El Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal su­ma un ser­vi­cio inédito

Se con­cur­sa­rá un car­go de he­bia­tría, es­pe­cia­li­dad que tra­ta la sa­lud fí­si­ca y psí­qui­ca de los ado­les­cen­tes.

La Nueva - - LA CIUDAD - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

La he­bia­tría no es una dis­ci­pli­na co­mún: de he­cho, en nues­tra ciu­dad es­ta es­pe­cia­li­dad que se ocu­pa de los cam­bios bio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos y so­cia­les pro­pios de la pu­ber­tad nun­ca con­tó con un pro­fe­sio­nal es­pe­cí­fi­co.

Re­cién aho­ra y por pri­me­ra vez el Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal pu­bli­có un lla­ma­do a con­cur­so pa­ra efec­ti­vi­zar un car­go de es­te ti­po.

“Has­ta el mo­men­to es­tas con­sul­tas las ca­na­li­zan los pe­dia­tras, no con­ta­mos con pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos al gru­po eta­rio de 10 u 11 años en ade­lan­te y re­pre­sen­ta un dé­fi­cit de­bi­do a los mu­chos te­mas a abor­dar, co­mo se­xua­li­dad, tras­tor­nos ali­men­ta­rios y de con­duc­ta”, di­jo la doc­to­ra An­gé­li­ca Ni­gro.

Re­co­no­ció que hoy los ado­les­cen­tes sue­len ser no­ti­cia a raíz de sus du­das o de sus pro­vo­ca­do­ras con­duc­tas pro­duc­to de una su­ma de fac­to­res que ellos no pue­den com­pren­der ni ma­ne­jar: el tem­prano con­su­mo de dro­gas, el aumento en la in­ges­ta de al­cohol y be­bi­das ener­gi­zan­tes, el pron­to ini­cio de la ac­ti­vi­dad se­xual, el cre­cien­te por­cen­ta­je de em­ba­ra­zos no desea­dos, en­tre otros.

“Pa­ra la aten­ción in­te­gral de las múl­ti­ples pro­ble­má­ti­cas del adolescente exis­te es­pe­cia­li­dad mé­di­ca que mu­cha gen­te des­co­no­ce: la he­bia­tría o efe­bo­tría. Co­mo la neo­na­to­lo­gía tra­ta a los be­bés, la pe­dia­tría a los ni­ños y la ge­ria­tría o ge­ron­to­lo­gía a los an­cia­nos, la he­bia­tría se con­cen­tra en los jó­ve­nes du­ran­te es­te com­ple­jo mo­men­to de la vi­da”, re­mar­có.

La es­pe­cia­li­dad se con­cen­tra en el ini­cio de la pu­ber­tad, que es a los 10 años en las ne­nas y a los 11 en los va­ro­nes. Es­to mar­ca­ría el ini­cio de la ado­les­cen­cia.

Lo que no es­tá de­fi­ni­do es el fin de la ado­les­cen­cia por­que de­pen­de del ám­bi­to so­cial don­de se desa­rro­lle ese chi­co o chi­ca. Pa­ra una chi­ca que que­da em­ba­ra­za­da y se hi­zo car­go de un be­bé la ado­les­cen­cia se ter­mi­na a los 14, pe­ro en el ca­so de un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio ter­mi­na a los 25 o a los 27 cuan­do lo­gra el tí­tu­lo y em­pie­za a pen­sar en la in­de­pen­den­cia.

El lí­mi­te de la ado­les­cen­cia en nin­gu­na par­te del mun­do es­tá bien de­fi­ni­do. En una fran­ja am­plia pue­de abar­car en­tre los 10 y 25 años.

Ni­gro re­cor­dó que el Mu­ni­ci­pal se­rá el pri­mer cen­tro de aten­ción de es­te ti­po en Bahía Blan­ca (en el sis­te­ma pú­bli­co) y que el lap­so de aten­ción se­rá al­go más pro­lon­ga­do, de al­re­de­dor de 40 mi­nu­tos.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Has­ta aho­ra la pro­ble­má­ti­ca adolescente se tra­ta en mu­chos ca­sos con pe­dia­tras. El sa­na­to­rio co­mu­nal bus­ca es­pe­cia­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.