En el Pen­na se cons­trui­rá otra ba­se pa­ra am­bu­lan­cias

Se ter­mi­nó de re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción en­tre la co­mu­na y el Sis­te­ma de Aten­ción Mé­di­ca de Emer­gen­cias (SAME), de­pen­dien­te de Pro­vin­cia.

La Nueva - - PARA EMPEZAR -

Una so­lu­ción. El Con­ce­jo De­li­be­ran­te dio vía li­bre pa­ra la obra. Es por un con­ve­nio en­tre la co­mu­na y el SAME.

El Con­ce­jo De­li­be­ran­te des­pe­jó la se­ma­na úl­ti­ma el ca­mino pa­ra que avan­ce un con­ve­nio fir­ma­do en­tre la co­mu­na y el SAME pro­vin­cial, gra­cias al cual la ciu­dad con­ta­rá con 18 mi­llo­nes de pe­sos que se des­ti­na­rán, en­tre otras co­sas, a la cons­truc­ción de una ba­se pa­ra am­bu­lan­cias en el Hos­pi­tal Pen­na.

“El di­ne­ro ya es­ta­ba es­ti­pu­la­do por el acuer­do que se fir­mó ha­ce unos me­ses con el SAME. Lo que se hi­zo en la úl­ti­ma se­sión fue apro­bar la par­ti­da de es­te año, que de­ta­lla en qué se va a usar el di­ne­ro, al­go que no se pu­do ha­cer a prin­ci­pios de año cuan­do apro­ba­mos el pre­su­pues­to pa­ra el 2017 da­do que la firma del con­ve­nio fue pos­te­rior", co­men­tó la con­ce­jal de Cam­bie­mos, So­le­dad Mar­tí­nez.

"Du­ran­te el pri­mer año, el SAME va a man­dar 18 mi­llo­nes de pe­sos, el se­gun­do 9 mi­llo­nes, el ter­ce­ro 4 y el cuar­to 3. Son fon­dos des­ti2018. na­dos a me­jo­rar el sis­te­ma en Bahía”, agre­gó Mar­tí­nez.

“La pri­me­ra ba­se va­mos a tra­tar de po­ner­la en fun­cio­nes en oc­tu­bre o no­viem­bre, y la se­gun­da a prin­ci­pios de La nue­va va a es­tar en el Hos­pi­tal Pen­na y, de es­ta ma­ne­ra, se su­ma­rá a las ba­ses en el Mu­ni­ci­pal, en ca­lle Ca­sa­no­va, en In­ge­nie­ro Whi­te y Ge­ne­ral Ce­rri. Las am­bu­lan­cias ya las te­ne­mos, ne­ce­si­ta­mos per­so­nal”, agre­gó el res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de emer­gen­cias SIEM­PRE, Nicolás Mu­ñoz Cru­za­do.

Días atrás, en diá­lo­go con es­te dia­rio, Mu­ñoz Cru­za­do re­la­ti­vi­zó las que­jas so­bre ex­ce­si­vas de­mo­ras en la lle­ga­da de las am­bu­lan­cias y ase­gu­ró que "la per­cep­ción del tiem­po" es dis­tin­ta pa­ra quie­nes vi­ven una si­tua­ción de an­gus­tia.

Si bien es­ta ase­ve­ra­ción tie­ne al­go de cier­to --los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan la exis­ten­cia del re­loj psi­co­ló­gi­co, me­dian­te el cual "los hu­ma­nos per­ci­ben el pa­so del tiem­po de ma­ne­ra muy di­ver­sa y en una mis­ma per­so­na a ve­ces trans­cu­rre rá­pi­do y en otras, des­pa­cio"-- tam­bién es real que en al­gu­nos ca­sos las de­mo­ras su­pe­ran la me­dia es­pe­ra­ble.

"Nuestro pro­me­dio de res­pues­ta es de 15 mi­nu­tos (lle­gó a ser de 20 a prin­ci­pio de año), un po­co más de los 12 de cuan­do la cen­tral de aten­ción es­ta­ba en la ciu­dad", ex­pli­có el mé­di­co.

La can­ti­dad de lla­ma­dos que ca­da día re­ci­be el 911 por emer­gen­cias mé­di­cas su­pera, en mu­cho, su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. Con un al­to pro­me­dio de sa­li­das ca­da día, el tiem­po que in­su­me ca­da ca­so ter­mi­na por des­vir­tuar la res­pues­ta. Es­to in­clu­ye cu­brir la dis­tan­cia has­ta el lu­gar del he­cho, la aten­ción en el si­tio, el tras­la­do del pa­cien­te, su in­gre­so a un hos­pi­tal y el regreso a la ba­se.

"Te­ne­mos una si­tua­ción com­ple­ja con la re­cep­ción de los hos­pi­ta­les, que en mu­chos ca­sos no tie­nen ca­pa­ci­dad y nos obli­gan a re­co­rrer dis­tin­tos si­tios", in­di­có Mu­ñoz Cru­za­do.

Mien­tras el pa­cien­te es­tá en la am­bu­lan­cia, la mis­ma no es­tá dis­po­ni­ble. De ma­ne­ra que el tiem­po desea­ble, de en­tre 10 y 15 mi­nu­tos que "in­di­ca la bil­bio­gra­fía sa­ni­ta­ria", re­sul­ta com­pli­ca­do de cum­plir.

El otro gran in­con­ve­nien­te es que el 911 es­tá di­se­ña­do pa­ra si­tua­cio­nes de emer­gen­cia. "Hoy la gen­te lla­ma por cual­quier mo­ti­vo y, aún más preo­cu­pan­te, mu­chos ope­ra­do­res to­man el pe­di­do. Eso hay que co­rre­gir­lo, edu­can­do tan­to al que lla­ma co­mo al que atien­de", se­ña­ló.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

El SAME se in­cor­po­ró al sis­te­ma bahien­se de sa­lud es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.