Sin lu­gar pa­ra los ho­nes­tos

La Nueva - - OPINION -

omos una so­cie­dad eu­nu­ca don­de mu­chos sa­ben lo que hay que ha­cer, pe­ro es­tán in­trín­se­ca­men­te im­po­si­bi­li­ta­dos: es la pa­rá­li­sis de “los sin rum­bo”. Ca­yó so­bre no­so­tros la mal­di­ción de Caín, por ha­ber osa­do le­van­tar la mano con­tra su her­mano en una gue­rra su­cia, fra­tri­ci­da y con un ajus­ti­cia­mien­to des­pa­re­jo pos­te­rior que re­ci­cló ge­no­ci­das co­mo jó­ve­nes idea­lis­tas con­ver­ti­dos en go­ri­las bur­gue­ses. Co­mo pro­cla­ma­ra la Cá­te­dra de la Uni­ver­si­dad de las Ma­dres: “A es­ta gue­rra no le su­ce­de­rá la paz,sino la gue­rra so­cial”. En eso es­ta­mos. Ca­da do­ce ho­ras se des­tru­ye una es­cue­la, por asal­tos, de­rrum­be o fal­ta de pre­su­pues­to. La eva­sión im­po­si­ti­va cuen­ta con un ejer­ci­to de con­ta­do­res en­tre­na­dos pa­ra ello. Se abre la im­por­ta­ción, que cie­rra py­mes, ge­ne­ran­do de­socu­pa­ción, ham­bre y de­ses­pe­ra­ción. Pu­lu­lan las agencias pri­va­das: se ha pri­va­ti­za­do la se­gu­ri­dad,el que pue­de se en­cie­rra en un “country”, se can­ta rap, se lla­man”ga­to”, se fu­ma po­rro,se bai­la cum­bia, so­bran mie­dos y des­par­pa­jos y me­dio­cri­dad.

Se pu­so en fu­ga a la es­té­ti­ca, a la me­ri­to­cra­cia le su­ce­dió la sub­si­dia­rie­dad, al pun­te­ro lo sus­ti­tu­yo el “dea­ler” y se es­cu­cha “den­gue, ma­la­ria, elec­cio­nes, / uno tras otro chu­bas­co. / La con­clu­sión que yo ras­co, / que en un año co­mo es­te / si no nos ma­tan las pes­tes / nos va­mos a mo­rir de as­co”. Los abu­sos se­xua­les na­cen en “las ca­sas”, por pa­dres, pa­dras­tros, pa­dri­nos, pri­mos y ad­he­ren­tes. Des­de “in­tra­mu­ros” de las cár­ce­les se vi­si­bi­li­za to­do, des­de el con­tra­ban­do de re­lo­jes pa­ra ri­cos (el juez Oyar­bi­de uno de ellos) re­co­no­cen a los mis­mos men­ti­ro­sos de siem­pre en las “PA­SO”, sa­ben del so­bre­pre­cio de los pa­ses de ju­ga­do­res de fut­bol,del con­tra­ban­do de la mer­ca, sa­ben del ne­go­cio di­ri­gi­do des­de aden­tro de la 19 con ba­se ope­ra­ti­va en V. Har­ding Green,de los la­bo­ra­to­rios de No­roes­te, de los ce­lu­la­res que la re­qui­sa bien pa­ga no ve, sa­ben que los jue­ces lo sa­ben, supieron del fis­cal que vi­si­ta­ba a su no­vio pre­so, sa­ben que hay que lo­grar que te pa­sen al pa­be­llón de evan­gé­li­cos pa­ra que no “te ha­gan se­ño­ri­ta”, sa­ben de los cu­ras pe­dó­fi­los, sa­ben de las cer­ve­zas que vie­nen sin ter­mi­nar de fermentar y con que quí­mi­cos de ven­ta li­bre hay que mez­clar­las pa­ra ha­cer­las mas “efi­ca­ces”, sa­ben de las jue­zas co­mo­bras pla­cien­tes cu­yo “turno” hay que es­pe­rar y que hay que cui­dar que no les pa­se na­da pa­ra cuan­do el bo­ga los ne­ce­si­te ex­car­ce­lar.

