Pre­ven­ti­va con­fir­ma­da por el do­ble ho­mi­ci­dio de un hom­bre y su hi­jo

En una quin­ta de Juan A. Pra­de­re, ha­ce 5 me­ses, Rubén An­ge­lo­san­te dis­cu­tió con sus ve­ci­nos por la su­pues­ta des­apa­ri­ción de un chan­cho.

La Nueva - - SEGURIDAD -

PRE­SO AL ME­NOS HAS­TA EL JUI­CIO

El acu­sa­do por el do­ble ho­mi­ci­dio de un hom­bre y su jo­ven hi­jo en Juan A. Pra­de­re, con­su­ma­do ha­ce 5 me­ses, ten­drá que se­guir en pri­sión, al me­nos has­ta el jui­cio oral.

Es que la Cámara de Ape­la­ción y Ga­ran­tías en lo Pe­nal de nues­tra ciu­dad en­ten­dió que exis­ten ele­men­tos de prue­ba en con­tra de Rubén Fa­bián An­ge­lo­san­te (39) y le con­fir­mó la pri­sión pre­ven­ti­va que había dic­ta­do el juez de Ga­ran­tías Nº 2, Gui­ller­mo Mér­cu­ri.

De esa ma­ne­ra, la Sa­la I, con los vo­tos de los doc­to­res Gustavo Bar­bie­ri y Pablo Sou­mou­lou, re­cha­zó el re­cur­so que había pre­sen­ta­do el de­fen­sor par­ti­cu­lar del impu­tado, Julio Czer­niec­ki.

An­ge­lo­san­te es­tá sos­pe­cha­do de ter­mi­nar con la vi­da de Mi­guel (59) y Juan Ma­nuel Ma­yer (18), cu­yos cuer­pos fue­ron en­con­tra­dos en el sec­tor de co­rra­les, jun­to a un alam­bra­do del cam­po Los Ser­vos, en la co­lo­nia La Gra­cie­la, a 14 ki­ló­me­tros del cen­tro de Pra­de­re.

El ca­so es aún más con­mo­cio­nan­te por la ba­na­li­dad del móvil que ha­bría mo­ti­va­do el ata­que: el fal­tan­te de las tie­rras de An­ge­lo­san­te de un chan­cho pa­dri­llo. El hom­bre acu­só a sus ve­ci­nos y la dis­cu­sión de­ri­vó en la tra­ge­dia.

El hecho se co­me­tió el 13 de marzo de 2017, en­tre las 9 y las 10. Ma­yer pa­dre mu­rió por una fuer­te con­tu­sión en el crá­neo, mien­tras que su hi­jo re­ci­bió un ti­ro en el pe­cho que le atra­ve­só la aor­ta.

Tes­ti­mo­nio con­tun­den­te

Un tes­ti­go, al que la jus­ti­cia iden­ti­fi­có co­mo A.A.D., fue cla­ve pa­ra re­for­zar el cua­dro pro­ba­to­rio con­tra el pre­sun­to ho­mi­ci­da.

Di­jo que vio a An­ge­lo­san­te cuan­do se di­ri­gió a la zo­na de las víc­ti­mas -y don­de lue­go apa­re­cie­ron los cuer­pos- y re­gre­só con una mar­ca de gol­pe en la ca­ra.

In­gre­só en su vi­vien­da un ins­tan­te, sa­lió con un ar­ma de fuego en la mano, lue­go se la co­lo­có en la cin­tu­ra, al gri­to de “...voy a ajus­tar cuen­tas”.

El hom­bre, se­gún el tes­ti­go, vol­vió al lu­gar del hecho y lue­go se es­cu­cha­ron va­rios de­to­na­cio­nes com­pa­ti­bles con dis­pa­ros, pu­dien­do ob­ser­var al pro­ce­sa­do cuan­do re­gre­só des­de el cam­po ve­cino con el ar­ma.

Pa­ra los ca­ma­ris­tas, el tes­ti­go, en sus di­ver­sas de­cla­ra­cio­nes, se mos­tró cohe­ren­te y fia­ble.

Re­co­no­cie­ron que pu­do mos­trar al­gu­na “os­ci­la­ción”, aun­que él mis­mo ad­mi­tió que le cos­ta­ba de­cla­rar ante los de­fen­so­res par­ti­cu­la­res, por la re­la­ción que tie­ne con la fa­mi­lia del acu­sa­do.

“Des­ta­co que la cre­di­bi­li­dad del tes­ti­go, sin em­bar­go, no se ve afec­ta­da por esas cir­cuns­tan­cias y ten­go es­pe­cial­men­te en cuen­ta el con­te­ni­do de la de­cla­ra­ción brin­da­da y la con­sis­ten­cia que ha mos­tra­do su re­la­to en las di­ver­sas opor­tu­ni­da­des en las que se ma­ni­fes­tó”, di­je­ron los jue­ces.

Los di­chos del tes­ti­go se co­rro­bo­ra­ron con el in­for­me mé­di­co del acu­sa­do, don­de cons­ta que pre­sen­ta­ba una con­tu­sión en la re­gión ma­lar de­re­cha.

“En aten­ción a lo que sur­ge del con­jun­to de ele­men­tos de con­vic­ción reuni­dos, en­tien­do que se en­cuen­tra acre­di­ta­da la au­to­ría del impu­tado con el gra­do de pro­ba­bi­li­dad ne­ce­sa­rio pa­ra dis­po­ner su pri­sión pre­ven­ti­va”, agre­ga­ron. La Cámara Pe­nal va­lo­ró la gra­ve­dad del hecho, en es­pe­cial por­que se le qui­tó la vi­da a dos per­so­nas que, ade­más, eran pa­dre e hi­jo, “des­tro­zan­do la his­to­ria, el pre­sen­te y el fu­tu­ro de una fa­mi­lia”. Tam­bién des­ta­ca­ron “la for­ma y el lu­gar” del hecho que, por su le­ja­nía, “di­fi­cul­ta­ba cual­quier po­si­bi­li­dad de es­ca­pe o pe­di­do de au­xi­lio”. El agre­sor por­ta­ba un ar­ma de fuego y las víc­ti­mas, no.

Los di­chos del tes­ti­go se co­rro­bo­ra­ron con el in­for­me mé­di­co del acu­sa­do, don­de cons­ta que pre­sen­ta­ba una con­tu­sión en la re­gión ma­lar. “Des­tro­zó la his­to­ria, el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la fa­mi­lia”

Con­si­de­ró la Cámara que exis­te pe­li­gro pro­ce­sal, des­de el mo­men­to que el con­cur­so de de­li­tos que le impu­tan va de 10 años y 8 me­ses de pri­sión al má­xi­mo de 50.

FO­TOS: AR­CHI­VO LA NUE­VA.

A la iz­quier­da, An­ge­lo­san­te, ya de­te­ni­do. Arri­ba, las víc­ti­mas, Juan Ma­nuel Ma­yer, de ape­nas 18 años, y su pa­dre Mi­guel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.