Por­tu­gal, a la ex­pec­ta­ti­va de po­si­bles in­cen­dios

La Nueva - - OPINIÓN - Por Tho­mas Ca­bral

Por­tu­gal, víc­ti­ma de una nue­va serie de in­cen­dios fo­res­ta­les, in­ten­ta­ba apro­ve­char es­te vier­nes pa­ra con­tro­lar los prin­ci­pa­les fo­cos, an­tes del ini­cio de un fin de se­ma­na con­si­de­ra­do de ries­go por las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas.

El prin­ci­pal in­cen­dio, que se de­cla­ró la noche del miér­co­les en la re­gión de Abran­tes (cen­tro), te­nía mo­vi­li­za­dos a 680 bom­be­ros y ocho me­dios aéreos.

El vier­nes por la ma­ña­na, una es­pe­sa co­lum­na de hu­mo se­guía ele­ván­do­se des­de las bos­co­sas co­li­nas si­tua­das al nor­te de es­ta co­mu­na del dis­tri­to de San­ta­rém, irri­ga­da en in­ter­va­los re­gu­la­res por un Ca­na­dair, cons­ta­tó un periodista de la AFP.

La noche an­te­rior, los bom­be­ros con­si­guie­ron con­tro­lar el fren­te que avan­za­ba ha­cia los al­re­de­do­res in­dus­tria­les de es­ta ciu­dad, de unos 40.000 ha­bi­tan­tes.

Seis lo­ca­li­da­des si­tua­das en lo al­to de las co­li­nas tu­vie­ron que ser eva­cua­das tem­po­ral­men­te en la tar­de del jue­ves, des­pués de que va­rios ha­bi­tan­tes hu­bie­ran es­ta­do com­ba­tien­do las lla­mas jun­to a los bom­be­ros pa­ra de­fen­der su ca­sa.

Al me­nos una re­si­den­cia prin­ci­pal re­sul­tó gra­ve­men­te da­ña­da en la lo­ca­li­dad de Al­deia do Ma­to, jun­to al la­go Cas­te­lo de Bo­de.

"La si­tua­ción es más tran­qui­la. Aún no es­tá re­suel­ta, pe­ro se pue­de de­cir que to­do es­tá ba­jo con­trol y pue­de re­sol­ver­se en la tar­de. Afor­tu­na­da­men­te, el vien­to des­pla­za aho­ra las lla­mas ha­cia zo­nas que ya fue­ron con­su­mi­das, lo que fa­ci­li­ta el tra­ba­jo de los bom­be­ros", de­cla­ró el vier­nes la al­cal­de­sa de Abran­tes, Ma­ria do Ceu de Al­bu­quer­que.

Otro im­por­tan­te in­cen­dio se de­cla­ró el jue­ves cer­ca de Gran­do­la, en el dis­tri­to de Se­tú­bal, y se­guía arra­san­do un bos­que de al­cor­no­ques me­di­te­rrá­neos, pe­ro el avan­ce de las lla­mas pu­do de­te­ner­se gra­cias a la mo­vi­li­za­ción de unos 210 bom­be­ros.

Se­gún los pri­me­ros cálcu­los de las au­to­ri­da­des lo­ca­les, 3.000 hec­tá­reas ha­brían si­do ya arra­sa­das.

"Dos fo­cos si­guen muy ac­ti­vos pe­ro ce­den te­rreno", re­su­mió la ma­ña­na de es­te vier­nes una por­ta­voz de Pro­tec­ción Ci­vil, Pa­tri­cia Gas­par.

"Va­mos a man­te­ner to­dos nues­tros me­dios sobre el te­rreno", es­pe­cial­men­te los tres avio­nes cis­ter­na ce­di­dos por Es­pa­ña y Ma­rrue­cos, aña­dió, pues­to que el país es­pe­ra que en los pró­xi­mos días se den con­di­cio­nes de ries­go.

Las tem­pe­ra­tu­ras pue­den al­can­zar has­ta 39 ºC, con fuer­tes vien­tos y una ba­ja hu­me­dad. Has­ta el do­min­go, to­do Por­tu­gal se­gui­rá en aler­ta, ya que el ries­go de in­cen­dios se­rá "muy ele­va­do" en va­rias re­gio­nes.

El jue­ves, los vio­len­tos in­cen­dios mo­ti­va­ron el cie­rre tem­po­ral de va­rios tra­mos de ca­rre­te­ra por to­do el país. Las au­to­ri­da­des tam­bién sus­pen­die­ron el trá­fi­co fe­rro­via­rio en la Lí­nea Sur, que une la tu­rís­ti­ca re­gión del Al­gar­ve con Lis­boa.

Tras va­rios fue­gos es­te año en Por­tu­gal, un enor­me in­cen­dio fo­res­tal cau­só en junio 64 muer­tos en las cer­ca­nías de Pe­dro­gao Gran­de (cen­tro). Gran par­te de las víc­ti­mas mu­rie­ron atra­pa­das en sus vehícu­los en una ru­ta na­cio­nal.

Des­pués de un in­vierno y una pri­ma­ve­ra es­pe­cial­men­te se­cos, un 80 por cien­to del te­rri­to­rio por­tu­gués su­fre una se­quía se­ve­ra o ex­tre­ma des­de fi­na­les de julio, se­gún el ins­ti­tu­to me­teo­ro­ló­gi­co.

“Seis lo­ca­li­da­des si­tua­das en las co­li­nas tu­vie­ron que ser eva­cua­das en la tar­de del jue­ves, des­pués de que va­rios ha­bi­tan­tes com­ba­tie­ran las lla­mas jun­to a los bom­be­ros.”

Tho­mas Ca­bral es periodista de la agen­cia AFP-NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.