El re­cha­zo de la pe­ni­ci­li­na no es tan fre­cuen­te co­mo se su­po­ne

Mu­chas ve­ces se atri­bu­ye erró­nea­men­te una aler­gia en de­ter­mi­na­dos in­di­vi­duos y se de­jan de in­di­car los an­ti­bió­ti­cos más eco­nó­mi­cos. ¿Que ca­mi­nos hay que se­guir?

La Nueva - - SÁBADO. SALUD - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

RE­SUL­TA­DOS DE NUE­VOS ES­TU­DIOS

¿Es us­ted alér­gi­co a al­gún me­di­ca­men­to?

Es­ta es una de las pre­gun­tas bá­si­cas que for­ma par­te de to­do in­te­rro­ga­to­rio mé­di­co y de has­ta el más bá­si­co for­mu­la­rio que tie­ne co­mo fin re­ca­bar in­for­ma­ción sobre la sa­lud de una per­so­na.

De to­das las aler­gias a me­di­ca­men­tos co­no­ci­das, la que tie­ne co­mo fo­co la pe­nin­ci­li­na (y sus de­ri­va­dos) es una de las más ci­ta­das en di­chos in­ter­cam­bios.

Y, sin em­bar­go, al pre­gun­tar­se, ¿es tan fre­cuen­te la aler­gia a la pe­nin­ci­li­na co­mo la gen­te di­ce?

Un re­cien­te es­tu­dio su­gie­re que no.

“Es im­por­tan­te cues­tio­nar­se es­to por­que lle­va a un au­men­to sus­tan­cial en los cos­tos, tan­to pa­ra las fa­mi­lias co­mo pa­ra el sis­te­ma de aten­ción de la sa­lud, cuan­do te­ne­mos que pa­sar a usar un an­ti­bió­ti­co de un es­pec­tro más am­plio”, co­men­tó el doctor Da­vis Vy­les, mé­di­co asis­ten­te de emer­gen­cias pe­diá­tri­cas en el Co­le­gio Mé­di­co de Wis­con­sin, Es­ta­dos Uni­dos.

Ha­cía re­fe­ren­cia a uno de los as­pec­tos más re­le­van­tes del te­ma: la pe­nin­ci­li­na es un an­ti­bió­ti­co de pri­me­ra lí­nea útil pa­ra el tra­ta­mien­to de un sin­fín de afec­cio­nes in­fec­cio­sas y es, ade­más, mu­cho más ba­ra­to que otros an­ti­bió­ti­cos que se in­di­can cuan­do el pa­cien­te no pue­de re­ci­bir pe­nin­ci­li­na.

“Cree­mos que en mu­chos ca­sos no se tra­ta de una ver­da­de­ra reac­ción alér­gi­ca, pe­ro aún así li­mi­ta sus­tan­cial­men­te el ti­po de an­ti­bió­ti­cos que pue­den re­ce­tar­se”, agre­gó el doctor Vy­les, quien pu­bli­có re­cien­te­men­te los re­sul­ta­dos de su es­tu­dio en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta “Pe­dia­trics”.

El in­ves­ti­ga­dor y sus co­le­gas ba­sa­ron su es­tu­dio en el aná­li­sis de cues­tio­na­rios res­pon­di­dos por unos 600 pa­dres de ni­ños y ado­les­cen­tes de en­tre 4 y 18 años de edad que, al lle­gar a un de­par­ta­men­to de emer­gen­cias de un hos­pi­tal ase­gu­ra­ron que sus hi­jos eran alér­gi­cos a la pe­nin­ci­li­na.

El doctor Vy­les ha­lló que, se­gún con­sig­na­ron los pa­dres, po­co más de 300 de los ni­ños y ado­les­cen­tes ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do sín­to­mas de ba­jo ries­go de aler­gia a la pe­nin­ci­li­na, co­mo sar­pu­lli­dos, vó­mi­tos o dia­rrea.

Pa­ra ve­ri­fi­car los di­chos de los pa­dres, los in­ves­ti­ga­do­res rea­li­za­ron prue­bas de aler­gia a la pe­nin­ci­li­na a uno de ca­da tres de es­tos ni­ños, en­tre las que se con­ta­ban prue­bas cu­tá­neas, la in­yec­ción de una can­ti­dad pe­que­ña de pe­nin­ci­li­na y un “re­to oral” en el que el ni­ño tra­ga una do­sis de pe­nin­ci­li­na ba­jo una su­per­vi­sión mé­di­ca.

Los re­sul­ta­dos del ex­pe­ri­men­to fue­ron con­clu­yen­tes: los 100 ni­ños y ado­les­cen­tes a los que se rea­li­za­ron las prue­bas no eran alér­gi­cos y se les de­jó de de­sig­nar co­mo ta­les en sus ex­pe­dien­tes mé­di­cos, re­mar­ca­ron los in­ves­ti­ga­do­res.

Las es­ta­dís­ti­cas se­ña­lan que has­ta el 10 por cien­to de las per­so­nas o creen que son alér­gi­cas a la pe­nin­ci­li­na, pe­ro cuan­do se les ha­ce la prue­ba pa­ra la aler­gia, más del 90 por cien­to de ellas en reali­dad no son alér­gi­cas al me­di­ca­men­to, agre­gó el doctor Step­hen Ep­pes, di­rec­tor de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas pe­diá­tri­cas en el sis­te­ma de aten­ción de la Sa­lud Ch­ris­tia­na en Wil­ming­ton, Es­ta­dos Uni­dos.

En la Ar­gen­ti­na el 6,2 por cien­to de los pa­cien­tes in­ter­na­dos en un hos­pi­tal re­fie­re his­to­ria de aler­gia a la pe­nin­ci­li­na, pe­ro só­lo del 5 al 20 por cien­to de ellos pre­sen­ta reac­cio­nes alér­gi­cas ante una nue­va ex­po­si­ción, ha­lla­ron los doc­to­res Ale­jan­dro Mal­brán, Ele­na Ye­ya­ti y Gra­cie­la L. Rey, de la Uni­dad de Aler­gia, As­ma e In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca del Hos­pi­tal Bri­tá­ni­co.

En es­tos en­fer­mos, el uso de otros an­ti­bió­ti­cos (van­co­mi­ci­na, ce­fa­los­po­ri­nas de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción y qui­no­lo­nas) ge­ne­ra un cos­to asis­ten­cial adi­cio­nal del 63 por cien­to du­ran­te y del 38 por cien­to des­pués de la in­ter­na­ción.

Ade­más, fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de gér­me­nes mul­ti­rre­sis­ten­tes, prin­ci­pal causa del au­men­to de la mor­bi­mor­ta­li­dad glo­bal por in­fec­cio­nes in­tra­hos­pi­ta­la­rias y del cos­to to­tal de la in­ter­na­ción.

Los mi­tos en torno de la aler­gia a la pe­nin­ci­li­na de­ri­van en mu­chos ca­sos de ex­pe­rien­cias aso­cia­das al uso de es­tos an­ti­bió­ti­cos que son mal in­ter­pre­ta­das por los pa­dres de los ni­ños que re­ci­ben es­tos me­di­ca­men­tos, se­gún se ex­pli­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.