Via­ja pa­ra re­fle­jar cos­tum­bres y sa­bo­res del mun­do

La periodista es­pa­ño­la Ve­ró­ni­ca Zu­ma­la­cá­rre­gui mues­tra los há­bi­tos cu­li­na­rios de dis­tin­tos paí­ses en “Me voy a co­mer el mun­do” y “Abue­li­ta Lin­da” en El Gour­met.

La Nueva - - SÁBADO. COMER Y BEBER -

VIA­JAR Y DE­GUS­TAR: SUS DOS PA­SIO­NES

Ve­ró­ni­ca Zu­ma­la­cá­rre­gui es una chis­pean­te periodista es­pa­ño­la de­ve­ni­da en cro­nis­ta de los há­bi­tos cu­li­na­rios de di­ver­sas re­gio­nes del pla­ne­ta, una ex­pe­rien­cia que se apre­cia en las se­ries “Me voy a co­mer el mun­do” y “Abue­li­ta Lin­da”, dos en­víos que se ven ac­tual­men­te en la pan­ta­lla de El Gour­met y don­de com­bi­na con efi­ca­cia a las que pre­sen­ta co­mo sus dos pa­sio­nes: Via­jar y co­mer.

“Qui­se ex­tra­po­lar a la TV mi for­ma de via­jar y lo hi­ce par­tien­do de la pre­mi­sa de que aque­llo que nos une a to­das las per­so­nas es la comida”, sin­te­ti­zó Zu­ma­la­cá­rre- gui.

En su ca­sa ma­dri­le­ña y an­tes de unas va­ca­cio­nes en Su­dá­fri­ca (“don­de no me voy a ma­qui­llar ni un so­lo día”, di­jo en­tre ri­sas),Ve­ró­ni­ca re­pa­só los dos ci­clos que la ha­cen un personaje de la TV.

Con “Me voy a co­mer el mun­do” re­co­rrió 22 paí­ses ex­plo­ran­do las di­ver­sas gas­tro­no­mías de ca­da uno de ellos, mien­tras que en el re­cien­te “Abue­li­ta Lin­da” re­co­rre ciu­da­des me­xi­ca­nas pa­ra con­tac­tar a las en­car­ga­das de man­te­ner las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias del país.

“En Me voy a co­mer el mun­do lo más ra­ro fue pro­bar car­ne de pe­rro en Seúl que no es lo más as­que­ro­so que he pro­ba­do y aun­que no dis­fru­té co­mién­do­la, pue­do ase­gu­rar que no es desagra- da­ble. Pe­ro un ala­crán que co­mí en Bei­jing te­nía gus­to a al­can­ta­ri­lla”, re­pa­só acer­ca del pri­me­ro de los ci­clos que en­ca­ró y que se emi­te dia­ria­men­te a las 23. Tam­bién ha­bló de la ex­pe­rien­cia me­xi­ca­na que pue­de ver­se los lu­nes, miér­co­les y vier­nes a las 18.30.

“Hi­ci­mos 22 ca­pí­tu­los en 22 ciu­da­des diferentes pa­ra ir en bus­ca de la com­ple­ji­dad de la gas­tro­no­mía me­xi­ca­na que, al igual que a la de Ita­lia, se la pue­de en­con­trar en to­do el mun­do”.

Pe­se a es­ta do­ble ac­ti­vi­dad que en la Ar­gen­ti­na pue­de ver­se a tra­vés de El Gour­met, la co­mu­ni­ca­do­ra de 31 años es­pe­ci­fi­có que no qui­sie­ra que la en­ca­si­llen en el ru­bro de periodista gas­tro­nó­mi­ca.

“Mi pun­to de vis­ta en es­tos pro­gra­mas ha si­do exi­to­so por­que voy com­ple­ta­men­te vir­gen y vuel­co mi per­so­na­li­dad en bus­ca de em­pa­ti­zar con el es­pec­ta­dor”, de­fi­nió y se de­fi­nió.

-¿Có­mo lle­gó a “Me voy a co­mer el mun­do”?

-Cuan­do sa­lí de la uni­ver­si­dad pen­sa­ba que me iba a co­mer el mun­do pe­ro de­bi­do a la cri­sis no había tra­ba­jo en los me­dios y co­mo to­do era muy pre­ca­rio e ines­ta­ble en Es­pa­ña de­ci­dí emi­grar a Du­blin (Ir­lan­da) y eso fue al­go que me vino muy bien pro­fe­sio­nal y hu­ma­na­men­te. Lue­go ar­ma­mos un equi­po muy pe­que­ño pa­ra dar for­ma al pro­gra­ma y aquí es­ta­mos.

-Una de las cla­ves del pro­gra­ma es te­ner an­fi­trio­nes lo­ca­les en ca­da país...

-Yo me en­car­go de bus­car a esas per­so­nas que son las que nos lle­van a lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos que so­la­men­te co­no­cen quie­nes vi­ven allí y tam­bién nos in­vi­tan a sus ca­sas y nos en­se­ñan qué co­men y có­mo lo co­ci­nan.

-¿De dón­de vie­ne su in­te­rés por la comida?

-Por un la­do, mis pa­dres co­ci­nan muy bien y por otro la­do de­bo con­fe­sar que soy bas­tan­te si­ba­ri­ta.

-¿”Abue­li­ta lin­da” es una pro­pues­ta que adeu­da a “Me voy a co­mer el mun­do”?

-Sí, ab­so­lu­ta­men­te. Des­pués de visitar 22 paí­ses, de­ci­di­mos que te­nía­mos que ha­cer al­go en Mé­xi­co pa­ra abor­dar esa gas­tro­no­mía tan es­pe­cial y muy muy muy di­ver­sa don­de se re­co­no­ce una mez­cla de in­fluen­cias bes­tial, a la vez, una tra­di­ción cu­li­na­ria an­ces­tral que se man­tie­nen gra­cias a las abue­las me­xi­ca­nas.

-¿Cuál fue el pla­to más ex­tra­ño que pro­bó en Mé­xi­co?

-Lo más ra­ro que co­mí fue­ron ta­cos de ojos de res, pe­ro esa per­cep­ción se de­be a que me gus­tan más los in­sec­tos cru­jien­tes que al­go que ten­ga una con­sis­ten­cia ge­la­ti­no­sa.

-¿Co­no­ce la Ar­gen­ti­na?

-No. Ten­go pen­dien­te ir a la Ar­gen­ti­na y unas ga­nas lo­quí­si­mas de co­no­cer, sobre to­do, Bue­nos Ai­res. Pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra la co­noz­co ya que soy una au­tén­ti­ca lo­ca de los al­fa­jo­res y los de Ar­gen­ti­na son de los me­jo­res. (Agen­cia Té­lam)

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.