La Se­lec­ción Ar­gen­ti­na ga­nó, en es­ta re­cons­truc­ción de su pro­pia iden­ti­dad

67 62 Ven­ció a Ve­ne­zue­la, 67 a 62, en el de­but. Hu­bo mo­men­tos de al­to ni­vel de Cam­paz­zo y otros que fue­ron apa­re­cien­do. A las 19.30, en­fren­ta a Ca­na­dá. Des­de las 22, Ve­ne­zue­la-Is­las Vír­ge­nes.

La Nueva - - DEPORTES - Fer­nan­do Ro­drí­guez fe­ro­dri­guez@la­nue­va.com

Em­pe­zar ga­nan­do siem­pre es im­por­tan­te en cual­quier tor­neo. Y si se tra­ta de un equi­po en pleno pro­ce­so de re­cons­truc­ción mu­cho me­jor.

La vic­to­ria de Ar­gen­ti­na fren­te a Ve­ne­zue­la, en el de­but del Gru­po B de la Ame­riCup, por 62 a 62, sir­vió co­mo mues­treo de lo que se ven­drá.

Lo pri­me­ro a con­si­de­rar, pa­ra es­te pre­sen­te, es la au­sen­cia de Luis Sco­la (des­ga­rro), el re­fe­ren­te por años, jue­go y li­de­raz­go.

Aho­ra bien, se­gu­ra­men­te de es­ta ca­ma­da se­rá el pri­me­ro que cum­pla el ci­clo de Se­lec­ción, por lo que no es­tá pa­ra na­da mal ir apren­dien­do a re­sol­ver sin su pre­sen­cia.

Con el res­to que que­dó a dis­po­si­ción de Ove­ja, Cam­paz­zo se mos­tró una vez más co­mo el mo­tor ofen­si­vo, Deck fue quien rom­pió el mol­de en los cuar­tos im­pa­res con su agre­si­vi­dad pa­ra ata­car el ces­to, Ga­rino im­pu­so su se­llo de­fen­si­vo, Saiz ter­mi­nó ga­nán­do­se el aplau­so a par­tir de su pre­sen­cia y Re­di­vo apor­tó ti­ros a dis­tan­cia en mo­men­tos cla­ve y, aún más im­por­tan­te, re­pi­tien­do des­pués de ha­ber fa­lla­do.

En­tre to­dos, acom­pa­ña­dos por el res­to, pu­die­ron cons­truir el triun­fo, en un trá­mi­te que nun­ca tu­vo a la al­bi­ce­les­te co­mo cla­ro do­mi­na­dor y que su­frió la te­la­ra­ña pro­pues­ta por Ve­ne­zue­la.

La pér­di­da en re­bo­tes es un as­te­ris­co a te­ner en cuen­ta y los rom­pi­mien­tos que le ge- ne­ra­ron le cos­tó una im­por­tan­te can­ti­dad de pun­tos.

Ofen­si­va­men­te pro­du­jo a par­tir de lo que ge­ne­ró bá­si­ca­men­te Cam­paz­zo, ata­can­do el ces­to, aun­que le cos­tó lo­grar un jue­go co­lec­ti­vo só­li­do.

El 4-24 en ti­ros de tres pun­tos lo con­di­cio­nó so­bre­ma­ne­ra, al igual que los 14 re­bo­tes ofen­si­vos que le to- mó el equi­po de Nés­tor Gar­cía.

Lo va­lio­so fue te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver en el tra­mo fi­nal del jue­go y en­con­trar respuesta en ju­ga­do­res que de­be­rán em­pe­zar a co­brar pro­ta­go­nis­mo a me­di­da que ga­nen mi­nu­tos y en con­fian­za.

El equi­po, en de­fi­ni­ti­va, se re­ti­ró aplau­di­do. Se sa­be que la tran­si­ción de­be­rá acom­pa­ñar­se de pa­cien­cia.

Es im­por­tan­te em­pe­zar a des­cu­brir la iden­ti­dad que ten­drá Ar­gen­ti­na en los pró­xi­mos años.

El pre­sen­te es alen­ta­dor en cuan­to a pro­yec­ción.

Hoy, ca­da uno de es­tos ju­ga­do­res su­ma­rán mi­nu­tos y ex­pe­rien­cia an­te Ca­na­dá, un ri­val obli­ga­do a ga­nar.

Otra bue­na prue­ba...

FOTOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS Y EM­MA­NUEL BRIANE -LA NUE­VA.

Cam­paz­zo co­rrió, pe­ne­tró y, cuan­do se en­con­tró ro­dea­do por Cé­sar Gar­cía, Graterol y Mi­guel Ruiz, bus­có un re­cep­tor.

Per­fil de ti­ra­dor. Lu­cio Re­di­vo in­sis­tió has­ta que la me­tió. Com­ple­tó 1-4 en t3 y 2-4 en t2, en 17m34.

Es­cu­chan­do al maes­tro, Cam­paz­zo des­can­sa en el car­tel sin per­der aten­ción a los con­se­jos de Luis Sco­la.

Ellos ju­ga­ron su par­ti­do afue­ra. El Che da in­di­ca­cio­nes y Ove­ja lo mi­ra de reojo. Am­bos fue­ron ova­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.