Sá­ba­do.

La Nueva - - CLASIFICADOS -

The Piz­za Diet, un boom edi­to­rial

co­no­cer su mé­to­do y a apli­car­lo ya que ase­gu­ra que la piz­za pue­de ayu­dar a te­ner una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.

"La gen­te es­tá fas­ci­na­da por mi ejem­plo, se sor­pren­den y se ani­man cuan­do ven mis fo­tos de an­tes y des­pués. Les de­mues­tra que si yo pu­de ha­cer­lo, pue­den ha­cer­lo. Soy una prue­ba vi­vien­te de que real­men­te pue­des cu­rar tu cuer­po con co­mi­da y no ne­ce­si­tas cor­tar piz­za de tu vi­da. Cuan­do la ma­sa se pre­pa­ra de la ma­ne­ra co­rrec­ta, pue­de ser bueno para us­ted", ex­pli­có.

El co­ci­ne­ro, de 39 años y ca­si dos me­tros de al­tu­ra, a Nue­va York des­de Ná­po­les en 2011 no te­nía tra­ba­jo, sólo 50 eu­ros en su bol­si­llo y un sue­ño de abrir su pro­pio res­tau­ran­te, pe­ro ne­ce­si­ta­ba in­ver­sio­nis­tas.

"Co­rrí por la ciu­dad de Nue­va York pro­ban­do ca­da nue­va ex­pe­rien­cia, vi­si­tan­do dos o tres res­tau­ran­tes al día, cuen­ta en su web.

La co­mi­da es­ta­dou­ni­den­se (ham­bur­gue­sas, pa­pas fri­tas, ga­seo­sas) lo hi­zo en­gor­dar has­ta lle­gar a u peos que nun­ca an­tes ha­bía te­ni­do: 175 ki­los. En­ton­ces, asus­ta­do por su sa­lud, con­sul­tó a un mé­di­co nu­tri­cio­nis­ta y em­pe­zó a ase­so­rar­se para ha­cer una die­ta.

A par­tir de en­ton­ces em­pe­zó a desa­yu­nar una ta­za de ce­real in­te­gral con leche des­cre­ma­da y fru­ta fres­ca. A me­dia ma­ña­na co­me una man­za­na, al­muer­za una piz­za y, a la no­che, ce­na ba­sa­da en la co­mi­da me­di­te­rrá­nea, es de­cir, car­nes ma­gras, mu­cho pes­ca­do, ve­ge­ta­les, le­gum­bres, acei­te de oli­va. Erra­di­có de su die­ta las ga­seo­sas pe­ro tie­ne per­mi­ti­do un va­so de vino tin­to por día, que di­vi­de en­tre al­muer­zo y ce­na.

Por su­pues­to, para que sea efec­ti­va la die­ta de­be acom­pa­ñar­se con ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Para Coz­zo­lino, la cla­ve es­tá en la re­ce­ta.

“Es­tá he­cha de na­da más que ha­ri­na 00 (una ha­ri­na de tri­go muy fi­na­men­te mo­li­da de Ita­lia que es esen­cial para la piz­za tra­di­cio­nal na­po­li­ta­na), agua, sal ma­ri­na y un agen­te de le­va­du­ra na­tu­ral. Gra­cias al lar­go pro­ce­so de fer­men­ta­ción, la le­va­du­ra se qui­ta gran par­te del azú­car, de­jan­do sólo los car­bohi­dra­tos com­ple­jos, que son más fá­ci­les de di­ge­rir".

So­bre la piz­za co­lo­car to­ma­te y con­di­men­tar con sal ma­ri­na y moz­za­re­lla fres­ca sin gra­sa agre­ga­da.

La piz­za se es­ti­ra bien fi­ni­ta y que­da del ta­ma­ño de un pla­to gran­de. Se de­be con­su­mir­se al me­dio­día.

“Se ne­ce­si­tan 12 ho­ras para di­ge­rir los car­bohi­dra­tos com­ple­jos. Ve­rás que te sien­tes lleno to­do el día. Y cuan­do te le­van­tas a la ma­ña­na, ¡na­da más es­ti­mu­lan­te sa­ber que te es­pe­ra una piz­za de al­muer­zo!”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.