Te­mer pier­de otra ba­ta­lla

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ant­hony Boad­le

l pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, que­mó mu­cho ca­pi­tal po­lí­ti­co com­ba­tien­do car­gos de co­rrup­ción y aho­ra lu­cha por sa­car ade­lan­te su agen­da eco­nó­mi­ca pa­ra po­der con­tro­lar el cre­cien­te dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio.

In­clu­so sus alia­dos en el Con­gre­so du­dan de si po­drá lo­grar al­go más que me­di­das di­lui­das, apla­zan­do pro­ba­ble­men­te un arre­glo de la cri­sis fis­cal bra­si­le­ña has­ta que la eco­no­mía se re­cu­pe­re de la pro­fun­da re­ce­sión en que se en­cuen­tra su­mi­da.

Con sus con­ti­nuos dé­fi­cits, Bra­sil se arries­ga a su­frir más re­ba­jas de su ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia. El país per­dió su gra­do de in­ver­sión ha­ce dos años, aña­dién­do­se al cos­to de la fi­nan­cia­ción de la cre­cien­te deu­da pú­bli­ca.

En una mues­tra de la in­ca­pa­ci­dad de Te­mer de res­tau­rar la sa­lud fis­cal, se es­pe­ra que el Go­bierno re­vi­se al al­za sus ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pa­ra 2017 y 2018 el lu­nes, de­bi­do a un des­cen­so de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios en una eco­no­mía que ape­nas es­tá cre­cien­do.

Los ana­lis­tas más pe­si­mis­tas te­men que la in­sol­ven­cia que en­fren­tan ya al­gu­nos es­ta­dos bra­si­le­ños que no pue­den pa­gar a sus em­plea­dos ni pres­tar ser­vi­cios bá­si­cos al­can­ce tam­bién al go­bierno fe­de­ral.

Te­mer tu­vo una ven­ta­na pa­ra apro­bar una re­for­ma de las pen­sio­nes an­te­rior­men­te en el año, pe­ro se ce­rró en mayo, cuan­do sur­gie­ron acu­sa­cio­nes de que ava­ló so­bor­nos en unas con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das con el en­ton­ces pre­si­den­te ejeSu cu­ti­vo de la ma­yor em­pre­sa cár­ni­ca del mun­do, JBS SA.

“Es­ta­mos bai­lan­do sam­ba al bor­de del pre­ci­pi­cio”, co­men­tó Fa­bio Knij­nik, ges­tor de pa­tri­mo­nio con se­de en Sao Pau­lo. “No veo que la cla­se po­lí­ti­ca es­té en ab­so­lu­to preo­cu­pa­da con la re­so­lu­ción de es­to”, agre­gó.

El im­po­pu­lar pre­si­den­te lo­gró el 2 de agos­to el apo­yo su­fi­cien­te del Con­gre­so pa­ra blo­quear un car­go de co­rrup­ción que po­dría ha­ber lle­va­do a su sus­pen­sión pen­dien­te de un jui­cio del Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral. Pa­ra so­bre­vi­vir, apro­bó un gas­to de cer­ca de 1.500 millones de dó­la­res pa­ra con­ten­tar a los le­gis­la­do­res.

alia­do más es­tre­cho en el Con­gre­so, el par­ti­do cen­tro­de­re­chis­ta De­mó­cra­tas del pre­si­den­te de la cámara, Ro­dri­go Maia, no cree que Te­mer ten­ga los 308 vo­tos -tres quin­tas par­tes de la Cámara ba­ja­ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar la re­for­ma de las pen­sio­nes, la medida cla­ve de su plan de res­ca­te fis­cal.

En de­cla­ra­cio­nes efec­tua­das el vier­nes en Río de Ja­nei­ro, Maia di­jo que los pro­ble­mas po­lí­ti­cos de Te­mer y unos in­gre­sos tri­bu­ta­rios por de­ba­jo de lo es­pe­ra­do crea­ron la cri­sis.

Ase­gu­ró que Bra­sil no tie­ne otra al­ter­na­ti­va que bus­car el arre­glo que pue­da pa­ra las pen­sio­nes, ya que el Con­gre­so no su­birá los im­pues­tos.

La coa­li­ción de Go­bierno de Te­mer es­tá en pro­ble­mas. Los par­ti­dos que apo­ya­ron al pre­si­den­te exi­gen ser re­com­pen­sa­dos con pues­tos en el ga­bi­ne­te co­mo el Mi­nis­te­rio de Ciu­da­des, con un gran pre­su­pues­to. Aho­ra es­tá con­tro­la­do por el Par­ti­do de la So­cial De­mo­cra­cia Bra­si­le­ña (PSDB), di­vi­di­do sobre su res­pal­do al pre­si­den­te.

Has­ta que no lo­gren sus ob­je­ti­vos, los prin­ci­pa­les alia­dos de la coa­li­ción no pre­sen­ta­rán a vo­ta­ción su pro­yec­to de pen­sio­nes. Maia di­jo que el “cli­ma” no es el ade­cua­do y que el plan po­dría lan­gui­de­cer en la cámara y per­der una ven­ta­na le­gis­la­ti­va que se ce­rra­rá pro­ba­ble­men­te en diciembre, ya que 2018 es un año elec­to­ral.

“Es­ta­mos bai­lan­do sam­ba al bor­de del pre­ci­pi­cio”, di­jo Fa­bio Knij­nik, ges­tor de pa­tri­mo­nio en Sao Pau­lo. “No veo que la cla­se po­lí­ti­ca es­té en ab­so­lu­to preo­cu­pa­da con la re­so­lu­ción de es­to”.

Ant­hony Boad­le es periodista de la agen­cia Reuters.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.