El vie­jo tru­co que se re­edi­ta

La Nueva - - ECONOMÍA. PANORAMA -

Por ter­cer mes con­se­cu­ti­vo, la in­fla­ción se man­tu­vo en ni­ve­les al­tos, pe­ro in­fe­rio­res a las es­ti­ma­cio­nes que se da­ban a tra­vés de diferentes con­sul­to­ras y que des­de las pro­pias fi­las ofi­cia­les se de­ja­ba des­li­zar de ma­ne­ra ex­tra­ofi­cial.

El efec­to pa­re­ce ob­vio. Tan­to el 1,3 por cien­to de mayo co­mo el 1,2 por cien­to de junio son ta­sas al­tas no so­lo pa­ra cual­quier país del mun­do en el que la in­fla­ción ya es un pro­ble­ma del pa­sa­do sino pa­ra el pro­pio Go­bierno y el Ban­co Cen­tral, ya que esos por­cen­ta­jes los ale­jan ca­da vez más de la pau­ta del 17 por cien­to pa­ra to­do el año.

Pe­ro co­mo son in­fe­rio­res a las es­ti­ma­cio­nes que mar­ca­ron la agen­da las dos se­ma­nas pre­vias, se crea una sen­sa­ción de ali­vio por la su­pues­ta “ba­ja”. Un tru­co de­ma­sia­do vie­jo que la ne­ce­si­dad hi­zo re­edi­tar.

Con­sue­lo de­ma­sia­do mó­di­co si se tie­ne en cuen­ta que la ta­sa anual en Bra­sil ca­yó al 2,71 por cien­to. La me­ta del go­bierno ar­gen­tino es al­can­zar den­tro de dos años el do­ble de ese por­cen­ta­je.

Pa­ra col­mo, el ca­len­da­rio de pu­bli­ca­cio­nes del IN­DEC no pu­do ser más inopor­tuno. El 1,7 por cien­to que di­fun­dió el or­ga­nis­mo ape­nas die­ci­ocho ho­ras an­tes del ini­cio de la ve­da elec­to­ral no de­ja mar­gen pa­ra mu­chas ex­pli­ca­cio­nes. Y lo que es peor: tam­po­co de­ja de­ma­sia­do mar­gen pa­ra al­can­zar la pau­ta de un 17 por cien­to que, pro­ba­ble­men­te, que­de ago­ta­da en octubre.

El mi­nis­tro de Pro­duc­ción, Fran­cis­co Ca­bre­ra, ya pre­pa­ró el te­rreno pa­ra un sin­ce­ra­mien­to que se­rá inevi­ta­ble, al re­co­no­cer que no se lle­ga­rá a cum­plir con la me­ta y la in­fla­ción de to­do el año se ubi­ca­rá en torno al 20 por cien­to. Na­da mal en com­pa­ra­ción con 2016 y has­ta con las pre­vi­sio­nes de un 22 por cien­to del úl­ti­mo Re­le­va­mien­to de Ex­pec­ta­ti­vas del Mer­ca­do.

Por otra par­te, agos­to ven­drá con un adi­ta­men­to es­pe­cial. Has­ta el mo­men­to, el ca­ba­lli­to de ba­ta­lla del ofi­cia­lis­mo a la ho­ra de re­fe­rir­se a la in­fla­ción es la per­ma­nen­te ba­ja de la ta­sa in­ter­anual.

En ese pun­to, las no­ti­cias son alen­ta­do­ras mes a mes, ya que hu­bo un des­cen­so de más de quin­ce pun­tos por­cen­tua­les de diciembre de 2016 al pre­sen­te. En se­ries más lar­gas, co­mo la de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, el 22,6 por cien­to de los úl­ti­mos do­ce me­ses es el por­cen­ta­je más ba­jo des­de que la Di­rec­ción de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos por­te­ña im­ple­men­tó sus me­di­cio­nes ha­ce tres años. Ya no se tra­ta, en­ton­ces, de la me­nor in­fla­ción en la ges­tión ma­cris­ta sino tam­bién de un pre­si­den­cia y me­dia de Cris­ti­na Fer­nán­dez, des­pués del re­ce­si­vo 2009.

Pe­ro esa tendencia de­cli­nan­te ten­drá su fin o, al me­nos, su in­te­rrup­ción el mar­tes 12 de sep­tiem­bre. Ese día, el IN­DEC da­rá a co­no­cer el ín­di­ce de pre­cios al con­su­mi­dor na­cio­nal de agos­to. Y por pri­me­ra vez en el año, la in­fla­ción se­rá su­pe­rior a la del mis­mo mes del año an­te­rior.

