May­weat­her-McG­re­gor: só­lo un ne­go­cio

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Es­cri­be Nés­tor Eduar­do Avi­la na­vi­la@la­nue­va.com

El show me­diá­ti­co que ro­deó al ex­cén­tri­co com­ba­te en­tre el mul­ti­cam­peón de boxeo y la es­tre­lla de las ar­tes mar­cia­les mix­tas ter­mi­nó co­mo se es­pe­ra­ba. Se im­pu­so la ló­gi­ca y la ra­ti­fi­ca­ción de que se tra­tó de un gran ne­go­cio que de­jó muy atrás las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes cre­ye­ron que es­ta­ban de­lan­te de la “pe­lea del mi­le­nio”.

A tono con el es­pec­tácu­lo que des­per­tó un in­te­rés uni­ver­sal inusi­ta­do, Floyd May­weat­her ma­ne­jó las cir­cuns­tan­cias a su con­ve­nien­cia y, cuan­do se lo pro­pu­so, sa­có a re­lu­cir su re­co­no­ci­do ba­ga­je téc­ni­co pa­ra ven­cer por no­caut téc­ni­co en el 10° asal­to al va­lien­te Co­nor McG­re­gor, más ha­bi­tua­do al oc­tó­gono y las pa­ta­das que a mo­ver­se den­tro de un cua­dri­lá­te­ro.

Ade­más de cum­plir con sus ob­je­ti­vos de re­cau­dar una for­tu­na y de ba­tir un ré­cord his­tó­ri­co, el pú­gil nor­te­ame­ri­cano ex­hi­bió tam­bién des­te­llos de su enor­me ta­len­to y esa pu­re­za bo­xís­ti­ca que le ha­bía fal­ta­do en sus dos an­te­rio­res apa­ri­cio­nes fren­te al fi­li­pino Manny Pac­quiao y el hai­tiano An­dré Ber­to.

En un cho­que sin equi­va­len­cias, May­weat­her igual­men­te vol­vió in­tac­to des­pués de 714 días de inac­ti­vi­dad y a los 40 años ex­ten­dió su in­vic­to. Con su con­tun­den­te vic­to­ria en la ma­dru­ga­da del do­min­go su­peró los 49 triun­fos con­se­cu­ti­vos que Rocky Mar­ciano, otra le­yen­da del de­por­te de los puños, hil­va­nó en­tre los años 1947 y 1955.

La pe­lea, en la que en reali­dad to­dos ga­na­ron –in­clu­so las ca­sas de apues­tas–, ge­ne­ró di­vi­den­dos por 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res. “Mo­ney”, acos­tum­bra­do a ver va­rios ce­ros en sus fron­do­sas cuen­tas ban­ca­rias, em­bol­só 350 mi­llo­nes y McG­re­gor se lle­vó otros 100 mi­llo­nes, una ci­fra que ja­más al­can­za­ría en la vio­len­ta UFC.

En cuan­to al desa­rro­llo de la con­tien­da, el ir­lan­dés sa­lió con ma­yor vi­gor y de­ci­sión. Zur­do fron­tal, rí­gi­do y gua­po pro­cu­ró mar­car el rit­mo en­ce­rran­do a su je­rar­qui­za­do opo­nen­te, por en­ton­ces muy pa­si­vo a la es­pe­ra de prevalecer con su maes­tría.

El plan de May­weat­her fue cla­ro: ver qué te­nía en­fren­te, pro­bar el po­der de la pe­ga­da de McG­re­gor y lue­go ata­car con in­sis­ten­cia. Su es­tra­te­gia aso­mó en el ring a par­tir del cuar­to round y las di­fe­ren­cias co­men­za­ron a acen­tuar­se des­de el sex­to. De ma­ne­ra or­de­na­da y pro­gre­si­va fue co­nec­tan­do una se­gui­di­lla de gol­pes pre­ci­sos que ini­cia­ron la de­ba­cle del lu­cha­dor de MMA.

Cuan­do la ba­ta­lla ya era de­sigual e irre­me­dia­ble­men­te se en­ca­mi­na­ba ha­cia la fo­to de McG­re­gor en la lo­na, el ár­bi­tro Ro­bert Byrd la de­tu­vo en la 10ª vuel­ta an­te la pa­li­za de May­weat­her.

Ajeno a las crí­ti­cas de aque­llos que ca­li­fi­ca­ron co­mo una “far­sa” su úl­ti­ma fun­ción en Las Ve­gas, el es­ta­dou­ni­den­se sa­be (y lo di­jo pú­bli­ca­men­te) que al fi­nal de cual­quier con­si­de­ra­ción siem­pre se­rá re­cor­da­do co­mo un ga­na­dor. Al ca­bo, su bri­llan­te tra­yec­to­ria lo ava­la y lo si­túa en­tre los me­jo­res bo­xea­do­res de to­dos los tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.