Es­pe­ran­do oc­tu­bre

La Nueva - - PARA EMPEZAR. -

asa­ron las PA­SO y tras su pa­so, na­da pa­só por­que na­da se ele­gía. Es que en la Ar­gen­ti­na de la anomia, tra­di­cio­nal­men­te la se­lec­ción in­ter­na de los can­di­da­tos par­ti­da­rios se rea­li­za­ba de dos for­mas: o bien a tra­vés de elec­cio­nes ce­rra­das den­tro de ca­da agru­pa­ción y en las que úni­ca­men­te vo­ta­ban los afi­lia­dos a la mis­ma -mé­to­do seguido, en­tre otros par­ti­dos, por el ra­di­ca­lis­mo; o bien me­dian­te la “de­do­cra­cia” en la cual al­gún me­siá­ni­co cau­di­llo ele­gía per se a su su­ce­sor, tal co­mo ocu­rrie­ra cuan­do Nés­tor Kirch­ner de­sig­nó a su cón­yu­ge co­mo su re­em­pla­zan­te en el Po­der Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal.

De allí que la crea­ción de las Pri­ma­rias Abier­tas Si­mul­tá­neas Obli­ga­to­rias (PA­SO) es­ta­ba des­ti­na­da al fra­ca­so des­de su gé­ne­sis. Ca­be re­cor­dar al res­pec­to que es­te sis­te­ma elec­to­ral fue per­ge­ña­do a par­tir de la ley 25.611 (2002) para ser apli­ca­do por vez primera en las pre­si­den­cia­les del año 2003, fin que no se cum­plió ya que po­cos me­ses des­pués la ley 25.684 sus­pen­dió su vi­gen­cia, la que re­cién fue res­ti­tui­da para las le­gis­la­ti­vas de 2005 me­dian­te de­cre­to 292/05, pe­ro que tu­vo es­ca­sa apli­ca­ción al re­gir úni­ca­men­te para los par­ti­dos que pre­sen­ta­ran más de una lista; cul­mi­nan­do el fa­lli­do in­ten­to con la ley 26.191 (2006) que de­ro­gó to­do el ré­gi­men crea­do por la ley 25.611. ¿Y cuál fue el ar­gu­men­to es­gri­mi­do por los dipu­tados Lan­dau y Díaz Ban­ca­la­ri -FPV- para tal de­ro­ga­ción?. Se­gún sus tex­tua­les pa­la­bras “Rei­vin­di­ca­mos sí, el de­re­cho de au­to­re­gu­la­ción par­ti­da­ria que im­pli­ca las fa­cul­ta­des de ca­da fuer­za po­lí­ti­ca de or­ga­ni­zar su vi­da in­ter­na de la ma­ne­ra que crea más con­ve­nien­te”, agre­gan­do que “ad­ver­ti­dos a tra­vés de la ex­pe­rien­cia vi­vi­da, con­si­de­ra­mos que no es con­ve­nien­te in­sis­tir en la apli­ca­ción de una nor­ma que de­mos­tró más de­fec­tos que vir­tu­des”

Por eso ex­tra­ñó -o no tan­to- que po­co des­pués se san­cio­na­ra la ac­tual ley 26.571 (2009) re­to­man­do el ré­gi­men de las PA­SO y que para ello la en­ton­ces pre­si­den­te Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner afir­ma­ra que “He­mos da­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal muy im­por­tan­te al ins­ta­lar un sis­te­ma que per­mi­ta la aper­tu­ra de los par­ti­dos po­lí­ti­cos a la so­cie­dad”(15/8/2011) No obs­tan­te y lue­go de las elec­cio­nes del pa­sa­do 13 de agos­to, la mis­ma fuer­za po­lí­ti­ca que creó las PA­SO; las sus­pen­dió; las res­ti­tu­yó par­cial­men­te; las de­ro­gó y fi­nal­men­te las vol­vió a in­cor­po­rar a la le­gis­la­ción elec­to­ral, aho­ra pre­ten­de nue­va­men­te -qui­zá an­te los gua­ris­mos lo­gra­dos­de­jar sin efec­to el sis­te­ma. Tal vez sea que co­mo afir­ma Ig­na­cio Zu­le­ta (“Ma­cri con­fi­den­cial”) un lu­gar co­mún del pe­ro­nis­mo es que “el que su­be por el dedo, al ba­jar des­cu­bre la de­mo­cra­cia”.