Sa­ben que la Su­sa­na te­nía un al­ta gama en un gal­pón con des­tino trun­co de un pa­ra­lí­ti­co, y sa­ben del cho­rreo de la “di­va” Mo­ria pro­ce­sa­da en Pa­ra­guay y aquí ju­ra­do se­ma­nal de Ti­ne­lli - el que no pa­ga los suel­dos de Ra­dio del Pla­ta- y sa­ben que el “Cor­cho Ro­dri­guez” con el cura Grassi, Ga­lim­ber­ti y Su­sa­na, en “Hard Com­mu­ni­ca­tion” se que­da­ron con la par­te del león de los di­ne­ros que eran pa­ra “Fe­li­ces los Ni­ños”, y que des­pués el “Cor­cho” con Ga­lim­ba te­nía la cus­to­dia ex­ter­na de la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos; el mis­mo Cor­cho aho­ra de Ode­brecht. Sa­ben que hay mi­li­cos ho­nes­tos así co­mo mu­chos otros que es­tán pa­gan­do el “pea­je” en ca­lle 51 en­tre 8 y 9 de La Pla­ta don­de re­cau­da gen­te pa­ra Asun­tos In­ter­nos, y otros arri­ma­dos a cier­tos clu­bes de ba­rrio re­jun­tan­do fu­tu­ros sol­da­di­tos pa­ra la ven­ta fue­ra del pe­nal -pa­ra aden­tro del pe­nal la “mer­ca “en­tra con el vis­to bueno de al­gu­nosy ven des­de sus te­le­vi­so­res las “mar­chas del si­len­cio” que no sir­ven pa­ra na­da, que a na­die con­mue­ven un pe­lo, que to­do si­gue igual, que so­lo hay que de­jar pa­sar una se­ma­na y otro ca­so lo va a ta­par,con otra mar­cha.

Sa­ben de la can­ti­dad de abor­tos que se ha­cen en no­so­co­mios don­de apa­re­cen co­mo her­nias o apen­di­ci­tis pa­ra que las so­cia­les pa­guen esas muer­tes im­pu­nes. Sa­ben de las mu­je­res que se pros­ti­tu­yen en ca­sas de ma­sa­jes a la vis­ta de to­dos menos del con­trol sa­ni­ta­rio. Sa­ben que aden­tro de la Uni­dad hay que es­tu­diar pa­ra sa­car pun­ta­je pa­ra la “con­di­cio­nal”, pe­ro que aden­tro es­ta la real aca­de­mia de per­fec­ción de fu­tu­ros de­li­tos per­fec­cio­na­dos, y da­le que va. Sa­ben que afue­ra siem­pre hay la­bu­ro en las ba­rras bra­vas de los clu­bes,o en las ban­das de los pro­pios mi­li­cos que los man­dan a ro­bar en so­cie­dad. Sa­ben, en fin, que afue­ra hay 6 mi­llo­nes de chi­cos con ham­bre, que se ase­si­na una mu­jer ca­da 36 ho­ras,que hay mas de 12 mi­llo­nes de la­bu­ran­tes en ne­gro; que ni si­quie­ra exi­men de las al­tas ta­ri­fas de elec­tri­ci­dad a los elec­tro­de­pen­dien­tes que se es­tán mu­rien­do; que hay mi­llo­nes que si­guen ba­jo la li­nea de po­bre­za, mien­tras hay otros que la re­fu­gian en pa­raí­sos fis­ca­les.

En­ton­ces la pre­gun­ta es: ¿aden­tro de los mu­ros es­tán los que no supieron el li­bre­to, o no “de­cla­ra­ron bien”, o no arre­gla­ron a tiem­po, y afue­ra es­tán los lim­pios , los im­po­lu­tos? ¿O es­ta to­do mez­cla­do, la Bi­blia y el ca­le­fón? ¿De­ben ser “re­so­cia­li­za­dos” pa­ra una so­cie­dad que ya no exis­te? Aden­tro es­tán pre­sos mu­chos que mal­tra­ta­ron a ju­bi­la­dos gol­pea­dos, ro­ba­dos y vio­la­dos. Pre­gun­to: ¿qué es­tán ha­cien­do afue­ra con to­dos los ju­bi­la­dos, re­me­dios que no les su­mi­nis­tran, mé­di­cos que no los atien­den, in­ter­na­cio­nes que no les otor­gan? ¿Y las cue­vas de la­va­do de di­ne­ro? “País ti­ra­do a la ve­re­da, ca­ja de fós­fo­ros va­cía, ta­cho de ba­su­ra que se lle­van so­bre una cu­re­ña, y la muer­te cir­cu­la co­mo lo­te­ría de po­bre,mien­tras la go­ber­na­do­ra se po­ne a sal­vo en una ba­se mi­li­tar, ne­gros que jun­tan las ga­nas de ser blan­cos y blan­cos que vi­ven en un car­na­val de ne­gros con la cul­tu­ra pri­vi­le­gia­da del ano, y ron­da la muer­te tra­jea­da de men­ti­ras, ex­tra­mu­ros tan ga­ri­fo a la ho­ra de la au­top­sia: es una so­cie­dad sin ma­ña­na por­que ya bas­ta con ser flo­jo aho­ra, y que te ro­ben pe­ro que no te ma­ten”.

¿Re­so­cia­li­zar? Aquí al­guien mien­te o es­ta con­fun­di­do. Por­que en uno y otro la­do “no es­tán to­dos los que son ni son to­dos los que es­tán”. No hay lu­gar pa­ra los ho­nes­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.