Ha­ce do­ce me­ses, el Go­bierno tu­vo que re­tro­traer el in­cre­men­to ta­ri­fa­rio del gas por un fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma. Y esa de­ci­sión se re­fle­jó en un ín­di­ce de pre­cios sor­pren­den­te­men­te ba­jo de ape­nas el 0,2 por cien­to. Ni el más exa­ge­ra­do de los op­ti­mis­tas es­pe­ra que la in­fla­ción de agos­to de 2017 si­quie­ra se acer­que a ese por­cen­ta­je. Y en con­se­cuen­cia, la ta­sa in­ter­anual vol­ve­rá a cre­cer des­pués de un año.

Las es­ta­dís­ti­cas tie­nen esas cosas. La no­to­ria caí­da de la in­fla­ción in­ter­anual obe­de­ció a que la ba­se de com­pa­ra­ción la cons­ti­tu­ye­ron los pri­me­ros me­ses de 2016, los de más al­ta in­fla­ción por la com­bi­na­ción del al­za del dó­lar con los in­cre­men­tos ta­ri­fa­rios. A par­tir de aho­ra, los ín­di­ces de pre­cios ten­drán que com­pa­rar­se con los del se­gun­do se­mes­tre de 2016, en pro­me­dio tres ve­ces más ba­jos que los de la pri­me­ra mi­tad de ese año.

Si bien el 0,2 por cien­to de agos­to fue una ex­cep­ción que se com­pen­só con el 2,4 por cien­to de octubre, la in­fla­ción de los otros me­ses no es de­ma­sia­do di­fe­ren­te a los nú­me­ros ac­tua­les: 1,1 por cien­to en se­tiem­bre, 1,6 por cien­to en noviembre y 1,2 por cien­to en diciembre.

An­tes de po­ner­se a ha­cer pro­yec­cio­nes, con­vie­ne te­ner en cuen­ta una serie de fac­to­res que cons­pi­ran con­tra los pro­pó­si­to de con­ti­nuar con la re­duc­ción de la in­fla­ción.

Por un la­do, el in­cre­men­to de la co­ti­za­ción del dó­lar. No ha­ce fal­ta que se tras­la­de to­tal­men­te a pre­cios pa­ra que el im­pac­to se ha­ga no­tar. So­lo en julio es au­men­to fue del 6 por cien­to y su pre­sión en los pre­cios de agos­to no es un te­ma pa­ra des­de­ñar.

En se­gun­do lu­gar, ya es­tá anun­cia­do un nue­vo in­cre­men­to ta­ri­fa­rio del gas pa­ra noviembre. No se­rá tan al­to co­mo los an­te­rio­res y ade­más, el al­can­ce geo­grá­fi­co del nue­vo IPC na­cio­nal ayu­da­rá a neu­tra­li­zar su im­pac­to. Pe­ro al igual que en el ca­so de dó­lar, no se lo pue­de mi­ni­mi­zar cuan­do lo que se dis­cu­te son dé­ci­mas de un pun­to por­cen­tual.

Hay un ter­cer as­pec­to me­nos di­vul­ga­do pe­ro más de­ci­si­vo. El au­men­to de la ba­se mo­ne­ta­ria no de­cre­ce con la in­ten­si­dad que se es­pe­ra­ba y se man­tie­ne ape­nas por de­ba­jo del 30 por cien­to in­ter­anual. El pri­mer mar­tes des­pués de las PA­SO ha­brá una li­ci­ta­ción de le­bacs en la que se in­ten­ta­rá re­no­var la ma­yor par­te de los 534.000 millones de pe­sos que ven­cen en la se­ma­na. Lue­go del lla­ma­do an­te­rior, la ba­se mo­ne­ta­ria au­men­tó 80.000 millones de pe­sos en un día.

Lo que lle­va a pre­gun­tar­se por cuán­to tiempo po­drá va­ler­se el Ban­co Cen­tral de las le­bacs pa­ra con­tro­lar la can­ti­dad de pe­sos en el mer­ca­do. Por más vuel­tas que se le de al asun­to, to­do lle­va a la ur­gen­cia de re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal, ver­da­de­ro im­pul­sor de las le­tras, la ba­se mo­ne­ta­ria, el en­deu­da­mien­to y, en de­fi­ni­ti­va, la in­fla­ción.

Si no se en­fren­ta ese pro­ble­ma, no ha­rá fal­ta ser Max­well Smart pa­ra dar­se cuen­ta que los vie­jos tru­cos tie­nen vi­da efí­me­ra.

La de­ci­sión de ha­ce seis me­ses de la Cor­te su­pre­ma de re­tro­traer el in­cre­men­to del gas se re­fle­jó en un ín­di­ce de pre­cios ba­jo. El au­men­to de la ba­se mo­ne­ta­ria no de­cre­ce con la in­ten­si­dad que se es­pe­ra­ba y se man­tie­ne ape­nas por de­ba­jo del 30 por cien­to in­ter­anual.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.