El sis­te­ma elec­to­ral ar­gen­tino ado­le­ce de va­rias fa­len­cias. Una de ellas es el ca­rác­ter obli­ga­to­rio del su­fra­gio que, si bien se jus­ti­fi­ca­ba al tiem­po de san­cio­nar­se la ley Sáenz Pe­ña, fren­te a la es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción del elec­to­ra­do mo­ti­va­do en­tre otras cau­sas, por un sis­te­ma ma­yo­ri­ta­rio y de vo­to ca­li­fi­ca­do y pú­bli­co en un mar­co de au­sen­cia de con­tra­lo­res y frau­de, hoy ca­re­ce de sus­ten­to a ni­vel mun­dial, pe­ro que en nues­tro ca­so sólo pue­de cam­biar­se me­dian­te una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, ya que la en­mien­da de 1994 in­clu­yó el ca­rác­ter obli­ga­to­rio del su­fra­gio en la Ley Fun­da­men­tal. Pe­ro ello en ma­ne­ra al­gu­na im­pli­ca­ba que en el sis­te­ma de las PA­SO los par­ti­dos que no tu­vie­ran lí­neas in­ter­nas por ha­ber al­can­za­do con­sen­sos para uni­fi­car can­di­da­tu­ras, igual­men­te de­bie­ran pre­sen­tar­se obli­ga­to­ria­men­te a las PA­SO para com­pe­tir en las ge­ne­ra­les (art. 19 ley 26.571) lle­van­do en am­bos ac­tos co­mi­cia­les la mis­ma bo­le­ta.

Ade­más en el sis­te­ma de pri­ma­rias ce- rra­das uti­li­za­das en los EE.UU sólo par­ti­ci­pan los afi­lia­dos a ca­da par­ti­do, en tan­to que en nues­tro ca­so se obli­ga a to­dos quie­nes no es­tán afi­lia­dos a par­ti­do al­guno a in­ter­ve­nir en las in­ter­nas de to­dos los es­pa­cios que par­ti­ci­pen en la con­tien­da elec­to­ral, lo cual ya im­pli­ca un des­pro­pó­si­to al com­pe­ler ba­jo pe­na de san­cio­nes a que los ciu­da­da­nos sin per­te­nen­cia par­ti­da­ria de­ban in­vo­lu­crar­se en lu­chas in­ter­nas que le son aje­nas. To­do ello sin de­jar de te­ner en cuen­ta que el ciu­da­dano en las PA­SO no eli­ge a na­die, sino que su pa­pel se li­mi­ta a op­tar por los can­di­da­tos que pre­sen­ta­ran los par­ti­dos po­lí­ti­cos sin in­ter­ven­ción al­gu­na de su par­te, pues­to que el sis­te­ma con­fie­re a di­chos es­pa­cios el mo­no­po­lio de la re­pre­sen­ta­ción, ve­dan­do a to­dos quie­nes no es­tén en­ro­la­dos en los mis­mos ser can­di­da­tos a car­go al­guno (art. 2º ley 23.298)

Era pre­vi­si­ble, por tan­to, que co­men­za­ran los pa­ses de fac­tu­ras en­tre to­dos aque­llos “es­pa­cios” o pre­can­di­da­tos que no ob­tu­vie­ran el mí­ni­mo exi­gi­do para po­der com­pe­tir en oc­tu­bre; y así han apa­re­ci­do las am­bu­lan­cias res­ca­tan­do he­ri­dos de esa con­tien­da, en tan­to ha cre­ci­do no­to­ria­men­te la ven­ta de ga­rro­chas me­dian­te las cua­les al­gu­nos ya han pe­ga­do el sal­to ha­cia te­rre­nos con más po­si­bi­li­da­des. Aho­ra so­lo res­ta es­pe­rar el ac­to elec­cio­na­rio del 22 de oc­tu­bre en don­de real­men­te se ele­gi­rán los can­di­da­tos a car­gos le­gis­la­ti­vos na­cio­na­les, pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les al tiem­po que se po­drá co­te­jar esos re­sul­ta­dos de­fi­ni­ti­vos con los gua­ris­mos lo­gra­dos en las PA­SO. Cla­ro que para ello, de­be­re­mos so­por­tar una so­po­rí­fe­ra cam­pa­ña elec­to­ral que no co­men­za­rá en la fe­cha fi­ja­da por el cro­no­gra­ma ofi­cial, sino mu­cho tiem­po an­tes, tal co­mo ocu­rrie­ra con las PA­SO. Se­ría im­por­tan­te que mu­chos can­di­da­tos tu­vie­ran pre­sen­te que co­mo ex­pli­ca al mis­mo Zu­le­ta, lo pri­me­ro que tie­ne que sa­ber un po­lí­ti­co es que en la so­cie­dad ac­tual man­da la opi­nión pú­bli­ca y que na­die la pue­de con­tro­lar. “El pú­bli­co que na­ve­ga tra­fi­can­do mi­llo­nes de men­sa­jes por día es in­abor­da­ble con he­rra­mien­tas con­ven­cio­na­les. Y más por los po­lí­ti­cos, que cuen­tan con el so­lo re­cur­so de su dis­cur­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.