Un área que exi­ge de­fi­ni­cio­nes

La Nueva - - OPINIÓN -

UNA LLA­MA­TI­VA in­quie­tud de la Mu­ni­ci­pa­li­dad pu­so en el ojo de la tor­men­ta por unos días al de­no­mi­na­do (por los ve­ci­nos del sec­tor) “Par­que No­roes­te”, área por de­más im­por­tan­te de la ciu­dad que fue­ra pro­pie­dad del Fe­rro­ca­rril Bahía Blan­ca al No­roes­te, hoy con la ti­tu­la­ri­dad del Es­ta­do na­cio­nal. EL SEC­TOR es­tá de­li­mi­ta­do por ca­lles Ron­deau y Juan Mo­li­na, en­tre Chi­le y Mal­vi­nas, y por décadas su­frió un com­ple­to es­ta­do de aban­dono, de­sidia, van­da­lis­mo, ol­vi­do, pos­ter­ga­ción e in­cer­ti­dum­bre. Has­ta que ha­ce po­cos años las tie­rras fue­ron ce­di­das en co­mo­da­to a la co­mu­na, en una fi­gu­ra le­gal no de­ma­sia­do pre­ci­sa en cuan­to a sus al­can­ces. LO CIER­TO es que a par­tir de en­ton­ces se con­cre­ta­ron al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, por ca­so la de­mo­li­ción de los pa­re­do­nes exis­ten­tes sobre calle Mal­vi­nas, abrien­do a la vis­ta de to­dos el sec­tor, se de­mo­lie­ron al­gu­nas cons­truc­cio­nes en rui­nas, se lim­pió el te­rreno y se dio con­ti­nui­dad a la calle -Blan­den­gues-, me­jo­ran­do la co­nec­ti­vi­dad vial. SIN EM­BAR­GO, al­go ha fal­ta­do des­de en­ton­ces. Na­die ha de­fi­ni­do cuál se­rá el des­tino de esas tie­rras. La Mu­ni­ci­pa­li­dad ha in­si­nua­do en an­te­rio­res ges­tio­nes la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer un uso mix­to: de re­crea­ción, gas­tro­nó­mi­co, y has­ta se men­cio­nó la po­si­bi­li­dad de eri­gir de una ciu­dad ju­di­cial, que per­mi­tie­ra re­unir las mu­chas de­pen­den­cias des­per­di­ga­das por la ciu­dad. MIEN­TRAS TAN­TO, los ve­ci­nos fue­ron to­man­do sus pro­pias de­ci­sio­nes. Pa­ra ellos el des­tino ade­cua­do es el de ser­vir co­mo par­que o es­pa­cio pú­bli­co. PA­RA FOR­TA­LE­CER esa idea, co­men­za­ron a co­lo­car plan­tas, ár­bo­les, a so­li­ci­tar ban­cos y jue­gos, a ge­ne­rar si­tios de en­cuen­tro. Día a día se fue­ron “apro­pian­do del lu­gar”, sin que na­die le cues­tio­ne esa ac­ti­tud. POR ESO en las úl­ti­mas ho­ras sa­lie­ron con ex­tre­ma fir­me­za a de­fen­der el lu­gar, ante el anun­cio co­mu­nal de des­ti­nar par­te del te­rreno pa­ra ins­ta­lar una com­pac­ta­do­ra de vehícu­los y ma­te­ria­li­zar un de­po­si­to de au­tos vie­jos. La pro­tes­ta de­ri­vó en la sus­pen­sión de la medida. LO CIER­TO es que qui­zá sea mo­men­to de que la co­mu­na to­me una pos­tu­ra cla­ra y de­fi­ni­da sobre el si­tio. QUE ES de la ciu­dad y que, co­mo tal, de­bie­ra ir te­nien­do un pro­yec­to de uso y des­tino, de ma­ne­ra que los mis­mos se con­so­li­den y res­pon­dan a los in­tere­ses de to­dos los bahien­ses.

El Par­que No­roes­te su­frió du­ran­te décadas un aban­dono to­tal. Hoy se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de una po­lé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.