe­ro se pa­ga­ron 800.000 pe­sos, en un pro­ce­so li­ci­ta­to­rio “di­rec­cio­na­do”, por­que “se es­co­gió de an­te­mano la so­cie­dad que re­sul­ta­ría ad­ju­di­ca­da” y “se con­sin­tie­ron los pro­ce­de­res que de­ri­va­rían en las con­se­cuen­cias le­si­vas pa­ra los fon­dos pú­bli­cos”.

Gros­man, ex­pro­duc­tor mu­si­cal, fue di­rec­tor del pre­dio de Tec­nó­po­lis y, en­tre los ro­les que ejer­ció du­ran­te la ges­tión del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria al fren­te del Eje­cu­ti­vo, se des­ta­có la or­ga­ni­za­ción de los fes­te­jos por el Bi­cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción de Mayo, en 2010, y la coor­di­na­ción de la trans­mi­sión du­ran­te los fu­ne­ra­les de Nés­tor Kirch­ner, en octubre de ese mis­mo año.

"En es­te su­ma­rio se ha cons­ta­ta­do que el pa­tri­mo- nio de una so­cie­dad del Es­ta­do (Ca­sa de Mo­ne­da) fue efec­ti­va­men­te afec­ta­do, pues in­clu­so pre­vio a ser ad­ju­di­ca­da en la li­ci­ta­ción la em­pre­sa de men­ción, ope­ró a a 'cos­to hun­di­do', au­to­ri­zan­do im­por­tan­tí­si­mos gastos en fa­vor de ter­ce­ros en for­ma ex­cep­cio­nal, en los tér­mi­nos del es­ta­tu­to", in­di­có Bo­na­dio en su fa­llo.

Allí, re­cor­dó tam­bién que, en el mar­co de ese ex­pe­dien­te, el Tri­bu­nal de al­za­da ya había pues­to de ma­ni­fies­to “la no­to­ria des­aten­ción de los fun­cio­na­rios en pro­te­ger ta­les in­tere­ses con­fia­dos, de- be ser ne­ce­sa­ria­men­te vin­cu­la­do a las re­fe­ren­cias y da­tos que su­gie­ren que, de an­te­mano, era co­no­ci­do que la em­pre­sa se­ría se­lec­cio­na­da pa­ra ope­rar en se­me­jan­tes con­di­cio­nes”.

En tan­to, sobre Gros­man, la re­so­lu­ción del juez Bo­na­dio in­di­ca que “no só­lo in­cum­plió sino que ma­ni­fies­ta­men­te vio­ló la nor­ma­ti­va apli­ca­ble en su ám­bi­to de in­cum­ben­cia en un apor­te de­ci­si­vo al ilí­ci­to in­ves­ti­ga­do y co­mo con­se­cuen­cia de ello se­rá res­pon­sa­bi­li­za­do en ca­rác­ter de par­tí­ci­pe del mis­mo”. El cu­ña­do de De Vi­do fue cap­tu­ra­do en la lo­ca­li­dad de Cha­pad­ma­lal , tras per­ma­ne­cer pró­fu­go por más de nue­ve me­ses, por el lla­ma­do de un ve­cino que aler­tó al Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad, in­tere­sa­do en co­brar la re­com­pen­sa de 250 mil pe­sos.

Gros­man fue di­rec­tor de Tec­nó­po­lis y, en­tre los ro­les que ejer­ció du­ran­te el go­bierno K, or­ga­ni­zó los fes­te­jos por el Bi­cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción de Mayo, en 2010.

Min­ni­ce­lli, quien que­dó alo­ja­do en el pe­nal de Ezei­za, es con­si­de­ra­do par­te de una aso­cia­ción ilí­ci­ta que, en­tre otras cosas, li­be­ra­ba me­dian­te do­cu­men­ta­ción apó­cri­fa con­te­ne­do­res re­te­ni­dos en la Adua­na por or­den ju­di­cial.

En la re­so­lu­ción ju­di­cial, el ma­gis­tra­do tam­bién dis­pu­so tra­bar­le a Gros­man un em­bar­go de 800 mil pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.